-

-

¡Felices Navidades!

¡Felices Navidades!

jueves, 31 de diciembre de 2015

Semanas de 2015, 53 y fin.




FIN

El símbolo del fin para quienes escribimos es el punto.

Llegamos al punto final que cierra la cuenta de las cincuenta y tres semanas que nos trajo este año, cierra un año que personalmente no ha estado mal, era un año decisivo en lo familiar y se han saldado con notable, faltó poco para el sobresaliente.

Este punto no será final, sino un punto y seguido, aquí seguiremos viviendo nuestras vidas, con nuestros logros y nuestros esfuerzos por conseguir otros más, con nuestra dedicación a la escritura, a construir el párrafo más genial, a conjugarlos en el texto más perfecto.


Que este punto y seguido sea final para lo negativo y que a partir de él seamos capaces de escribir nuestros mejores párrafos y que la vida, la mejor escritora, escriba los relatos más felices para cada uno de nosotros. 



jueves, 24 de diciembre de 2015

Un jueves dedicado a Eduardo.





Eduardo asomó una semana en las convocatorias semanales para ir dejando sus palabras. Lo primero que emocionó en su blog fue saber cómo nos llegaba, por esa colaboración entre padre e hija para que esas Cartas que no fueron enviadas pudieran ser leídas en su blog.

Allí leíamos reflexiones de quien ha vivido y tamizado su experiencia enviándonos un mensaje sencillo y sincero de quien sabe que la verdad puede ser mejor comprendida con un sentimiento que por una compleja explicación, o, utilizando sus palabras Comprendo que de nada sirven los discursos para encontrar una respuesta…

Nos animaba a vivir cada instante, La vida merece celebrarse a cada segundo y la mejor manera de hacerlo es teniendo proyectos y disfrutarlos en buena compañía. Porque Ahora o nunca. Mañana es la mentira piadosa con que se engañan las almas moribundas.

Vivir sin temor a equivocarse perdiendo tiempo en buscar la mejor opción, aprovechar cada momento, expresar los sentimientos, que no queden guardados en la jaula de oro de nuestra propia mente, sino que salgan a la tierra, broten y lleguen a florecer.

Todo ello sabiendo que tenemos un alma que se nos la entrega sin manchas, de ningún tipo, y cuando al final de nuestro camino la que tengamos que devolver, no tiene que tener nada que la opaque. Es nuestra obligación.

Eduardo Américo Frau, en palabras de su hija Se fue bien. Con la serenidad que merecía. Quedan su recuerdo, los momentos compartidos, sus anécdotas, sus ocurrencias, su trayectoria de vida, las relaciones que supo cultivar en distintos ámbitos, las artesanías que disfrutaba y creaba, sus cosas, sus palabras…

Quiero recordar a Eduardo con esta frase, tomada de una de sus cartas: ¿Su mejor virtud? Tener la experiencia que tiene todo aquel que ha vivido lo suficiente y sabe mantener la frescura y juventud que supo transmitirnos.


Quiero agradecerte, Eduardo, todo lo que nos dijiste. Espero poder aprovechar tus palabras. Permaneces en el recuerdo de quienes te conocimos a través de tus cartas. Y, por supuesto, agradecer a Mónica que nos las hiciera llegar, que esos pensamientos salieran del tintero.

martes, 22 de diciembre de 2015

Semana 52 de 53: luna.






La luna que imagino en la semana 52 de las 53 es una luna menguante, que, igual que el año, está a punto de cerrar su ciclo.

Solo ella, desde su privilegiada atalaya, sabe cuánto ha pasado mientras iluminó las noches, pero no le preguntéis, no dirá nada, la discreción es su consigna.
Sabemos que ha visto romances, unos dentro de las normas que acepta la sociedad, otros no, que ha visto maldades, algunas castigadas con las leyes de los hombres, otras no. Tampoco le pidamos juicios, ella no valora.

Ahora, agotada tras cumplir su cometido, piensa en el lugar al que se retiran las lunas que lo han dado todo, para descansar y esperar por si le llega un nuevo turno. Allí convivirá con otras lunas, unas más hedonistas, obsesionadas por aparecer con toda su belleza, maquillándose con nubes, adornándose con estrellas, para ser inmortalizadas en fotografías perfectas, o con otras de carácter intrigante, que gustan de trastornar a los humanos durante su plenitud.


Mientras tanto se prepara la nueva luna, con los nervios del debut. No sabemos si esta será una luna sencilla, hedonista o intrigante, eso es imposible de saber para un humano sencillo. 




Otros escritos mirando a la luna en este enlace a las Palabras de Sindel.

martes, 15 de diciembre de 2015

Semanas 50 y 51 de 53, pasión y diferente



Poniéndome al día en el cómputo de las semanas de 2015 que realiza Sindel, esta semana hablamos de pasión y de algo diferente.
Otras visiones de las propuestas pueden verse aquí:
      - Pasión.
      - Diferentes

Pasión viene de padecer y es cierto, porque esa pasión del cariño por las personas, especialmente por aquella que se ama, por defender unas ideas o lograr unos objetivos siempre implica un padecimiento.

Veía como otros lograban el placer sin tanta pasión, simplemente recibiendo los momentos agradables sin padecer para alcanzarlos y decidió se diferente, ser como esos.

Pero no fue posible ni, hasta donde pudo probarlo, satisfactorio. Supo que hay quienes solo saben disfrutar de lo que reciben y otros que disfrutan también cuando lo desean, lo persiguen, lo imaginan… Aunque ello suponga padecer.


No, aunque hubiera sido posible, para él no merecía la pena ser diferente, pues la diferencia estaba en el carácter y el suyo era apasionado.

jueves, 3 de diciembre de 2015

Entre bambalinas y semanas 48 y 49 de las 53 de 2015.




Esta semana la convocatoria del jueves nos llega desde Rosario, de la mano de Mónica y nos anima a mantener la calma, cosa que agradezco, porque llevo dos semanas hiperactivas, pero que han permitido importantes pasos en lo laboral y muchas satisfacciones en lo personal.
Y sí, voy a permanecer tan tranquilo que la semana próxima me voy de vacaciones, sin ordenador y con una buena selección de libros.
Y de paso, aprovecho para cumplir con el conteo de semanas (en mi caso es conteo de quincenas), propuesto desde Buenos Aires por Karina.

Más relatos de los jueves en este enlace.
Y más relatos de la semana 49, en este otro.



ENTRE BAMBALINAS

Entre bambalinas esperaban que llegara la hora de la representación, mirando nerviosos sus relojes.
Reloj, no marques las horas, porque voy a enloquecer, declamó uno. Algunos rieron, otros no. Muchos ansiaban que llegara la hora, pues tenían todo su trabajo terminado y no veían el momento de empezar, otros que se demorase, pues les angustiaba no haber terminado y que, tal vez no lo harían a tiempo y los más perfeccionistas repasaban lo hecho para mejorar el resultado.

Todos miraban el reloj y todos quedarían entre bambalinas, esperando que todo saliera como estaba planeado y que la performance fuera un viento que concienciara a los espectadores para que ese viento se convirtiera en un huracán que lograra generar un nuevo mundo.

Ella también miraba el reloj, que marcaba el momento en que perdería la protección de las bambalinas y señalara el momento en que se encontraría sola en escena.

Así que allí, en plena hora punta, ella sería la mujer, la madre, la creadora de vida que en esta ocasión daría la vida a un nuevo mundo, un mundo de sinceridad, solidaridad y amor.


Tiene una duda que como narrador escéptico comparto: ¿Lo logrará?