-

-

¡Felices Navidades!

¡Felices Navidades!

jueves, 29 de septiembre de 2016

Las mil y una sopas





Este jueves nos pide Leonor un relato sobre cocina, sabores y olores y, dado que no me ha terminado de gustar lo que estaba escribiendo, he decidido publicar un micro que no había publicado en el blog, que conocerán mis compañeros en el taller de cuentos de Aranjuez.

Más apetitosos relatos en este enlace.


LAS MIL Y UNA SOPAS


A él las mujeres le duraban apenas una noche. Las conocía, las exploraba y, con el nuevo día, las dejaba.

Él decía que era nómada y callaba una sensación que le inquietaba, la de ser un asesino en serie, pues disfrutaba al conocer a una mujer en plena vitalidad, llevarla hasta la más trepidante excitación y abandonarlas tras haberlas infligido una pequeña muerte.
En una de aquellas noches conoció a Cherri y con ella realizó todo su ritual. En el momento de despedirse, quedó fascinado por efecto de un olor.

Apio.

Siguió el olor como si él fuera una rata y el apio la música que surge de una flauta hasta llegar a la cocina en la que ella, tras su pequeña resurrección, removía el contenido de una cacerola como si fuera un flautista interpretando música. Se acercó a ella, la abrazó por la espalda, besó su cuello mientras sus manos aprisionaban las colinas, recorrían los llanos y trataban de internarse en la hondura de ella que, ensimismada, removía la sopa.

Él se quedó para probar esa sopa y le entusiasmó y decidió hacer una excepción y repetir noche con Cherri. Y a la mañana siguiente, de nuevo un aroma detuvo su despedida, esta vez era tomate. Y así, cada noche de amor fue sucedida por una mañana de aromas, todos diferentes y siempre irresistibles para él, hasta que fueron mil y una mañanas, mil y una sopas que, según él confesaba, le transformaron en un hombre sedentario y, callaba, en un asesino en serie rehabilitado.

Y Cherri. ¿Qué pensaba?


Se sentía algo mejor, ya que al fin había comenzado un tratamiento que esperaba le ayudara a ser más asertiva y a dejar esas obsesiones, como la de probar una nueva receta de sopa cada vez que se sentía insatisfecha.

17 comentarios:

Leonor dijo...

Me ha encantado el relato entero pero ese final es magistral. Cretino conquistador. Hay tantos así por el mundo!!!

Te felicito amigo, mil y una vez.

Un abrazo.

AMBAR dijo...

Muy buen relato, el estar insatisfecha puede ser creativo dirigiendo la energía hacia otros puntos de la vida diaria.
Tan metido en su papel de asesino en serie no se dio cuenta que caía mil y una mañana, como la mosca en la sopa.
Un abrazo.
Ambar

Tracy dijo...

Me has dejado patidifusa con el final ¿y yo que me creía que guisaba de lo bien que se lo había pasado con el menda?

Ester dijo...

Nunca ninguna se quedó llorando cuando se despedía, todas pensaban que habían perdido la noche. La terapia para la insatisfacción es muy curiosa y saludable. Merece siempre la pena pasar por tu espacio

Juan L. Trujillo dijo...

Al final, creo que Cherry, tu protagonista, se curó del todo cuando llegó al gazpacho. Y es que un buen pepino, hace milagros.
Un abrazo.

Rosana Marti dijo...

Exquisitez en tus letras un placer para degustar como se merece.

Besos!!

Carmen Andújar dijo...

Bueno como aquel dicho popular algo machista que decía que al hombre se le conquista por el estómago.
Un abrazo

Alma Baires dijo...

ESPECTACULAR!!! ...me encantó no, lo siguiente. Realmente me quedé atrapada, y ese final, wowowowowo... magnífico!

Un beso enorme.

Yessy kan dijo...

¡Oh wow! muy buen relato, con ese final de pompa, Juan Carlos. Parece que la cocina de cherri, sus olores y sabores lo atraparon sin compasión.
Beso

Yessy kan dijo...

¡Oh wow! muy buen relato, con ese final de pompa, Juan Carlos. Parece que la cocina de cherri, sus olores y sabores lo atraparon sin compasión.
Beso

Neogéminis Mónica Frau dijo...

jeje cada quien utiliza su receta para espantar sus miedos y a veces, algunos ingredientes sirven como excusa para confluir!
Muy buen texto, muy original y elaborado. un abrazo!

Sara O. Durán dijo...

Insatisfacción muy bien enfocada.
Te quedó espléndido.
Un beso.

MOLÍ DEL CANYER dijo...

Un relato fantastico por lo desconcertante de su final. Me encanta, besos.

MOLÍ DEL CANYER dijo...

Un relato fantastico por lo desconcertante de su final. Me encanta, besos.

El Demiurgo de Hurlingham dijo...

Un final sorpresivo, con un verdadero giro argumental.

El Demiurgo de Hurlingham dijo...

Un final sorpresivo, con un verdadero giro argumental.

Montserrat Sala dijo...

Un magifico anzuelo el de esta Cherry,que supo muy bién cazar al cazador, con sus artimañas y sus pucheros. me ha encantado.Un saludo y un abrazo oompartido.