-

-

¡Felices Navidades!

¡Felices Navidades!

martes, 13 de diciembre de 2016

Semanas 49 y 50 de 52: Distancia y silencio



Esta semana es el sonido del silencio lo que nos inspira. La pasada fue la distancia y aquí están ambas semanas unidas, con cuatro de las cinco palabras solidarias de esta semana (la quinta, feldenkrais, la empleé allí con calzador, así que aquí me la salto).
Otros relatos sobre el sonido del silencio en este enlace de las Palabras dde Sindel y sobre la distancia en éste.



La distancia separa menos que el silencio.
La distancia es cognoscible, pero el silencio es confusión. Podemos superar la distancia corriendo, aunque tenga que ser una maratón, pero no lo lograremos superar tan fácilmente el silencio, que crea la barrera de la incertidumbre, que si fuera de obra calcularíamos como derribar o como superar, pero no es así. Es de una sustancia inmaterial o, si fuese material sería gelatinosa, donde el esfuerzo por avanzar nos sumergiría más en ella, igual que si tratáramos de escapar de arenas movedizas.

Definitivamente prefiero luchar contra un rival mensurable, como la distancia, que contra un rival tan difuso como es el silencio.

Y para acabar vuelvo a colgar un vídeo de una de mis canciones favoritas que habla sobre el silencio, ésta de Círculo Vicioso que ya acompañó otra semana de otro año, pero es que me gusta mucho.


12 comentarios:

Sindel Avefénix dijo...

Muy buen texto! La distancia se puede acortar, es algo que se puede medir y sobre lo que se puede decidir, el silencio es más implacable!
Me gustó eso de que sería gelatinoso!
Un abrazo enorme. Muchas gracias por sumarte.

Tracy dijo...

Tu primera afirmación es categórica, no hace falta más.
Muy buen , muy bien, muy bien.

María Perlada dijo...

La verdad es que estoy de acuerdo con lo que dices que la distancia separa menos que el silencio, yo también lo veo igual.

Un beso.

Ester dijo...

El silencio ya es una distancia en si mismo. Bonito cruce de convocatorias. Abrazos

Neogéminis Mónica Frau dijo...

Muy aguda tu observación, concuerdo con que el silencio resulta ser una barrera casi infranqueable cuando se apuesta a separar. Un abrazo

Noa dijo...

Una comparación muy curiosa... no me lo había planteado así.

;)

Feliz Miércoles,

Noa

Juan L. Trujillo dijo...

La distancia más larga entre dos puntos- Dios y yo-, es el silencio.
Saludos.

Montserrat Sala dijo...

Pwerfecta difinición de las dos palabras, Estoy de acuerdo que es el sllencio voluntario el que separa mas a las personas que la distancia. My buena entrada. Saludos

AMBAR dijo...

Pues, no sé que te diga, para mi la distancia y silencio, me han dejado en iguales condiciones, así que no puedo opinar, con las dos lo he pasado mal.
Un abrazo.
Ambar

Yessy kan dijo...

Bello texto, muy reflexivo, la verdad. El silencio es impenetrable y difícil de afrentar.
Beso

Juji dijo...

Shhhhhhhhhh
;)
MUaks!

Musa dijo...

Siempre haces de las consignas un hilvanado con arte.
Besos.