-

-

¡Felices Navidades!

¡Felices Navidades!

sábado, 29 de octubre de 2016

Halloblogween 2016: El último pensamiento del profesor Matesanz




Este año la fiesta de Halloblogween tiene lugar en la casa de Charo. Si queréis asistir, os dejo la invitación en este enlace.


A continuación el tema musical que propongo y el relato con el que me uno a tan terrible celebración. Recomiendo leer mi relato con este fondo musical.






EL ÚLTIMO PENSAMIENTO DEL PROFESOR MATESANZ

Nadie es dueño de su último pensamiento. El del profesor Matesanz al menos fue coherente con su compromiso con el reciclaje. Pensó es increíble que después de tantas campañas divulgativas la gente siga sin saber cómo se tira la basura.
Como también fue coherente con su compromiso medioambiental morir víctima de una dentellada dada esa precisión de cirujano propia de los antropófagos recicladores, quienes antes de alimentarse con sus más sabrosas vísceras, le despojaron de sus ropas y objetos, que seleccionaron cuidadosamente, para depositar cada cual en el contenedor correspondiente. Los restos del cadáver quedaron, lógicamente, en el contenedor de restos orgánicos.
Para esas extrañas y desconocidas criaturas, híbridos de gato, rata y residuos orgánicos cuyo hábitat son los contenedores, el profesor Matesanz fue un delicioso manjar y una inmejorable fuente de alimento que les sació durante semanas. Estaban hartos de esas personas que arrojan todo tipo de desperdicios en una misma bolsa, cuyo sabor les era desagradable y apenas les aplacaban el hambre.
Tanto él como sus otras víctimas, quedarán en esas listas de personas desaparecidas que nunca aparecerán pues sus restos fueron perfectamente reciclados.




En realidad este relato es reivindicativo: pido mejor iluminación allí donde se sitúan los contenedores. A veces da mucho miedo abrirlos por el miedo a que salga algo de dentro, algo, tal vez un antropófago reciclador…

miércoles, 19 de octubre de 2016

¿Qué hace esto aquí?




Esta semana haré algo inusual. Tengo ya escrito el relato para el halloblogween, que se basa en una idea que se me ocurrió este verano y se titula El último pensamiento del Profesor Matesanz.
Así que jugando un poco con las ideas, esta semana, dando nos convoca Charo para dos citas, escribiré un relato previo al del halloblogween, que más que un capítulo 0 es un capítulo -1.
ANTES DEL ÚLTIMO PENSAMIENTO DEL PROFESOR MATESANZ

Allí estaba, como cada noche, cerrando las bolsas de basura en las que se depositaban los residuos generados por su familia para llevarlos a los contenedores correspondientes. Su familia esperaba, en cualquier momento, escucharle gritar ¿QUÉ HACE ESTO AQUÍ?
Lo diría sosteniendo un envase de yogurt al que estarían adheridos algunos de esos hilos blancos de las mandarinas. Si el responsable no confesaba, le localizaría con precisión detestivesca para castigarle con una cascada de silogismos:

- Las materias primas son escasas y se encuentran en países en los que la civilización es una quimera.
- Para obtener a buen precio esa materia prima nuestras empresas necesitan que esos países tengan gobiernos que las traten bien.
- Y procuran que personajes de medio pelo lleguen al poder para que lo ejerzan en función de sus intereses, que suelen ser los contrarios a los de su pueblo.
- Por eso aquellos países no tienen posibilidad de desarrollo y sus nativos tienen que emigrar.
- Y tras un periplo largo y duro, que muchos no pueden soportar, los que llegan se encuentran sociedades como la nuestra, donde les resulta difícil abrirse camino. Muchos nunca lo logran.

¿Era demasiado vehemente en sus creencias? Sabía que su mujer y sus hijos temían el momento en que cerraba las bolsas de basura, temían ese grito les erizaba la piel. Pensó en suavizar su actitud, pero le era imposible, ver un tetra-brik en la bolsa verde hacía que hirviera su sangre.
Camino de los contenedores, con sus varias bolsas, se preguntó si él mismo había cumplido su función vital. Sus hijos ya eran mayores, había cotizado a la Seguridad Social para generar una buena pensión de viudedad… y sus enseñanzas estaban dadas, tal vez si desapareciera serían tomadas más en serio. Tal vez le había llegado el momento de reciclarse.
Y con ese pensamiento en su mente, el profesor Matesanz desaparece por la izquierda del relato, donde están los contenedores y la luz es prácticamente nula.

Compraremos un artilugio que nos permita la visión nocturna para continuar contando la historia en el halloblogween.

Más relatos sobre la idea ¿Qué hace ésto aquí? en el blog de Charo.

jueves, 13 de octubre de 2016

Encontrando la felicidad y semana 41 de 52, The rose


Esta semana uno dos convocatorias con un único motivo, la semana 41 de las que contamos de la mano con Sindel propone la canción The Rose y el relato de los jueves, que Mirella nos propone bajo la consigna Buscando la felicidad.

Mi relato incluye una traducción muy personal de la canción (que es de mis favoritas) que aparece en color morado.
Para más relatos buscando la felicidad, este es el enlace:
Para más relatos sobre la rosa, es éste..

El vídeo no lo pongo para que lo veáis, es bastante malo, pero la música, que es la base del relato, recomiendo escucharla.





Siendo aún joven, en su rostro se aprecian algunas arrugas, no todas las que hay en su alma.

No quiso ocultarlas con maquillaje aquella noche en que se lo jugaba todo. Ante aquel auditorio que iba escuchando sus poemas, sus músicas, quería mostrarse tal cual era, sin ocultar el rastro de caminos por los que nunca debió transitar aunque finalmente la hubieran llevado allí, a su meta, en la que se encontraba consciente de quien había llegado a ser: Una mujer aún joven en cuyo rostro se apreciaban arrugas, no todas las que había en su alma.

El público escuchaba y aplaudía sus composiciones y aún faltaba su mejor baza, esa canción tan potente en la que expresaba cómo había mantenido su esperanza pese al dolor que había tenido que soportar en su periplo por el submundo artístico.
Un piano solemne dio paso para decir:

Algunos dicen que el amor es como un río, que arrasa los juncos tiernos
Algunos dicen que el amor es como una navaja de afeitar, que hace sangrar tu alma 
Algunos dicen amor es como el hambre, una eterna necesidad que lastima
Yo dio que el amor es una flor y tú su única semilla

Tras haber entonado aquellos versos con una seguridad complementada por un temblor de emoción, unos acordes de piano le daban fuerza para decir:

Es un corazón, tan temeroso de romperse, que no se atreve a aprender a bailar
Es un sueño del que da miedo despertar, creyendo que nunca se puede realizar
Es aquel que nunca elegirás, pensando que nunca se entregará
Y así el alma, por miedo a morir, no llega a aprender a vivir.

Y, alcanzado el clímax, trasmitir el mensaje final:

Cuando la noche ha sido demasiado solitaria y el camino demasiado duro 
Cuando llegas a creer que el amor es sólo para los afortunados y los fuertes
Recuerda que en el invierno, muy debajo de la nieve amarga 
Se encuentra la semilla que, mimada por el sol, se convertirá en una rosa


Aplausos, enhorabuenas, elogios, críticas positivas. Nada de eso le importa. Es feliz porque efectivamente, al fundirse la  amarga nieve, floreció su éxito en el mundo de la música. Aunque fuera en la voz de otra cantante.

domingo, 9 de octubre de 2016

Cierre de la convocatoria sobre la medicina.



Con esta foto tomada del perfil de twitter de Médicos sin Fronteras termina este jueves de relatos sobre la Medicina y las personas que trabajan en ella.  Ha sido una semana muy interesante y, sobre todo, de muchas emociones.

Con la satisfacción de haber disfrutado de una buena semana de relatos paso la antorcha juevera a nuestra amiga Mirella, que nos propondrá un asunto para escribir en su blog Divagaciones nocturnas.

Mi agradecimiento a todos los participantes y lectores. Un abrazo.

jueves, 6 de octubre de 2016

Un jueves homenaje a la Sanidad Pública y sus profesionales.





Había llegado el momento de cambiar en el perchero la bata por la chaqueta de punto.  El momento, porque hacía más de cuarenta minutos que había llegado la hora y se había marchado sin esperarla, porque el tiempo no espera ni aunque uno esté diagnosticando.
Normalmente en ese momento de cese de actividad profesional solían surgir imágenes en su mente, como proyectadas en un carrusel por un equipo en función random, que hacía un repaso puramente emocional de los casos y personas que había visto durante la jornada laboral.
Era lo que su mente iba viendo mientras sus ojos atendían a las circunstancias de la carretera que llevan a su casa.
Era, porque desde hacía un tiempo algo perturbaba su vida, el hospital estaba en venta y con él su plantilla. El nuevo propietario, fuera quien fuera, podía decidir si ella continuaría trabajando, en caso afirmativo en qué condiciones lo haría o si la mandaba, como decía su veterana compañera, a escardar cebollinos.
Desde la radio llegaba la voz del Consejero de Sanidad, que con tono de autoridad explicaba que traspasar la gestión de la sanidad pública a manos privadas era la única solución para rentabilizar un servicio absolutamente deficitario. Aunque apagó la radio, aquellas palabras abonaban las plantas carnívoras que devoraban su ilusión.
Al llegar a casa, su madre la abrazó y mirando su rostro cansado, repitió una vez más que no entendía por qué su trabajo estaba tan mal pagado mientras hay tanto mindundi ganado millones.

Pero ella no envidiaba a mindundis millonarios, se limitaba a envidiar a cualquiera que tuviera una mínima certeza sobre su futuro laboral…



Más relatos sobre este tema en este mismo blog, en la entrada anterior.

miércoles, 5 de octubre de 2016

Relatos escritos en un jueves de Homenaje a la Medicina.y a sus profesionales




Estamos escribiendo y van publicándose los primeros relatos en reconocimiento a la ciencia que se ocupa de recuperar la salud.

Son los siguientes:


1. Leonor en Playa del Castillo.

2. Carmen en Mezclando arte

3. Inma en Molí del Canyer.

4. Mag en La trastienda del pecado. (Combinando esta propuesta con la propuesta hermana de contar las semanas)

5. Alma en Fragmentos de Alma.

6. Alfredo en La Plaza del Diamante.


8. Montserrat en Reflexions en veu alta.

9. Juan en Juan L. Trujillo.

10. Pepe en Desgranando momentos.

11. María en Algo más que palabras.


13. Mónica en Neogeminis.


15. Sindel en Palabras de Sindel.

16. Campirela en Campirela.

17. Juan Carlos en ¿Y qué te cuento?


19 Yessy en Manifestkan..










martes, 4 de octubre de 2016

Semanas 39 y 40 de 52: algo y ojalá.

Esta semana toca escribir sobre la palabra ojalá, propuesta que sumo a la de la semana pasada, que era la palabra algo.

Las otras visiones pueden encontrase en este enlace de algo y en este de ojalá.



Hay algo en la forma en que ella se mueve, que me excita como ningún otro estímulo.
Ojalá pudiera tener ocasión de decirle algo y, ¿qué le diría?, seguro que me saldría algo estúpido como te quiero.
Porque me cuesta mucho leer esto que escribí pensando en ella, en la que le explicaría que es eso que siento, lo que veo más allá de la imagen que quiere ofrecer, eso que tiene más encanto que un peinado, un maquillaje, una forma de vestir.
Eso esencial que es la que me arrebata de ella.


Creo que se lo cantaré.





NOTAS: Para esta entrada tomo algo de la letra de Something, de George Harrison, de Sometinhg stupid, un clásico que no se de quien es, pero que cantaron gente como Robin Williams o Nancy Sinatra y una canción que me gusta mucho más que aquellas, Algo que se esconde, de Los Locos, con letra escrita por Boni.

Una canción que, aunque tiene más de veinte años, ojalá pudiera llegar a ser un éxito (a mi me gusta mucho).

domingo, 2 de octubre de 2016

Este jueves, un homenaje a la medicina y sus profesionales.




Recogiendo el testigo de Leonor, que nos ha deleitado con ese jueves de cocina, me toca proponer el tema para esta semana.
Hace unos días recibí un mensaje que me dio una gran alegría, alguien que ha pasado una grave enfermedad informaba que se había librado de ella.
Afortunadamente estamos conociendo cada vez más casos de personas que remontan la cuesta de una enfermedad que algunos años atrás era una irremediable cuesta abajo y creo que es un buen momento para hacer un homenaje a las medicina y a sus profesionales, a quienes debemos noticias tan buenas como la que comento.
Este es el tema que os propongo para esta primera semana de octubre.

Sabéis las normas, que todo relato que participe será bien recibido y que el miércoles por la noche, se publicará en este blog la lista de relatos escritos y el enlace a cada uno de ellos.
Feliz y saludable semana.