-

-

¡Felices Navidades!

¡Felices Navidades!

viernes, 23 de junio de 2017

Jueves de tentaciones


Esta semana Leonor nos pide que escribamos sobre tentaciones y, venciendo la tentación de la pereza contaré algo sobre la tentación que me arrastró lejos de la convocatoria juevera. 



La tentación nació hace tiempo, creció, pude caer en ella, pero fue tan breve que aún dejó más ganas y crecía y no paraba de crecer.

Así que pedí permiso, puse excusas y el jueves salí a conocerla, dejando a un lado mis obligaciones laborales, blogueras, porque había llegado al punto en que no podía dejar de pensar en ella. Tenía que verla, admirarla, tocarla…

El viaje no fue un camino de rosas,  ya lo sabía. Calculaba un viaje por carreteras comarcales, atravesando bosques. Sabía que afrontaría las carencias de tantos servicios que hoy nos son imprescindibles, pero me lancé hacia ella. Eva merecía cualquier esfuerzo.


El camino fue penoso, 


Hay vacas realizando labores de vigilancia mientras pasan sus terneros, 


 otros tramos tienen trazados imposibles con riesgo evidente de desprendimientos,



 hizo falta adentrarse por caminos sin asfaltar que conducen directamente a la tempestad… 

Todo sin teléfono, sin más recursos que los que llevaba encima, sintiéndome un humano, un animal vulnerable, que puede acabar su vida dentro de la naturaleza más salvaje y ser recogido por su servicio de recogida de basuras, constituido por esa bandada de unos cuarenta buitres que nos sobrevolaron.



Pero nada nos arredró, pasamos incluso frío en medio de esa ola de calor que sufría el resto del país, llegamos hasta el bosque de Condemios de Arriba y conocimos a Eva, estuvimos a su lado, la sentimos, la vimos, la palpamos…  


Y también a otros personajes como este guerrero celtíbero.


Pese a todo la tentación aún sigue creciendo… Cualquier día vuelvo a dejar mis obligaciones para volver a hacer un viaje por la Sierra Norte de Guadalajara, un lugar tan despoblado, tan lleno de naturaleza y tan bello que parece increíble que esté tan cerca de Madrid.
¿Os venís?

Más relatos sobre tentaciones en la Playa del Castillo.

17 comentarios:

Campirela_ dijo...

Muy chulo el relato y además muchas gracias por enseñarnos ese lugar , tienes toda la razón esta cerca y es un desconocido , intentaré ir para conocer esos parajes .
Un saludo y feliz noche de San Juan .

Leonor dijo...

Una tentación irresistible. Me ha encantado viajar con vosotros y llegar hasta ese lugar tan cercano pero desconocido.

Gracias por participar.

Un abrazo para ti y muchos besos a tu encantador hijo.

Tracy dijo...

Caer en esa tentación valió la pena, además con lo bien acompañado que ibas.
Besos

María Perlada dijo...

Ha sido un placer haber viajado con tu relato e imágenes, Juan Carlos, una hermosa tentación.

Besos.

Sindel Avefénix dijo...

Qué lugar tan hermoso, Juan Carlos, me encantaría poder conocerlo. Cada tanto me gusta ir a esos sitios en donde estoy despojada de tecnología y me conecto con la naturaleza puramente. Gracias por compartir las lindas fotos que tomaste, un placer conocer todo esto de tu mano. Un abrazo enorme.

Ester dijo...

Tenemos cerca, sin pasaporte, maravillas naturales que cuando las ves por primera vez sorprenden, sin meternos en el Alto Tajo. Un aporte como siempre original. Feliz fin de semana

Juan L. Trujillo dijo...

La tentación vive arriba de la Sierra Norte de Guadalajara.
Descriptivo relato y buenas fotografías.
Saludos.

El Demiurgo de Hurlingham dijo...

Es curioso porque ceder a la tentación implicó una voluntad, no dejarse vencer. Diría que fue trepar hasta la tentación.
Bien contado.

Neogéminis Mónica Frau dijo...

Para tener en cuenta! Gracias por compartir con detalles, incluso fotograficos, esa hermosa tentación. Un abrazo

Charo dijo...

Qué bueno es dejarse llevar por la tentación de descubrir cosas nuevas, cosas que están ahí, tan cerquita y que no apreciamos como se merecen. Espero que nunca dejes de ceder a la tentación de visitar sitios recónditos y después contárnoslo.
Un abrazo!

miralunas dijo...

preciosa tentación!
bonitos aventureros!
qué linda forma de compartirnos tu cuento!
quiero que me cuentes siempre!

Mag dijo...

Nos tientas, nos tientas... sin duda alguna. Y un bello paraje. Merecen la pena las curvas, los angostos, las idas y venidas...

Un placer descubrir de tu mano un lugar como este. Para ir yo por primera vez y tú para volver .-)

Un beso enorme.

San dijo...

Esa tentación es como pata lanzarse de cabeza. Que bello viaje.
Besos

San dijo...

Esa tentación es como pata lanzarse de cabeza. Que bello viaje.
Besos

Roxana B Rodriguez dijo...

¡Hola! Qué bonita tentación la que nos has narrado, me gusta como se enfrentó a todo y se dejó llevar por lo que quería. Como que da para repetirlo con esos paisajes.

¡Un abrazo!

Esther Planelles Arráez dijo...

Estupenda crónica. La verdad es que la invitación es tentadora.
Feliz regreso a esas tierras mágicas.

Un abrazo.

AMBAR dijo...

Maravillosa, muy bien expuesta esa tentacion tan cerca y muchos de nosotros nunca haberla visto.
Bella tentación la tuya.
Un abrazo.
Ambar