-

-

¡Felices Navidades!

¡Felices Navidades!

lunes, 7 de noviembre de 2016

Semanas 42, 43, 44 y 45, humanidad, terciopelo azul, pasajero y brisa de verano




He perdido la cuenta de las semanas por varias razones, una de ellas haber sido ser pasajero por la comarca del Moncayo. Así que me pondré al día contando ese viaje, delicioso como ser acariciado por la brisa de verano.
De ida paramos en Almazán, un pueblo poco conocido pero maravilloso, no solo porque lo riega el Duero, el rio de mis amores, donde aquel sábado el cielo parecía de terciopelo azul.




Por la noche fuimos a Trasmoz, el único pueblo excomulgado de España, justamente en la noche de la fiesta de las brujas, que allí siguen existiendo, como atestiguan las placas que se colocan en el exterior de sus viviendas.



Dormimos en una casa rural de Litago, donde habría sido feliz el profesor Matesanz (protagonista de mi relato de Halloween), pues cuando hubiera ido a tirar la basura no solo habría encontrado iluminación en los contenedores, sino también este paisaje:



Una pega, no había contenedor de vidrio (o no lo encontré).
El domingo fuimos a Tarazona, una población que dio mucho a la historia aunque la historia ha relegado a un papel secundario, que la ciudad asume con gusto y manteniendo su personalidad.




Por la mañana del lunes visitamos el Monasterio de Veruela, donde se recluyó Gustavo Adolfo Becquer y desde donde sospecho, debió recorrer la comarca enamorando mozas con su eterna tristeza de poeta.



Y subimos hasta lo más alto del Moncayo, más alto que el cielo, que quedó por debajo de nosotros como una alfombra de terciopelo, esta vez blanco, que cubría una inmensa extensión de tierra, segú me contaron, hasta los Pirineos.



De bajada paramos en Añón de Moncayo, un pueblo que, como Trasmoz, quería ver de día, pero el tiempo es más escaso que el dinero y cuando llegamos era de noche, que por ser la de Halloween, nos obsequiaron con un brebaje satánico, demasiado dulce para mi gusto.



Y el martes, de salida, pasamos por Los Fayos, pueblo a la falda de una montaña con cuevas y, lógicamente, leyendas.



Y en Vozmediano, de nuevo en la maravillosa provincia de Soria, dijimos adiós a esa tierra, en la que la gente trata al forastero con perfecta humanidad, ofreciendo lo que tienen, para que lo disfrutemos con ellos, sin intentar engañar o fingir más de lo que tienen. 




Uno siente que le digan, esto es lo que hay, ¿te gusta?
Y sí, me gusta. Mucho.


Más sobre Humanidad, Terciopelo azul, Pasajeros y Brisa de verano en las palabras de Sindel

9 comentarios:

Tracy dijo...

Cada vez te lo vas poniendo más difícil.
Y además te sale cada vez mejor.

Ester dijo...

El titulo me anuncia que hoy voy a disfrutar, leyendo la concordancia de varias semanas, y no me equivoco, lo haces fácil pero realmente es dificil. Un abrazo

Sindel Avefénix dijo...

Juan Carlos sos un genio! Nos deleitas con estas imágenes preciosas de un recorrido más que interesante e intenso y encima logras engarzar las propuestas contando tu experiencia. Me encantó poder conocer todo esto de tu mano, lugares que están lejos para mí y que descubro acá. Muchas gracias por sumarte y con tanto talento. Un abrazo enorme.

Yessy kan dijo...

!Que paisajes tan hermosos! muy creativo el haber unido todas las palabras, y con tu guia virtual dejarnos conocer las maravillas de tu país.
Beso

Juan L. Trujillo dijo...

Maravilloso recorrido, perfectamente engarzado con una literatura clara y una fotos brillantes.
Perfecta entrada que te invita a coger los bártulos y recorrer esos bellos paisajes.
Un abrazo.

Rosana Marti dijo...

Eres un pasajero incansable, lleno de humanidad, jugando y conjugando letras te paseas, lo haces también que hasta la brisa de verano, tiene una tonalidad azul aterciopelado.

Miles de abrazos para ti amigo:))

Leonor dijo...

Un maestro, eso es lo que eres cuando de incluir palabras en un texto se trata. Me ha encantado este viaje y espero que nos hagas disfrutar de otros cuando haya ocasión.

Un beso, amigo Juan Carlos.

Campirela_ dijo...

Preciosos lugares que nos describes y bonita fotos , la verdad que no nada mejor que viajar y explorar nuevas ciudades , pueblos y sus gentes y costumbres eso hace enriquecerse mucho , pues nada mejor que viajar para cultivarse .Un saludo

Musa dijo...

Agradecida por compartir tan bellos lugares acompañado de tu forma tan exquisita a la hora de hilvanar varias consignas. Te felicito.
UN beso.