-

-

¡Felices Navidades!

¡Felices Navidades!

martes, 9 de febrero de 2016

Semana 6 de 52: fragilidad.




Esta fotografía la tomé en Bares, en lo alto del lugar que marca la frontera imaginaria entre el Océano Atlántico y el Mar Cantábrico.
La foto tal vez no sea buena, pero recuerdo que la tomé echándome al suelo porque esta frágil margarita me pareció simbólica, con su fragilidad, a merced de los vientos que le llegan de uno y otro mar, con frecuencia bestiales, sigue floreciendo.
Otras margaritas viven en jardines, tienen una vida más fácil, pero a mi juicio no tienen el mérito de ésta, cuya recompensa es formar parte de un paisaje único.

Más visiones sobre la palabra fragilidad en el blog de las Palabras de Sindel.

9 comentarios:

Sindel Avefénix dijo...

Excelente fotografía y elección para mostrar la fortaleza más allá de la fragilidad que pueden tener algunas cosas, como esta margarita, divina, que con solo verla y sentirla a través de tus palabras ya se hace admirable.
Un abrazo enorme.

Rosa Mª Villalta dijo...

¡Qué preciosa fotografía y cuánta razón respecto a su fragilidad!
Me ha encantado su aportación.
Abrazos.

Ester dijo...

Y cuan diferente es esta de la de la semana pasada, esta tiene la sensibilidad de dejarme imaginar y soñar. Un saltibrinco

censurasigloXXI dijo...

La de veces que he sentido lo mismo cuando, entre ruinas, piedras o en paisajes llenos de basura, puede verse una florecita solitaria.

Abrazos x 4

Ilesin dijo...

Me gusta tu enfoque tan bello que lo que para ti representa la fragilidad de esta flor, que sigue en pie a pesar de todo.
besos

Montserrat Sala dijo...

Bonita imagen de la fragilidad. Pero como tu muy bién dices no debe de ser tan fragil esta margarita para aguantar las ventoleras que se dán por aquellos lares. A veces las apariencias engañan, amigo J.Carlos. Abrazos.

Tracy dijo...

Una reflexión para meditar en ella. Me ha parecido muy interesante tanto la imagen como las palabras.

Alma Baires dijo...

Hermosa fotografía y potente su significado.

Un beso.

Pepe dijo...

Cuando veo la vegetación creciendo en el asfalto, en las grietas de los muros, en lugares imposibles siempre pienso en la fortaleza de las cosas en apariencia frágiles y débiles como esa flor en la frontera de los mares.
Un fuerte abrazo.