-

-

¡Felices Navidades!

¡Felices Navidades!

miércoles, 9 de noviembre de 2016

Un jueves poselectoral hablando de la niñez


Imagen tomada de http://docenciaactiva.es/da/tu-no-juegas-romper-etiquetas/.

Esta jueves María José nos propone hablar sobre la niñez y, dado lo ocurrido este miércoles, mi fantasía ha creado el relato que sigue.
Más visiones sobre la niñez en este enlace.



El juego acababa de terminar y él ha ganado. Acaba de llegar a lo más alto, a ser el macho alfa de su tierra. La lucha ha sido dura y sin cuartel, batiendo rivales, uno tras otro, hasta esa final contra la mujer correosa a la que acaba de derrotar.
Sabe que era una carrera hacia adelante, ganar o morir, y ahora, al detenerse tras cruzar la meta como vencedor, nota como cae sobre él toda esa presión que se había autoimpuesto. Siente un profundísimo cansancio y, aunque, sabe que no podría dormir, pretexta tener sueño para apartarse de los servidores y aduladores que siempre lo rodean.
Se ve triunfador, una vez más, y espera que esta vez se sienta así. Hasta ahora ha ofrecido esa imagen, pero sabe muy bien que esa imagen está muy maquillada. Lo sabe bien cuando revisa las cuentas y comprueba lo que gasta en ese maquillaje que convierte toscas arrugas en toques de distinción, ojeras en sombra de ojos, canas en mechas.
En su soledad escucha un grito y le duele. Otra vez le duele ese grito de su madre al descubrir que le había robado unos dólares para intentar y fracasar, una vez más, en su intento de gustar a sus compañeros.
Fue ese día, o uno como ese, cuando decidió cambiar. Aunque fuera un niño torpe era grandote y fuerte y si amenazaba conseguiría ser respetado. Así lo hizo y con bravuconadas, siendo él quien despreciaba a los demás, logró su éxito. Ese cuyas fisuras maquillaba, ese que le había llevado hasta lo más alto.

Pero ¿Quién era quien había triunfado? El niño torpe que buscaba amor seguía solo, agazapado, olvidado, hasta esa noche en la que el matón que lo desplazó se sentó a su lado para llorar, llorar ese éxito.

10 comentarios:

Ester dijo...

Cada uno utiliza las armas que tiene a mano, la fuerza, la inteligencia, la picardía, incluso la rapidez para huir. Las metas conseguidas pierden urgencia. Abrazos

Tracy dijo...

HAS SABIDO LLEVAR AL TERRENO DE LA ACTUALIDAD EL TEMA JUEVERO Y ADEMÁS MUY BIEN LLEVADO.
UN BESO.

Juan L. Trujillo dijo...

No fué su culpa. Fué la de aquellos insensatos, que no sabiendo ver su figura de cartón piedra y odio, lo pusieron en ese privilegiado lugar.
Muy buen relato.
Un abrazo.

Sara O. Durán dijo...

Muy certero análisis de personalidad. Sin duda en mamá y papá, está el origen de la personalidad.
Un abrazo.
*Todo saldrá bien... hay más gente buena.

Esther Planelles Arráez dijo...

Visto así, sólo espero que en la Casa también hayan buenos psicólogos.

Un abrazo.

Yessy kan dijo...

En situaciones de supervivencia extrema, salir adelante tiene que ver con entender nuestras necesidades. Después jugar con el entorno para aprovecharlo de la forma que más favorezca. Muy buen relato.
Beso

MOLÍ DEL CANYER dijo...

Realmente has sabido desmaquillar el alma del bravucon, un ser debil como muchos que crece provocando el miedo. Magnifico relato, besos.

Carmen Andújar dijo...

Los abusones siempre han existido, o te respetan o te haces respetar, y eso los niños lo saben a piés juntillas. Esa soledad se siente más tarde cuando uno ve lo que ha perdido en el camino.
Un abrazo

Pablo Paf dijo...

Me gustó bastante. De cómo tuvo que asumir un rol, de cómo tuvo que pagar el precio de enterrar su "yo" para ser otro. Me pregunto qué pasará cuando el "otro" quiera regresar. Un abrazo. Pablo.

Maria Jose Moreno dijo...

Importante cambio para sobrevivir o para meterse en un submundo del que quizá ya no pueda escapar. ¿Triunfador? Gracias por participar. Un beso