-

-

¡Felices Navidades!

¡Felices Navidades!

miércoles, 11 de mayo de 2016

Jueves coon objetos obsoletos.





Esta semana escribimos sobre objetos obsoletos. Mi relato viene a continuación, está realizado como si formara parte de las memorias que escribe un antiguo espía británico a sus hijos, unos personajes que de vez en cuando aparecen en relatos.
Los de mis compañeros están recogidos en este enlace al blog de Charo.



Sé, pequeños bastardos, cuanto os reís de mí cuando os hablo de las herramientas que usaba en mi trabajo, pero si os pusierais en aquel tiempo veríais que manejaba los medios más avanzados que existían.
Y más dado donde trabajábamos, porque vosotros vivís muy cómodamente en estas ciudades, pero yo me tenía que jugar el pellejo en cualquier lugar del mundo y no sabéis lo que hay por ahí, o lo que había. Mejor dicho, lo que faltaba. Seguro que vosotros no habríais sobrevivido.
Sí, en estos últimos veinte años la tecnología ha avanzado como nunca, estos años que llevo postrado por el disparo certero de aquel cabronazo, pero el espionaje vintage tenía su encanto.
No podéis entender como nos sentíamos hace cuarenta y tantos años teniendo una grabadora que pesaba un kilo y medio camuflada en una máquina de escribir, sí, porque esos artilugios pesaban tanto que apenas se notaba un poco más. Y nuestras comunicaciones, que no eran con teléfono móvil ni con zapatófono, ¡ojalá! mediante walkie talkies que, gran adelanto, podíamos conectar a líneas telefónicas si es que las había.
A veces me imagino trabajando con un sencillo teléfono portátil de pocos gramos de peso, con grabadora, cámara fotográfica y tantas otras aplicaciones. Sonrío, pero cuando imagino que también lo habrían tenido los otros, los malos, se me hiela la sonrisa.
Porque en aquel tiempo la lucha estaba también entre nuestros inventores, que fieles a la causa. Hoy, como todo, los inventores están al servicio del dinero y venderán sus logros a cualquiera que pueda comprarlos, por lo cual un espía no tiene esas ventajas o hándicaps que entonces teníamos al trabajar con los medios que nos daba nuestra organización.  y, me creáis o no, los que nos daban los nuestros eran los mejores.

Hoy, aquellos gadgets os hacen reír a los jóvenes, pero en mi tiempo decidieron el futuro del planeta. 

13 comentarios:

María Perlada dijo...

Cómo han cambiado los tiempos, parece mentira, si levantaran nuestros abuelos la cabeza, les daría un infarto al ver hasta dónde llega la tecnología, teléfonos móviles, cuando antes apenas había muchos teléfonos tradicionales, y menos móviles, que había que ir a llamar a las cabinas, todo un auténtico avance, y yo me pregunto ¿cuando pasen otros tantos años cómo será la tecnología? porque esto avanza a pasos agigantados.

Un beso grande, amigo Juan Carlos.

Ester dijo...

¿Tendrías por lo menos un Aston Martin? Buena historia. Un abrazo

Montserrat Sala dijo...

Hola J. Calos. como bién dices ds si Don Hilarión levantara, la cabeza, no iba a reconocer, absolutamente nada ni a nadie. No me lo imagino acampañando a unas chulaponas con minifalda y grandes escotes. Seguro que le daria un infarto. Besos.

Neogéminis Mónica Frau dijo...

jajaja es cierto!...en ese rubro, el avance tecnológico más sutil y ligero seguramente ha hecho mucho más fácil y confortable el espionaje!... nada que ver el esfuerzo épico de aquellos primeros espías que se jugaban el pellejo recabando información desde muy cerca!
Muy original tu relato.
un abrazo

Juan L. Trujillo dijo...

...y no hablemos de los "malos".
Antes a trabucazo limpio, por Sierra Morena y ahora fundando una sociedad "offshore" en Panamá, para recoger el botín en cualquier isla paradisíaca.
Un abrazo.

Charo dijo...

Pues no conocía yo a este espía tuyo...Ja,ja,ja, me ha hecho mucha gracia eso del "espionaje vintage"...
Tu relato me ha recordado a una serie buenísima de espías, ambientada en la época de la guerra fría, en Estados Unidos. Se llama The Americans...si no la has visto te la recomiendo,seguro que te gustará.
Muchas gracias por participar.
Un beso

Carmen Andújar dijo...

¡Qué tiempos aquellos! es verdad que aquellos artilugios eran aparatosos; pero gracias a ellos los espías sobrevivieron.
Un abrazo

pikxi dijo...

La verdad es que menos mal que se ha reducido todo a un aparatejo que puedes llevar en un bolsillo. Todo era más complicado antes.
Un saludo.

Yessy kan dijo...

Me encanto tu relato de espía y el zapatofono. Tienes toda la razón, en esos tiempos los gadgets eran secretos nadie tenía los mismos, una grandiosa ventaja. La emoción del espía era a base de inteligencia, de sus kilos de fierros, de tácticas seleccionadas. Hoy la tecnología sabe muy bien donde estan ubicados ambos bandos sin mover un ápice de esfuerzo.
Abrazo

El Demiurgo de Hurlingham dijo...

Me gusta este personaje del espía vintage. Deseo seguir leyendo sus historias. Es interesante que un espía reivindique el pasado, en forma nostálgica.
Saludos.

Tracy dijo...

¡Qué mérito tenían los que se las tenían que lidiar con aquellos aparatos...!

censurasigloXXI dijo...

Pues gracias a ellos entonces, gracia a éstos ahora y vete a saber a qué daremos gracias en el futuro :)

Besos a todos.

Alma Baires dijo...

Muy buen aporte... me ha causado mucha gracia y hasta he podido ver los personajes... genial!

Un beso.