-

-

¡Felices Navidades!

¡Felices Navidades!

jueves, 19 de octubre de 2017

Solidaridad: la loca de los gatos.


Imagen relacionada


Esta mañana la he visto, como la veo casi todas las mañanas. La diferencia es que hoy llovía, aunque su actitud no era diferente. La diferencia se notaba en su séquito, hoy iba sola.
La llamo la loca de los gatos, cuando salgo por las mañanas ella transita por el margen del camino que lleva al interior del pueblo y su caminar hacia solo ella sabe dónde, que realiza cada mañana solo ella sabe porqué, es seguido por un puñado de gatos.
Suele caminar ella muy decidida y los gatos la siguen, con esa anarquía tan propia de las gatos, aunque a veces ella se vuelve y regaña agriamente a alguno de sus acompañantes.
Si le preguntas cuantos gatos tiene no sabrá decirlo. Hace mucho tiempo perdió la lógica de los números. Responderá dando nombres de los gatos que viven con ella, pero no intentéis contar, es inútil, a veces repite nombres, a veces hace acotaciones sobre alguno que nos hacen pensar que ese animal ya no existe, de pronto calla y vuelve a empezar la retahíla. Pero si te fijas, verás que tras cada nombre hay un gesto, un sentimiento. 
Cada uno de los innumerables gatos es alguien muy peculiar para ella, que se ha convertido en su protectora, en quien proporciona una seguridad a esos animalillos condenados a mendigar en ese mundo regido por humanos. Es un modo de solidaridad que podemos entender pudiera dedicarse a causas más grandes.
Viéndola no lo parece, pero ella tuvo un pasado. Seguro que fue una niña muy mona que llegó a ser una chica atractiva y luego una mujer que formara una familia, hasta que la línea de su vida en algún momento se rompió y cambió su dedicación por esas cosas que interesan a los humanos hacia esas otras que interesan a felinos. 
Y como recompensa recibe ronroneos.
Porque la solidaridad se recompensa. 
Con cariño.

11 comentarios:

MOLÍ DEL CANYER dijo...

Me ha llegado al alma ¿Sera porque yo tambien soy un poco loca de los gatos? En casa tengo tres y porque me retengo, recibo muestras de cariño en forma de ronroneos....Realmente te ha quedado genial, es super tierno, besos.

Ester dijo...

Son su compañía y ella es su protectora, ambas partes salen beneficiadas. Abrazos

Tracy dijo...

Tierno y original relato.

Campirela_ dijo...

Me encantan los gatos de hecho tuve uno se mamaba Cesar y para mi fue una gran perdida el día que decidió irse o se le llevaron esa duda siempre la tendré y puedo decir que sus ronroneos eran lo más parecido a las caricias de un humano , estoy segura que esa mujer se sentía más acompañada que quizás muchas personas que viven con humanos .. la solidaridad creo que en este caso era mutua y se formaba en compañía .
Un abrazo ..feliz descanso.

JLO dijo...

Es un signo de humanidad igual... Además ocupa su tiempo que no es poco... Y si habla con ellos mucho mejor aún... Saludos 🙋 y gran tema éste...

San dijo...

Juan Carlos desde un tiempo para acá noto una forma distinta de narrar en tus textos y la verdad es que me gusta, es una diferencia sutil, y sí, sí que me gusta. Este de hoy engancha y te aprieta el corazón dejandote muchas preguntas en el aire.
Un beso.

Pitt Tristán dijo...

Un dulce relato. Es encantador ver a algunas personas solidarias con las animales y rodeadas de gatos a los que dan sustento en calles y solares donde se encuentran desamparados. Siempre hay gente solidaria y buena.
Saludos.

Juan L. Trujillo dijo...

Mucha belleza y mucha solidaridad en este relato. Y un personaje que engancha desde el principio, con un mensaje abierto y muy literario.
Enhorabuena y un abrazo.

Carmen Andújar dijo...

Siempre me ha gustado ese personaje, mezcla de loca y adoradora de de gatos, incomprendida y solitaria, pero como dices solidaria con esos pobres felinos.
Un abrazo

Yessy kan dijo...

La solidarización es encantadora, cuanta ternura de tu personaje por esos mininos.
Abrazo

Esther Planelles Arráez dijo...

La línea de la vida es más frágil de lo que cabría esperar si tenemos en cuenta que soporta el peso del mundo. Me ha gustado tu relato.
Hasta pronto.