-

-

¡Felices Navidades!

¡Felices Navidades!

jueves, 19 de julio de 2018

Kothbiro


Esta semana se estrena como coordinadora juevera Dafne Sinedie, y en este enlace se pueden leer los relatos escritos bajo su propuesta, que es hablar del lenguaje de la música, contando lo que nos sugiere una canción cuya letra no comprendemos.

En uno de los álbumes de la editorial Putumayo, titulado música de las tierras del café, descubrí este tema hipnótico, introspectivo, llamado Kothbiro y compuesto e interpretado  en swahili (creo) por el keniano Ayub Ogada que luego he escuchado en la inauguración de los últimos Juegos Olímpicos y me he enterado que forma parte de la BSO de El jardinero fiel.





Seguramente influido porque el nombre del álbum, imaginé que la canción nos hablaba de esa gente que está condenada a trabajar su tierra, cuando el posesivo no refleja que el hombre sea propietario de la tierra, sin lo contrario, que el hombre es propiedad de una tierra.
Porque esa tierra es propiedad de personas que vienen de otras tierras, a las que llevan los réditos del trabajo que realizan quienes sí pertenecen a ésta.
Y que trabajan bajo un cielo sin tamiz, soportando el impacto de los rayos que lanza un sol a veces desquiciado, aguantando vientos, recibiendo lluvias, igual que hace esa tierra cuyos frutos recogen a cambio de una remuneración que les valdrá para sobrevivir un día tras otro, tener unos hijos que recogeran esos mismos frutos a cambio de remuneraciones que les valgan para sobrevivir y siempre cantando sus penas  y dando en sus canciones un acento especial cuando toque decir la palabra kothbiro.
La semana pasada, tras escuchar una vez más la canción, se me ocurrió buscar la traducción de esta canción. Empecé a leerla y… ¡rayos! Lo que leía tenía una música muy diferente a la de Ayub Ogada… era otra, compuesta por el uruguayo Jorge Drexler, ese querido cantautor que no me extraña haya querido acercar ese precioso poema de su colega keniano.





7 comentarios:

Campirela_ dijo...

Unas bellas palabras para una canción que aún no entendiendo su contenido a ti te ha hecho sentir todas esas cosas .
Se asemejan mucho los dos videos pero en el segundo es como más alegre al menos me lo pareció .
Un abrazo y feliz noche.

Dafne Sinedie dijo...

Una canción muy hermosa, al igual que tu interpretación, aunque al final la traducción fuera diferente ;) Ha sido genial el detalle de dejarla también.
De nuevo ¡Gracias por participar, Juan!
Besos

Neogéminis Mónica Frau dijo...

No entendí bien la conexión con la canción de Drexler, se trata de la misma letra traducida? Porque son o suenan totalmente diferentes! El tema del uruguayo me es muy cercano y conocido, claro, el del primer video, mucho más sufrido y doliente. Muy apropiada tu interpretación. Un abrazo 😊

Magade Qamar dijo...

Suenan tan distintas que parecen lejanas en extremo. Sin embargo, tienen un halo que las hacen próximas. Son como esas dicotomías donde una debe decidir pero en este caso, hay que tirarse por el camino del medio.

Un beso grande.

El Demiurgo de Hurlingham dijo...

Tiene sentido tu interpretación, lo que creiste encontrar en esa canción.
Y la versión traducida a la vez refuta y confirma lo que interpretaste.
Saludos.

MOLÍ DEL CANYER dijo...

Desde que vi la película El jardinero fiel quede enamorada de ese tema, pero yo soy una amante incondicional de la música africana, la madre de muchas de las músicas actuales. Conmovedor escrito para tan bellos temas, besos.

Yessy kan dijo...

Hola,
No conocia esta cancion, primera vez que la escucho y me parece hermosa he interesante ambas interpretaciones. Muy buena inspiracion, Juan Carlos!
Saludo