-

-

¡Felices Navidades!

¡Felices Navidades!

jueves, 2 de abril de 2020

Desde mi ventana






Esta semana no proponen desde Molí del Canyer, escribir sobre lo que vemos desde la ventana en estos días raros. Los relatos escritos bajo esta premisa pueden leerse a través de este enlace: relatos.

Mi (nuestra) visión de este asunto es la siguiente:



DESDE MI VENTANA, LA VIDA SIGUE

Son las 20,00 y Elu lo sabe. Mira hacia todas partes esperando una señal. En estos días raros tras cada yergue su cabeza confiando que llega la señal, la señal no llega y su cabeza cae expresando frustración.
Su ilusión nunca desaparece y cada atisbo de señal repite la misma expresión de esperanza hasta que llega el momento que tanto anhela.
Seguro que entiende que el retraso del momento esperado tiene una relación con el hecho de que el paseo que espera sea mucho más corto que antes. Ya no hay parques ni llegamos al río. Ya no hay patos, apenas sucios gatos callejeros. Siente una fuerza que le contiene cuando quiere cruzar la avenida y las calles siempre son las mismas. Y no hay esos ruidos ni esos humos de siempre, de antes.
Nota triste al hombre que le acompaña. Nota que se estremece cuando ve pasar uno de esos monstruos que pasan por la avenida y quisiera entender la razón.
Y su pregunta viaja por la correa y llega hasta la mente del hombre, que ve como una ambulancia se aleja por la avenida con las luces encendidas.
Ese hombre para el que la avenida es como una frontera que no puede cruzar. Y que recuerda aquella canción que conoció en su juventud y que decía yo pisaré las calles nuevamente…



Aquí os dejo una foto de Elu poco antes de estos días raros. 

11 comentarios:

Neogeminis Mónica Frau dijo...

Días raros, animales desconcertados y gente triste... pero debemos hacer lo posible para que no nos gane el desánimo y sigamos teniendo esperanza y fe. Un fuerte abrazo

Albada Dos dijo...

El perro, con sus rutinas y sus habilidades, sabe que algo pasa. Y sí, volveremos a pisar las calles nuevamente, tal vez en unas semanas más.
Yo pisaré las calles nuevamente
de lo que fue Santiago ensangrentada,
y en una hermosa plaza liberada
me detendré a llorar por los ausentes. Pablo Milanés en la memoria, y lloraremos a los ausentes.

Un abrazo y feliz día, para la mascota también

Myriam dijo...

El día que levantemos la cuarentena, Elu
no va a poder creerlo y retozará como un cachorro juguetón.

Abrazo grande

Campirela_ dijo...

Los animales deben estar preocupados y como son tan listo saben que algo pasa ..sin embargo son los que menos protestan , ellos se amoldan a sus dueños ..Preciosa mascota ..Un abrazo.

Sindel Avefénix dijo...

Hola compañero! Hace tanto que no te leía que volver es mucho más que un placer. Como siempre tus palabras me conmueven, pude imaginar la situación que contas, sentir el pesar del hombre y el desconcierto del perro. Todos estamos pasando estos días raros que se auguran serán muchos más, hay días que se hacen inmensos y otros que se llevan mejor. Espero que aprendamos algo de esto y que salgamos a las calles con un paso más positivo sobre esta tierra.
Un abrazo.

Mağ ~ Mağade Qamar dijo...

Pensamos en nosotros pero me pregunto cómo se sentirán ellos. No solo los de casa, sino los de fuera, los libres que entran en la ciudad como pedro por su casa, y estos nuestros que nunca han salido tantas veces y pocas veces han encontrado a los amos tan dispuestos :-)
Todo pasará y nos parecerá mucho más hermoso. El día que coja la vereda del río, no para hasta darle dos vueltas.
Cariños para Elu, y un beso enorme.

María Dorada dijo...

Sí que son días raros, como nunca hubiéramos imaginado sucederían, son días de película terrorífica. Esperemos que pronto pasen y volvamos a la realidad.

Besos.

Tracy dijo...

¡Y tan raros..! hasta el perro lo nota... aunque es que son muy listos, más que algunas personas.
Un abrazo y suerte.

MOLÍ DEL CANYER dijo...

Y cruzareís la avenida nuevamente, ya lo veras...Gracias por participar, besos.

Dafne Sinedie dijo...

¡Qué adorable Elu! Pronto volverán los días de largos paseos y todo será mucho más alegre ;)
Un bonito relato, Juan Carlos.
Un besazo juevero

Musa dijo...

Precioso relato que Elu expectante parece escuchar.
Saludos.