-

-

¡Felices Navidades!

¡Felices Navidades!

martes, 5 de julio de 2016

Semanas 26 y 27 de 52: Cielo e infierno y témpano.





Robó un CABALLO para huir, hacia adelante, siempre hacia adelante, pues desconocía aquel territorio. Le habían desconectado de su TRIBU, estaba lejos de ÁFRICA y solo pensaba en alejarse más y más del infierno en el que lo habían encerrado.

Cerca de un árbol parecido a la ACACIA abandonó a su montura que tenía dañada una PATA y, calculando que por el camino sería vulnerable, buscó el abrigo del abrupto terreno de una montaña rocosa.

Se sintió en el cielo cuando, con la primera luz del amanecer, disipándose la bruma, alcanzó la cima.

No sintió más, el disparo del cazador de esclavos fue certero.

El cazador dijo a su aprendiz que muertos valían algo menos, pero eran más fáciles de transportar y lió sendos cigarrillos. Fumando vieron como el cuerpo inerte parecía querer seguir escapando al caer entre las rocas hasta quedar detenido sobre un témpano.


El contacto de cuerpo y hielo produjo que el primero se enfriara y que el segundo se caldeara, fundiéndose para chorrear agua que clamaba libertad. 

Más visiones sobre témpanos, aquí y sobre cielo e infierno aquí, siempre dentro de las palabras de Sindel.

Foto: Lago Enol con selfie de la yema de mi dedo índice derecho.

7 comentarios:

Sindel Avefénix dijo...

Me impactó este relato, amigo. Es duro, triste, sentido...
Es increíble la joya que has logrado enhebrando las palabras de consignas tan distintas. A eso lo llamo yo tener el "don"
Felicidades, es un placer leerte.
Un abrazo inmenso.

Ester dijo...

Leí tu relato para 'cinco palabras' me ha vuelto a gustar, has sabido unir varias piezas. Un abrazo

Rosana Marti dijo...

Has redactado con mucha maestría dos consignas de lo más dispares y has logrado regalarnos un interesante relato, mis felicitaciones amigo.

Abrazos.

Tracy dijo...

Eres un genio en eso de hilvanar palabras haciendo además un buen texto. Un beso

Esther Planelles Arráez dijo...

Un reto interesante con un resultado estremecedor. Felicidades.

Un abrazo.

María Perlada dijo...

Me encantó tu relato cosiendo palabras.

Un beso.

Mag dijo...

Me quedo aquí: "El contacto de cuerpo y hielo produjo que el primero se enfriara y que el segundo se caldeara, fundiéndose para chorrear agua que clamaba libertad."
Agua roja. Agua que se tiñe.

Un beso.