-

-

¡Felices Navidades!

¡Felices Navidades!

martes, 29 de septiembre de 2015

Semanas 36, 38, 39 y 40 de 53


Siguiendo a Sindel, en las convocatorias que se pueden seguir en este enlace.



La mano escribe mientras cientos de elementos pretenden interferir en su trazo, para que las palabras sean del gusto de cada uno de ellos.

Pero esta vez ninguno le guiará, la pluma se mueve al ritmo de un sentimiento que vuela tan libre como esa libélula que se acerca, se mantiene en el aire analizando algo, se marcha decididamente, como si descartara aquello que quiso analizar.




La libertad de su pluma le permite escribir y la reflexión que llena el papel desenmascara a quien le tenía atrapado. Articulado el sentimiento, pronuncia las palabras que significan la DESPEDIDA y se aleja, no tan decididamente como la libélula, sino poco a poco, como nave que surca el mar dejando atrás aquellas tierras agotadas en las que su semilla nunca germinó.



viernes, 25 de septiembre de 2015

Este jueves hablamos de refugiados.




Este jueves Nieves nos pide que hablemos sobre los refugiados. El pasado abril publiqué un relato que encajaría perfectamente en esta convocatoria, despedidas.

Pero esta semana, sin olvidarme de los refugiados de hoy, hablaré de otros, de los de hace mucho tiempo, de aquellos que conocí con ese nombre, que eran los refugiados españoles en México, exactamente de una hija de refugiados que fue mi amiga.

Los relatos escritos bajo la misma fuente de inspiración se encuentran en este enlace al blog Matices de la vida.


No es efecto llamada: es el efecto huida. 
Huyen de la violencia, de la guerra.
Tweet publicado esta semana por @MSF_espana


Maribel era refugiada, es decir, el lugar donde siempre había vivido no era su tierra. Ella entendía que era diferente de la mayor parte de la gente, que tenía la piel más oscura, pero no entendía por qué era diferente de otras tantas que eran tan blancas y españolas como ella, pero no eran refugiadas.
Su padre le hablaba de ideologías, algo que ella no entendía y su madre solucionó el enigma explicándole que sí, todas eran españolas pero de otra zona, como Asturias o Santander.
Su tierra era Sevilla, una ciudad que conocía por tantos cuadros, fotos y relatos, donde volverían en cuanto fuera derrotado el tirano que mandaba allí. Ella imaginaba al tirano como un ogro malvado que, por capricho, derribaba casas, mataba hombres y comía niños.
Fue una tarde de su decimoquinto otoño cuando su madre, hablando por teléfono cambió el tono de voz. Sostenía con temblores el teléfono y apenas hablaba. Su padre no necesitó preguntar cuál era la noticia. Se abrazaron llorando.
Franco ha muerto dijeron y ella se abrazó a sus padres. Luego fue a encerrarse en su habitación. Aquello que siempre supo que iba a ocurrir había llegado. Su vida actual quedaba cerrada, no vería más a sus amigas de color chocolate ni a las blancas no refugiadas ni tampoco a ese chico chocolate clarito que no sería el hombre de su vida y se abría el futuro en el que conviviría con gente más semejante a ella, donde sería una igual.
Meses más tarde abandonaron el DF y desde Madrid un tren les condujo a Sevilla. Aquel momento era determinante, el final de un exilio de cuarenta años, donde la vida volvería a una normalidad que nunca tuvo. Maribel no conocía su tierra y sus padres realmente recordaban muy poco.
Su padre hablaba con una emoción desconocida, exultante hasta que, cerca del destino, su corazón no pudo admitir tanta emoción.
El primer documento que Maribel recibió en su tierra certificaba el fallecimiento de un refugiado que no pudo culminar su retorno, aunque quedaría enterrado en la España libre con la que él soñaba.

Maribel y su madre pudieron retomar su vida, apoyados por familiares que no conocían y correligionarios, que aún las llaman las mexicanas.




sábado, 19 de septiembre de 2015

Cierre de la inauguración de la exposición de relatos del jueves 17 de septiembre.



Se cierra la semana y con ella la inauguración de esta exposición de retratos que quedará como exposición permanente. Ha sido fantástica, hemos visto a través de las palabras, hemos sentido, nos hemos estremecido, reído, emocionado, aprendido. Un estupendo jueves que ha sido posible gracias a los veintitrés participantes, en el que solo pondría una pega, me ha sorprendido el bajo número de comentarios en algunos relatos excepcionales.

La imagen elegida para cerrar la convocatoria es una de las retratadas, prescindiendo de las que contenían imágenes personales, incluso de las de Alfredo con tan bellísimos protagonistas. 

Al convocar olvidé comentar la propuesta que hizo Ibso al darme paso, sobre valorar los relatos. Creo que debería quedar en manos del convocante la decisión de realizar este concurso o debatirse en el blog de los jueves, el Inventario juevero.

Os dejo, confiando en no recibir una llamada de los abogados de Adrien Brody, con una canción que no tiene nada que ver con el tema de la convocatoria, pero sí con esta afición que nos une. Es una canción que he descubierto justamente esta mañana.


Y con el placer de dar el relevo a una muy querida amiga, como es Nieves, que nos conducirá desde su blog Matices en la vida. Portaos bien con ella, ¿vale?



miércoles, 16 de septiembre de 2015

Galería de retratos del jueves 17 de septiembre



Bienvenidos a esta galería que se inaugura hoy, un día en que tengo que mandar un saludo a mi querido poble, Mequinenza, que hoy celebra el día grande de sus fiestas, el día de la Santa.

Comenzando con el retrato de una dama joven, realizado por George Engleheart, que no forma parte de la exposición, pero que nos cede la Ontario Art Gallery como portada de nuestra exposición, comenzamos el recorrido para disfrutar de las obras expuestas.




1. Autorretrato de Rembrandt, por Carmen Andújar:


2. La carrera de la horchata, de Alfredo Cot.




3. Estación término y La chiquita piconera, de Pepe.




4. Fotografía de Alicia Ríus, de Leonor.



5 Los niños llorones, de Pikxi.


6. Noche estrellada, de Yessy Kan



7. Retrato de Irene Cahen, de Mirella


8. Ciclogénesis en el alma, de Tracy.



9. Retrato de Paul Eluard, de Carmen Magia.


10. Dudas y quimeras, de Montserrat Sala.


11. Portarretrato, de Casss.


12. Retrato al óleo de Lucía Alonso, de Nino Ortea.


13. Niño africano de Lisa Krsitine, de Sindel.



14. Contraste entre blanco y negro, de H... Perla Gris.



La autora nos describe un sentimiento, basada en un hecho de actualidad, en esta otra entrada.

15. Paris 1910, de *.



16. Retrato de Adrien Brody, por Charo.



17. Ona e Iris, de Moli de Canyer.



18. Las mujeres del burdel de Rosa Desastre.



19. Las hadas de Cottingley, de El Demiurgo de Hurlingham.



20. Frankenstein por Pedro Pablo García Aparicio.



21. Autorretrato de Ulrike Dörfler, de Dorotea Fulke.


22. Las semillas del corazón, de Ibso.



23. El retrato de papá, de Max Estrella.

Imagen no incluida en el relato, tomada de internet.

24. Dulzura, de Casss.



domingo, 13 de septiembre de 2015

Convocatoria literaria: Este jueves un retrato.

ESTE JUEVES UN RETRATO




Esta semana me vuelve a tocar proponer el tema sobre el que escribir para el próximo jueves y mi propuesta es que retratemos, sean personas, grupos de personas, escenas o lo que queráis. Me gustaría ahondar un poco en el arte de la descripción, que parece perderse en los blogs para evitar que el relato sea demasiado largo.


No propongo una imagen con la convocatoria, creo que lo mejor es que cada cual utilice la que retrata. Este retrato que os dejo, Fernando VII visto por mi admirado Goya, me gusta porque, como es habitual en el autor, expresa sin tapujos lo que siente por el personaje retratado.



Pues nada más, espero vuestros retratos el día 17. 

jueves, 10 de septiembre de 2015

Este jueves, historias secundarias en la Historia y semanas 35 y 37 de 2015


Imagen: Castillo Menor de Xatiba (Játiva), donde transcurre el relato.


Los retos de esta semana eran escribir sobre una historia secundaria, dentro de la historia, magnífica propuesta de Ibso en la primera convocatoria que coordina y sobre un espejismo en la semana 37 de la propuesta de Sindel. De esta convocatoria me faltaba también participar en la semana 35, en la que la palabra era almohada.

Otros relatos con estas inspiraciones se pueden encontrar en estos enlaces:

Historias secundarias en Camino a Utopía.
Semana 35 de 2015 en esta almohada.
Semana 37 de 2015 es este espejismo.

Inspirado en todos esos elementos, ahí va mi relato:


EL BALCÓN DE HIMLICE


Himilce le comunicó su embarazo y lo celebraron haciendo el amor con mayor delicadeza que nunca.
En el postcoito ella, tendiéndose sobre él, le pidió que dejar la guerra y ambos disfrutaran de lo que tenían y de lo que llegaba. Él aceptó, pero dijo que antes debía tomar la ciudad de Arse (Sagunto). Ella protestó, sabía que eso desencadenaría otra guerra contra Roma. Él calló sus protestas golpeándola con la almohada sobre la que había reposado las cabezas de uno y otra mientras hacían el amor.
Salieron sin hablarse, ella a su balcón para mirar al sur donde se veía viviendo una vida en paz, una vida que poco antes había visto nítidamente y que había resultado ser solo un espejismo. Él miraba al norte, a esa fortaleza que parecía retarle. La noticia de la próxima llegada de su sucesor le animó para afrontar al fin el ataque y seguir incluso hasta Roma. Su hijo sería emperador.
La noche cayó, para ella desapareció el sueño de su vista, él vio con mayor claridad Arse gracias a los fuegos que la iluminaban.
Himilce llegó al dormitorio donde Aníbal se desvestía. Él le comunicó que saldría hacia Arse por la madrugada. Ella dijo que le acompañaría. Él no respondió, la tomó entre sus brazos, la llevó hasta la cama y le hizo el amor con esa pasión que derrochaba las vísperas del combate. Ella tardó en dormirse, le atormentaba ver al que pocas horas antes había sido un dulce amante convertido de nuevo en un feroz guerrero.
Aníbal despertó a Himilce dispuesto a marchar. Ella pidió que la esperase, pero él se negó. Ella protestó, lanzándole la almohada, que él paró con su escudo y se limitó a decir que todo estaba decidido, él atacaría la ciudad y ella se quedaría allí, en la fortaleza de Saiti (Játiva) hasta que naciera el niño para después marchar a Cartago, donde él volvería para reunirse con ellos una vez lograda esa paz que ella ansiaba.
Ella supo que no podía objetar, como tampoco estaba dispuesta a obedecer.

La última vez que le vio él descendía con sus huestes la agreste sierra Vernisa, con rumbo decidido y destino incierto. En el mínimo movimiento de sus labios se pudo leer suerte.

Aunque no conocía su historia, hace tres años conocí a Himilce en Baeza. 
Un año más tarde volví a verla, esta vez con amigos que algunos conoceréis.

viernes, 4 de septiembre de 2015

Un jueves de leyenda

Ya había desechado la idea de participar en este jueves, pero quería estar en esta convocatoria, tanto por ser la primera de H… Perla Gris, como por lo que me motivó su convocatoria.
Y en esta semana que ha sido complicada y en la que tantos asuntos han llamado nuestra atención, en la que me hubiera gustado escribir sobre el pequeño Aylan Kurdi, finalmente encuentro una fuente de inspiración en una noticia y, aunque no sea un leyenda, me sumo a la convocatoria con estas letras.
Si queréis leer sobre leyendas, ved este enlace: leyendas de nuestra tierra.


Siempre fueron los malos del cuento.
Ocurre que en estas tierras los recursos siempre han sido escasos y nuestros ancestros trabajaban afanosamente para tener el sustento de los suyos y ellos no hacían nada más que, cuando tenían hambre, robar lo que acopiábamos.
Es lógico que en aquel entonces tuvieran el papel de malos, las reses que nos daban leche, lana, incluso su cuero y su carne, podían ser devoradas por ellos sin ningún miramiento.
Ocurrió que los nuestros, continuaron trabajando y avanzaron tecnológicamente mientras ellos siguieron siendo esos ladrones y la brecha entre unos y otros creció hasta que los nuestros controlaron casi todo el territorio y nuestra expansión les llevó a refugiarse en los lugares más inaccesibles, menguando en su población.
Entonces fue cuando les miramos de otro modo, como el ganador debe mirar al derrotado. Con generosidad, tendiéndoles la mano, entendiéndoles,  que no tienen otra forma de vida y que su especie no debe desaparecer.

Hoy, relegados casi al olvido, cuando sus fechorías son anécdotas que subvenciona la Administración como si pagara las travesuras de un hijo descarriado, encontramos la noticia de que la Junta de Castilla y León establece un cupo para la caza de esos que fueron enemigos de nuestra especie y que ahora deberían ser nuestros amigos. Y uno sabe que debe haber motivos e incluso estará justificado medioambientalmente, pero da pena que esos malos de los cuentos, esos derrotados por el progreso, sean abatidos por los disparos de quienes se divierten acabando con vidas.


 Mapa de la  Junta de 

Castilla y Leon detallando la cantidad de lobos que se permite cazar en cada comarca.



 Lobos esperando ser alimentados en la Maison des Loups en Orlu (Ariege -  Francia)