-

-

¡Felices Navidades!

¡Felices Navidades!

viernes, 17 de marzo de 2017

Un rápido testamento.









Este jueves nos pide Pikxi que relatemos alguna circunstancia de nuestra propia muerte. Después de no quedar satisfecho narrando mi muerte ideal, en un accidente aéreo llegando a una isla del Pcífico Sur, he decidido hacer testamento. Así, de buenas a primeras, sin hacer inventario, pero creo que básicamente está bien.

Los demás relatos sobre la muerte de cada uno de los participantes se pueden encontrar en este enlace con el blog la guarida de las locuras



Sí, es momento de pensar en el testamento, por edad, malos hábitos, por tantos kilómetros sobre malas carreteras, pero ese testamento estaría referido a objetos, que ni son tantos ni interesan aquí.
Estaría también el testamento vital. Ahí, lo que quieran, si alguno de mis órganos sirve para algo, sin duda, que haga su servicio, sean mis ojos astígmatas, mi corazón gastado, mis neuronas patinadoras…
Creo que este lugar es más adecuado para realizar otro testamento, el inmaterial.
Y en él, me gustaría dejar un buen recuerdo a quienes he conocido. Sé que es imposible, al menos me gustaría que nadie se sienta dañado por mí.
Entre mis más allegados, me gustaría dejarles mis sueños y sobre todo mis principios. No son los más apreciados en el mundo que representan triunfadores tipo Donald Trump y seguramente serían motivo de mofa para sus seguidores, pero son los que he mantenido durante todo el tiempo que llevo en este planeta los mantengo.
Principios como la justicia, la solidaridad y el respeto a todos y cada uno (aunque estos últimos sean simplemente vertientes de la justicia), la sinceridad, la persecución de la verdad y del conocimiento, la prevalencia de la persona sobre los intereses.
Sueños como el afán de conocer el mundo, descubrir su belleza, los grandes logros de la humanidad y las maravillas de la naturaleza, disfrutar de lo que no se aprecia en una primera mirada, porque lo maravilloso está en tanto en lo evidente como en lo impercetible si se sabe mirar.

Eso sería lo que me gustaría dejar, en ese sentido me gustaría que girase el mundo.

18 comentarios:

Matices dijo...

Que pena que tan pretencioso testamento sea una utopía, no crees?. Aunque contado por ti hasta lo veo y me gusta.
Un beso

Musa dijo...

Bellas palabras para este testamento tan poco usual.
La mayoría dirán que no se lleva.
Un beso

Ester dijo...

Los testamentos siempre tiene resquicios, olvidos y algunos hasta mala leche, el tuyo me gusta, le daré una vuelta y puede que te lo copie. Un abrazo

Yessy kan dijo...

Hola, Juan Carlos
Que bonita manera de bordar tan peculiar testamento. Sería maravilloso que las virtudes pudieran dejarse en herencia, serían más valiosas que las cosas materiales.
Saludos

El Demiurgo de Hurlingham dijo...

Me gusta lo de tener deseos utopicos.
Saludos.

Roxana B Rodriguez dijo...

¡Hola! Qué bonito testamento, sería muy bueno que se pudiera legar de manera factible todo lo que dejas en tu testamento.

¡Un abrazo!

Charo dijo...

Qué bonito testamento nos dejas, amigo! Yo, que tengo el gusto de conocerte, sé que todos los afanes que dejas son de verdad, pero lo que yo me pido, sin ninguna duda, de todo lo que dejas, son tus NEURONAS PATINADORAS! Siiiiii, por favor! déjamelas a mí anda!
Un beso!

Neogéminis Mónica Frau dijo...

Creo que nuestros valores, más allá de nuestras creencias, son los bienes más valiosos que les podemos dejar a nuestros hijos, todos sostenidos a lo largo de una vida tanto de aciertos como de errores.Invaluable legado el que dejarás!
Un abrazo

pikxi dijo...

Dejas una gran erencia para tus allegados. A partir de los sueños y principios que les dejas ellos crearán los suyos propios sobre unos cimientos firmes.
Muchas gracias por participar.
Un saludo.

María Perlada dijo...

Me ha encantado tu testamento, Juan Carlos, que les dejes tus sueños y tus principios.

Besos.

Sara O. Durán dijo...

Es más valioso tu testamento que los de cosas materiales.
Un beso.

San dijo...

Conociendote un poquito no podía ser de otra forma lo que deseas legar, y creo que no hay nada mejor e importante que precisamente le recuerden a uno como tu dices.
Besos Juan Carlos.

Carmen Andújar dijo...

Muy buen legado el que dejas, sobretodo lo inmaterial, los recuerdos, emociones y vivencias. Eso es siempre lo mejor.
Me gustó.
Un abrazo

Tracy dijo...

A mí también me gusta más el testamento inmaterial.

vivian dijo...

Querido Juan Carlos: me has regalado tu amistad y con eso tengo el privilegio legado en vida, de conocer a una persona digna, vital, amena, inteligente y buena persona.Atesorar una amistad así, es el más alto honor, mucho más que cualquier torre Trump. Seguro y en verdad tu legado espiritual es muy valioso, pero por suerte, vivos como estamos y con tantas ganas de dar y hacer, lo que te agradezco es tu amistad en la que va incluída tu preciosa familia. besos.

Montserrat Sala dijo...

Hola Juán Carlos: un testamento inmaterial digno de una persona com tú, con tu valores, regalando amistad y buenos consejos. ERes un solete amigo y estoy contenta de que tu y tu família os hayaís cruzado en mi camino. Te mando un abrazo grande y fraternal.

Diva de noche dijo...

Por eso escribes como escribes..porque desbordas tanta sensibilidad que seria tu mayor legado...besossss

Campirela_ dijo...

Creo que tu testamento es el mejor que le pueden dejar a una persona , dejar los sueños es algo mágico pq es algo especial , algo que no todo el mundo puede dejar , ello significa que esa persona vivió rodeada de ilusiones , y que es la vida sino ilusión .
Muy bonito .Un abrazo