-

-

¡Felices Navidades!

¡Felices Navidades!

viernes, 18 de agosto de 2017

Cansancio mental


Cualquier idea que haya tenido para escribir este jueves ha quedado borrada por lo sucedido esta tarde en Barcelona.
Algo tan terrible como tantos actos de violencia gratuita que cometen esas criaturas que dicen amar la muerte lo cual debe tener causa en que les falla alguna pieza, porque si es terrible pensar en activar una bomba por control remoto o impactar con un avión contra unas torres, lo es más conducir un vehículo arrollando personas, viendo de modo inmediato y en 3D, en 5sentidos, las consecuencias de su “gesta”.
Algo falla en la cabeza de quien es capaz de hacer eso, más cuando conduce en zigzag, para aumentar el daño.
A la vista de ello, unas peticiones:
Que no caigamos en el cansancio mental de considerar que los musulmanes son malos. En cada grupo social hay el mismo porcentaje de malvados, pero hay grupos en los que algunos gilipollas potencian las malas acciones para generar enfrentamientos y siempre hay algún idiota dispuesto a hacerles caso, porque (sorprendentemente) el discurso del odio vende más en algunos mercados que el discurso del amor.
A ver si los servicios sociales o penitenciarios encuentran una forma de arreglar esas cabezas, porque da mucha lástima que existan seres con tan poca empatía.
Es injusto pero es normal, a uno le afectan más los atentados cuando suceden en un lugar conocido y en este caso no solo ocurrieron en un lugar conocido, en el que hace tres meses estuvimos tan felices una serie de personas maravillosas, entre ellos algunos ilustres jueveros.


Cualquier idea que haya tenido para escribir este jueves ha quedado borrada por lo sucedido esta tarde en Barcelona.
Algo tan terrible como tantos actos de violencia gratuita que cometen esas criaturas que dicen amar la muerte lo cual debe tener causa en que les falla alguna pieza, porque si es terrible pensar en activar una bomba por control remoto o impactar con un avión contra unas torres, lo es más conducir un vehículo arrollando personas, viendo de modo inmediato y en 3D, en 5sentidos, las consecuencias de su “gesta”.
Algo falla en la cabeza de quien es capaz de hacer eso, más cuando conduce en zigzag, para aumentar el daño.
A la vista de ello, unas peticiones:
Que no caigamos en el cansancio mental de considerar que los musulmanes son malos. En cada grupo social hay el mismo porcentaje de malvados, pero hay grupos en los que algunos gilipollas potencian las malas acciones para generar enfrentamientos y siempre hay algún idiota dispuesto a hacerles caso, porque (sorprendentemente) el discurso del odio vende más en algunos mercados que el discurso del amor.
A ver si los servicios sociales o penitenciarios encuentran una forma de arreglar esas cabezas, porque da mucha lástima que existan seres con tan poca empatía.
Es injusto pero es normal, a uno le afectan más los atentados cuando suceden en un lugar conocido y en este caso no solo ocurrieron en un lugar querido, en el que hace tres meses estuvimos tan felices una serie de personas maravillosas, entre ellos algunos ilustres jueveros.

6 comentarios:

Tracy dijo...

¡¡¡HORROROSO!!!

Sara O. Durán dijo...

Mis sinceras condolencias.
Fuerte abrazo de solidaridad.

ibso dijo...

Vivimos en un mundo en guerra, desde hace demasiado tiempo. Y la nación que se crea a salvo es irresponsable e hipócrita.

Neogéminis Mónica Frau dijo...

Se comprende muy bien tu indignación y tu actitud de darle prioridad a los que nós producen estos cobardes ataques. Di bien no puedo imaginar qué pasa por las cabezas de estos violentos marginales, me imagino que en su círculo inmediato algunas señales habrán dado, por lo que también habría que replantearse las formas de reaccionar ante esas alertas, ya sea por parte de sus familias, amigos y demás cercanos. Y por supuesto toda la sociedad, que, quizás sin advertirlo, contribuye a alimentar esa marginación que luego se manifiesta en violencia. Mi más sincera solidaridad en este difícil trance. Un fuerte abrazo

Pepe dijo...

He pensando en ese paseo por las Ramblas de Barcelona en el cual me hubiera gustado estar y me he estremecido porque podría haber ocurrido en aquel momento privándome de unos cuantos buenos amigos. La sinrazón y la barbarie carece de humanidad y sentido común y además es imprevisible. Esas situaciones, Juan Carlos, no deben de llevarnos al cansancio ni al odio pues, como tú bien dices, en todos los grupos humanos existen seres capaces de atrocidades como la que se ha vivido en Barcelona.
Un fuerte abrazo y gracias por sumarte a mi convocatoria.

Esther Planelles Arráez dijo...

Comparto tu sentimiento. Por desgracia, y examinando la Historia -y la historia-, los seres humanos tendemos tanto al gregarismo como a la destrucción, por lo que el futuro que se vislumbra no es bueno. La voluntad nos salvará o nos condenará como especie, todo depende de nosotros; en esto sí que no hay términos medios.

Un abrazo.