-

-

¡Felices Navidades!

¡Felices Navidades!

miércoles, 7 de septiembre de 2016

Un sueño de la noche de San Valentín



Esta semana se nos pide contar un sueño. Al final he decidido tirar de fondo de armario y publicar una revisión de algo que mis más antiguos seguidores tal vez recuerden.


Los sueños de mis compañeros pueden leerse desde los enlaces que aparecerán en el blog de Maribel.

Mi aporte es el siguiente:


Llego tarde pero no puedo avanzar más rápido por este pasadizo por el cual casi no quepo, en las curvas tengo que retorcer el cuerpo como lagartija para seguir adelante. Llego hasta un ventanuco que me da paso al almacén.
Suena el tableteo de disparos de metralleta. Alcanzo a ver unos policías que se marchan. No, no se marchan, vuelven y vienen hacia mí. Creo que me han visto. No. Pasan de largo y finalmente salen.
Traspaso el ventanuco y veo a mi banda, no son más que siete cuerpos tendidos sobre una laguna de sangre. Tomo el arma de Jimmy y salgo a la calle dispuesto a liquidar a esos cabrones pero en la calle solo hay cebras pastando en el asfalto.
Vuelvo al almacén, pasa ante mi Adam y cuando le voy a hablar me espeta
-          No puedo estar en tu sueño, jefe, estoy muerto, déjame en paz.
Quedan seis cadáveres sobre un charco que ahora es de whisky. Alguien toca mi hombro. Son los hermanos Gusenburg con las cabezas llena de agujeros.
-          Gracias Jefe, ¡ha sido una gran vida junto a usted! Sabíamos que no duraría mucho, pero que nos quiten lo bailao.
-          Chicos – les digo – perdéis masa encefálica.
-          Para lo que nos servía… - dicen alejándose.
Los otros se incorporan y me dicen que no se explica que ha pasado, que la policía había cobrado su comisión.
-          ¿Seguro que eran policías? ¿No serían los sicilianos?
-          Anda coño, pues sí.
Sé que han sido los hombres de Capone. Y sé que él  está en Miami, ha presumido de su viaje, ahora sé que era por tener una coartada. Así que subo en mi camello y viajo hasta encontrarle en la piscina de un hotel, bajo un albornoz morado que no oculta sus lorzas.
-          ¡Muchacho! ¿Qué haces aquí? Tendrías que estar con tus compañeros. –Ríe y miles de risas resuenan aturdiéndome.
-          ¡Ride pagliaccio! – le digo y disparo con una metralleta en cada mano contra él, contra sus secuaces, contra todo lo que se menea.

Esto es lo que escucho


Decenas de tipos descargan a su vez sus metralletas sobre mi y veo una bala que viene para impactar entre mis ojos. Viene despacito pero tengo la certeza de que no la podré esquivar.

Y es entonces cuando me encuentro sentado en la cama, en la rutinaria tranquilidad de las siete de la mañana de un día que comienza con los Blur sonando en mi despertador.


20 comentarios:

Neogéminis Mónica Frau dijo...

jeje te diría que has visto muchas películas de mafiosos... y que te has quedado con las ganas de ser protagonista de una de ellas.
=D

Roxana B Rodriguez dijo...

Un sueño muy interesante, casi parece para una escena en un policial con mezclas de paranormal.

He disfrutado mucho leyéndolo.

¡Un abrazo!

Ester dijo...

Ya tenemos el guion de la película, habría que hacer algunos retoques, el protagonista no debe morir. Dependiendo del volumen buena elección para el despertador. Abrazos

El Demiurgo de Hurlingham dijo...

Tiene potencial de guión, tal vez las apariciones son para advertirle del peligro al personaje que soñaste ser.
Bien soñado y bien contado. Saludos.

rosa_desastre dijo...

Madre miaaaaa, aquí muere hasta el apuntador. Cuanta mercromina!!
Un beso despierto

Maribel Lirio dijo...

Coincido con algunos compañeros. Este sueño es fruto de la infiltración de tu subconsciente en una película, je,je.
Saludos cordiales

Maribel

Juan L. Trujillo dijo...

Un sueño muy "cinematográfico". Solo faltaba que la bala que creías no poder esquivar, hubiese dejado su muesca en la cabecera de la cama.
Saludos.

Montserrat Sala dijo...

Caramba, Juan CArlos: vaya sueñecito mas movido. Seguro que al dia siguiente, te levantarias molido. Un abrazo del oso.

Tracy dijo...

Ufffffffff, con metralleta y todo...

Carmen Andújar dijo...

¡Ostras que sueño tan violento! Menos mal que te despertaste.
Un abrazo

Mag dijo...

¿A quién te quieres cargar? Mejor dicho, ¿con quién te mueves? :-)
Entretenido sí que estás y yo, con tanto movimiento, necesito un poco de relax... Una copa de vino.

Besos.

MOLÍ DEL CANYER dijo...

Vaya sueño más movidito....supongo que esta influenciado por alguna pelicula sobre crimen organizado. Muy bien escrito, besos .

MOLÍ DEL CANYER dijo...

Vaya sueño más movidito....supongo que esta influenciado por alguna pelicula sobre crimen organizado. Muy bien escrito, besos .

Unknown dijo...

No se que es más movido: tu sueño o tu despertar, jejeje.
Lo bueno es que no mueres por esa bala "lenta", o que como te despiertas entes de saber que ocurrirá existe la posibilidad de que sobrevivas.
Imaginación siempre, hasta en el inconsciente, me gusta.
Saludos.

Unknown dijo...

Soy ibso

Pepe dijo...

Si tuvieramos que llevarla del sueño al cine, no habría presupuesto para balas de fogueo, salsa de tomate y sueldo de tantos extras. Divertido sueño que seguro Almodovar podría llevar con éxito a la gran pantalla.
Un fuerte abrazo.

María Perlada dijo...

Bufff tu sueño es demasiado movido jajajaja.

Un beso.

Charo dijo...

Qué divertido Juan Carlos! Me ha encantado lo disparatado y ajetreado y sobre todo esas imágenes absurdas como la de las cebras pastando en el asfalto o el charco de sangre que luego se convierte en whisky ja,ja,ja...todo bien mezcladito que para eso es un sueño tuyo y pones lo que te da la gana.
Un beso

Encarni dijo...

De verdad no te has colado en alguna película? Porque tu sueño parece que sí, jejeje. O estás leyendo alguna novela negra, y los personajes te persiguen en los sueños, que también podría ser.

Un beso soñador

Sara O. Durán dijo...

Qué fuerte! Es cuando da una alegría despertar, jaja.
Te quedó muy bien, me gustó mucho.
Un abrazo.