-

-

¡Felices Navidades!

¡Felices Navidades!

miércoles, 23 de agosto de 2017

En nombre de dios

Esta semana Maribel ha propuesto escribir sobre qué se hace en nombre de dios. Desde el enlace en que está el nombre de mi amiga se puede acceder a otros relatos sobre este tema.
El mío será una reflexión que puede leerse escuchando este vídeo:





Bien decía la mítica Romántica Banda Local (ver vídeo) que lo primero en caer fue la palabra dios…
En Las cenizas de Ángela el autor hablaba de cómo los profesores les hablaban de morir por la patria, los curas de morir por dios y reflexionaba que él lo único que quería era no morir de hambre.
Porque los humanos parece que nos dividiéramos entre ovejas y pastores. Como dijo mi amiga bloguera Esther Planelles en un comentario en este blog, los seres humanos tendemos tanto al gregarismo como a la destrucción. Gregarios como ovejas y susceptibles de caer en los rebaños comandados por seres humanos que aspiran a ser pastores y encaminarnos hacia la lucha. Creo que nadie, en su sano juicio, aceptaría integrarse en un rebaño, por eso los pastores apelan a creencias o sentimientos como la religión, la patria, el club deportivo, las ideologías políticas, el pueblo, la libertad, la raza…, incluso el amor por los animales. Apelar a esos grandes conceptos les permite manipular a sus seguidores y constreñirlos a los prados que ellos desean, aprovechando que el ser humano en su más inmensa fragilidad ha necesitado de dioses a quién confiar su destino y buscar una explicación a nuestra existencia en la tierra (cito a Maribel en su convocatoria).
Aunque sea fácil crear dioses, El que no crea su propio Dios es un perezoso, dijo Hesse, hay muchos perezosos y muchos inseguros que siguen al dios que inventa cualquier pastor abyecto para tratar de llevarles a su redil y enfrentarles con quienes hayan ido a otro.
Esto lo recoge excepcionalmente Amin Maalouf en su libro Identidades asesinas. Hay quienes pretenden exacerban las diferencias y minimizar aquello que nos une con otros grupos. En definitiva, incluirnos en un grupo y enfrentarnos con cualquier otro.
Actualmente la situación es dramática, especialmente porque los medios de comunicación en informarnos con datos, han optado por ser perros de los pastores que pretenden encerrarnos.

A modo de ejemplo, es bestial cómo tengo el teléfono de mensajes islamófobos y catalanófobos, pero no temáis, tengo casi tan poco espíritu de gregario como de pastor. Más o menos como esta oveja anarquista:

15 comentarios:

Ester dijo...

Incluso el Dios en el que creemos lo amoldamos a nuestras necesidades, pero de ahí a los excesos de los que hablas al final hay un abismo, generalizar es un error. Amin Maalouf siempre me ha interesado, por motivos personales he leído casi todo lo que ha escrito. Abrazos

Maribel Lirio dijo...

Curioso que hayamos coincidido en la oveja en nuestro relato. Puede ser porque las ovejas tienen un cerebro poco desarrollado, eso dicen, aunque si nos paramos a pensar quizás mejor que el de muchos humanos.

Como siempre palabras hermosas caen de tus manos.

Un abrazo entrañable Juan Carlos

Maribel

Vivian Rodriguez Dorgia dijo...

Querido amigo: cuánto tiempo que no te leía! Me gustó volver a hacerlo, aunque me dejaste varios deberes, jaja Me quedo reflexionando y creo que eso es muy bueno, porque si algo no quiero ser, es una oveja sumisa, en todo caso, una oveja descarriada ;)

Besos llenos de buena energía.

Tracy dijo...

en parte venimos a decir lo mismo con distintos planteamientos.

Fabián Madrid dijo...

En lugar de crear un Dios, a lo mejor sería más fácil buscarlo.
Un abrazo.

María Perlada dijo...

Cada uno cree en su propio Dios.

Besos.

Neogéminis Mónica Frau dijo...

Hay pastores que dañan muchas más ovejas que las que se comería cualquier lobo. Muy agudas reflexiones. Un fuerte abrazo

Carmen Andújar dijo...

Demasiados pastores manipulando a las pobres ovejas. La inseguridad propia da lugar a la busqueda de esos pastores que nos convenzan de cualquier cosa que nos llene ese vacío interior: ¡Tremendo!
Un abrazo

ibso dijo...

Es que es un chollo ser pastor con un rebaño a tu servicio.
Un abrazo.

San dijo...

Querido Juan Carlos una reflexión muy acertada y puestos a elegir soy oveja descarriada,siempre lo he sido y espero seguir siéndolo.
Besos

San dijo...

Querido Juan Carlos una reflexión muy acertada y puestos a elegir soy oveja descarriada,siempre lo he sido y espero seguir siéndolo.
Besos

Esther Planelles Arráez dijo...

Al tiempo que leía, meditaba sobre quién podía ser el perro pastor, y creo que has dado en el clavo. Al presenciar la avalancha de noticias en estos últimos días, he tenido la impresión de que el periodismo -como ente, no como el ejercicio individual de profesionales- no es más que una bestezuela a la espera de un currusco de pan. Y como decía, siempre se pueden encontrar espíritus libres que anteponen la verdad a los beneficios empresariales. El futuro no pinta bien, pero sigo teniendo la esperanza de que, algún día, todo el mundo se dé cuenta de que nace con voluntad propia, y humanidad.
Un abrazo.

MOLÍ DEL CANYER dijo...

Pues yo desde que recuerdo siempre me he considerado oveja anarquista, vamos que llegue al ateismo con diez años (lo que tiene vivir con monjas y que te traten mal) con los años he ido reconciliandome conmigo misma y con un Dios que forma parte de mi fuera del rebaño. Muy buena reflexión, besos.

emejota dijo...

No se podría expresar mejor :)

Mamaceci dijo...

Me ha gustado mucho tu fina reflexión Juan Carlos!, de verdad que las redes sociales son un combustible inesperado!, no?
Te dejo un fuerte abrazo