-

-

¡Felices Navidades!

¡Felices Navidades!

martes, 21 de julio de 2015

Semanas 26, 27, 28, 29 y 30 de 2015, resumidas en un vendaval.





Os debo una RESPUESTA desde la semana 26, la que no os dí pues me perdí entre lo ETÉREO y lo palpable hasta amanecer perdido en un BOSQUE, donde mi OPTIMISMO por llegar a tiempo a contar las semanas del año sucumbió sabiéndose incapaz de remontar el inmenso retraso que llevaba.


Por ello dejé que un VENDAVAL se llevara mis papeles emborronados, mis ideas inconclusas,  para volver a empezar, desde cero, en esta semana 30 de las 53 de este nuestro querido MMXV.



Más visiones sobre lo que las palabras de cada semana evocan a los diferentes contadores de semanas en las palabras de Sindel.


domingo, 5 de julio de 2015

Cierre de la convocatoria sobre un día en la vida.




En Aragón dicen que hay más días que longanizas. Este jueves tuvo veintitrés días, cada uno de su padre o de su madre, todos aportando algo de información y bastante sentimiento.

Ha habido quien nos ha invitado a vivir cada día conplenitud, quien ha preferido dejar la rutina para volver a la pureza de la infancia o quien directamente ha decidido dejarlo todo e irse a un día de puro placer para disfrutar en soledad. También quien dedicó su día a seguir el sol o vivirlo en un contaminado zoológico

Hemos tenido ese primer día y ese en que se juega la vida, también en el que se pierde y hasta el siguiente a haberla perdido.

Ha habido días marcados por una apretada agenda y otros en los que nada se espera, algunos en que se espera algo que no llega y otro en el que lo esperado llega). Días corrientes de gente anónima y vividos entre amigas.

Días en que se produce un suceso esperado y otros en que se posterga,

Días que terminan de modo frustrante, que no quisieran vivir  o en los que, pese a todo, se mantiene la fe.

Hasta contados desde la perspectiva de un elemento muy necesario.


Gracias a todos por haber hecho otro maravilloso día de relatos el pasado jueves. Os animo a que reincidamos y participemos de nuevo en el siguiente, que se desarrollará en La Plaza delDiamante, bajo la batuta de Alfredo.

jueves, 2 de julio de 2015

Un día en la vida

Pensaba contar lo que me ocurrió el pasado domingo, un día fabuloso en el que olvidé que me tocaba convocar los jueves, de piscina, relax y charlas por la mañana, de viaje tranquilo por la tarde.
La mañana fue tan feliz que fotografié el cielo, era este a eso de las 13,00 en Pinseque, cerca de Zaragoza.


Pero una de las conversaciones de aquella mañana me llevó a imaginar esta otra historia. 




Despertó sabiendo que era el día. Se sentía pesada tras una noche en que hubo más vueltas que descanso. Él ya había se había marchado a trabajar.

Ella completó una jornada laboral en la que carecía de su habitual paciencia. Sus compañeros lo notaron, viendo como respondía con aspereza, incluso con ira, aquellas impertinencias o estupideces que cada día atendía cortésmente.

La vuelta a casa la hizo a ritmo lento, como si no quisiera llegar.

Él le abrió la puerta, no hubo beso. Él había comido, pero no había preparado nada para ella. No hubo palabras, él continuó recogiendo sus cosas, ella sintió que su estómago estaba demasiado lleno para comer.

Era el día más importante para ella de los últimos años y no tenía nada que hacer, solo esperar que se llevara a efecto aquella decisión tan meditada. Solo mirar y lo hacía con unos ojos que se iban nublando por unas lágrimas que germinaban y que no permitiría que brotasen.

Caía la tarde cuando él, sin despedirse, salió cargado con sus escasas pertenencias. Ella seguía su marcha desde la ventana, atenazada por miles de sentimientos, deseando que aquella marcha fuera reversible. Contempló como con cada paso se reducía el tamaño del hombre al que siempre amó, que en ese momento estaba gobernado por su razón y comprendía el dolor que había causado y que era la mejor, la única solución.

Y sabía que en cualquier momento la razón de ese hombre que apenas se veía al final de la calle podría volver a ser tomada por los monstruos. Esos monstruos recurrentes que distorsionaban sus percepciones y le hacían suyo, incitándole a vengarse de afrentas imaginarias, a destruir todo, su relación y tal vez su vida. O la de ella.

La noche llegó y el teléfono no la dejó sumergirse en el amargor de su sentimiento. A todos nos mintió asegurándonos que había cambiado la cerradura.


Y cuando ya no eran horas de llamar, ella se acostó en la cama que seguiría utilizando cada noche, en la que el sitio de él quedaría libre.

miércoles, 1 de julio de 2015

Calendario de participantes en el relato del jueves 2 de julio de 2015.



Este jueves de días formamos un calendario, en el que los días los van a definir los participantes en la convocatoria. Y queda así:

Día 1: Reflexions en veu alta, de Motserrat Sala.

Día 2: Mezclando arte, de Carmen Andújar.

Día 3: Rusaca de Carmen Magia.

Día 4: Divagaciones nocturnas de Mirella, 
Me encanta verte aquí. Somos seguidores mutuos de blog desde hace muchos años y con gustos musicales coincidentes.

Día 5: Narraciones ordinarias de Lao.

Día 6: El demiurgo de Hurlingham del propio Demiurgo.

Día 7: La guarida de las locuras de Pikxi.

Día 8: La Plaza del Diamante de Alfredo.

Día 9: Camino a Utopía de Ibso.

Día 10: El balcón de Casss.

Día 11: En blanco y negro... solo Amando de Amando SPH.

Día 12: Tracycorrecaminos de Tracy.

Día 13: Lazos y raíces de Dorotea

Día 14: El grano y la espiga de Cristina A. 
Bienvenida.

Día 15: Fragmentos de Alma de Alma Baires.

Día 16: El sueño de la colina de José Vicente.

Día 17: La cara oculta de la luna... es rosa de Rosa Desastre.

Día 18: La trastienda del pecado de Magdalia.

Día 19: Mi blog de fotos de Leonor

Día 20: ¿Y qué te cuento? de Juan Carlos.

Día 21: Molí del Canyer, de Inma Blanco.
Tras los problemas iniciales, este enlace lleva directamente a su relato de esta semana.

Día 22: Diario del último bufón de Max Estrella.

Día 23: Et lux in tenebras lucet... de H... (Perla Gris).