-

-

¡Felices Navidades!

¡Felices Navidades!

miércoles, 14 de septiembre de 2016

Rondo en septiembre

Esta semana ha vuelto la brisa, la atmosférica, porque aquí no se movía absolutamente nada, y la de Venus, blog desde el que se nos propone realizar un relato sobre el mes que estamos, septiembre.

A continuación podéis leer el mío, los otros que se publican bajo el mismo tema se pueden encontrar en el blog amigo de mi amiga Encarni pinchando este enlace.





Junio era el mes de la remontada, pero no siempre la lograba. Ese año le había quedado una asignatura que, fuera por lógica o por rigurosa aplicación de la Ley de Murphy, era la que menos le gustaba.

Piensa que debería estudiar mientras mira por la ventana y la calle le concede su deseo: ver a Susana, que pasa delante de su ventana camino de la parada del autobús.

El viaje no fue agradable. En torno a ella revoloteaban tres niños maleducados y graznaban tres mujeres sobre las compras de libros y uniformes que seguro eran sus madres, porque era evidente que si tenían hijos serían tan maleducados como esos que revoloteaban por el pasillo hasta hacer tropezar y caer a un hombre mayor, al que entre ella y una mujer treintañera ayudaron a levantarse.

Al bajar del autobús Susana marchó y la otra se quedó escuchando al hombre, al que no le dolía la caída, pues afirmaba que siempre le hacían gracia los niños, pero al que inquietaba otra circunstancia que contó como confidencia a la treintañera.

Y ésta, tras conocer la revelación del hombre, caminaba con una amplia sonrisa pues ha escuchado, ha visto a un hombre mayor ilusionado por la inminencia de emprender un viaje con un grupo de jubilados en que estaría con una mujer que para él era muy especial. Le ha parecido muy tierno, se siente reconfortada con una humanidad en la que empezaba a dejar de creer, como tampoco dejará de creer en la naturaleza aunque inesperadamente empiece a chispear.

Ante la débil lluvia, una pareja abre un paraguas y, sea por lo complicado que es abrir un paraguas plegable o por un simple pretexto, se besan. Continuarán besándose hasta la parada del autobús en el que ella se irá hasta mañana, conforme se han prometido.

Y él, una vez que el autobús se aleja, quiere compartir con alguien que acaba de declararse a Susana y que ella le ha aceptado y quien mejor que ese amigo que está recluido en casa, estudiando y que, como habréis adivinado, es ese que espera ver pasar a Susana ante su ventana, cuando vuelva hacia su casa.

14 comentarios:

Ester dijo...

La vida siempre nos sorprende aun en un mes tan predecible como septiembre. Abrazos

Leonor dijo...

Triste ver desde la ventana un sueño inalcanzable. Me ha encantado la descripción de la vida que discurre por esa calle.

Un beso.

Montserrat Sala dijo...

Bonita historia Juan Carlos, pero un poco triste para el muchacho que ve desde su ventana como se le escapa un amor deseado e incipiente. Muchos recuerdos para todos y un abrazo especial para mi choferesa.

Neogéminis Mónica Frau dijo...

No hay más época propicia para el amor que toda aquella en la que el corazón se decida a ser el conductor de nuestro destino.
=)

rosa_desastre dijo...

Y ni la lluvia borra el discurrir del amor pintando la calle de un color único: el de septiembre.
Un abrazo

Juan L. Trujillo dijo...

Cualquier mes es bueno-o malo,según el protagonista- para el amor o el desamor.
Detrás de una ventana, y con la lluvia mojando las calles, parece como si el desamor fuese mas real. Mejor dicho: más poético.
Un abrazo.

Juan L. Trujillo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Charo dijo...

Pues vaya, si lo he entendido bien, al pobre chaval que está intentando estudiar detrás de la ventana le van a dar un disgusto....Exámenes, lluvia y desamor, tres ingredientes muy típicos de septiembre...
Un beso

Mamaceci dijo...

Que genial! me ha encantado este entrelazado de historias en la parada del autobus. Tiene una dinamica fresca, una música muy cotidiana, y si...muy de septiembre
Abrazo Juan Carlos

Mamaceci dijo...

Que genial! me ha encantado este entrelazado de historias en la parada del autobus. Tiene una dinamica fresca, una música muy cotidiana, y si...muy de septiembre
Abrazo Juan Carlos

Carmen Andújar dijo...

Un mes impredecible que a pesar de volver a la rutina siempre nos trae alguna sorpresa que otra.
Un abrazo

Pepe dijo...

Historia de amores correspondidos y no correspondidos, entrelazado de historias en un mes que, sin mencionarlo, se supone Septiembre por la asignatura suspensa y las compras escolares.
Un abrazo

Tracy dijo...

Esas son las sorpresas que te da la vida en este mes y en otros.

Tracy dijo...

Esas son las sorpresas que te da la vida en este mes y en otros.