-

-

¡Felices Navidades!

¡Felices Navidades!

lunes, 27 de abril de 2015

Semana 18 de 53, the offering, de Paul Lewin

Sindel, esta semana, nos propone hablar sobre esta imagen


Las visiones sobre esta imagen, creada por Paul Lewin con el título The offering, se encuentran en este enlace de Las palabras de Sindel.

A mi me recuerda esta sublime canción y me sugiere el texto que le sigue:



Colibrí en portugués se dice beijaflor (besaflor).
Besando flores, éstas se sienten cada vez más bellas, más deseadas y ello redunda necesariamente en su aspecto.
No es extraño, por ello, que sea adorada, por las mozas casaderas que desean que su hombre las trate como el colibrí a las flores y mantener, como las flores, su belleza y fragancia.
Por ello les ofrecen aquello que más aprecian, guardando en un cuenco formado por media cáscara de coco, el amor que sus antepasados les profesan desde el más allá mezclado con plantas recién cortadas, aún vivas.
Ella, aún anclada en el recuerdo de sus antepasados, sueña y a sus sueños acuden criaturas que cercenan su desarrollo como mujer, criaturas que quisiera desalojar de su mente al ser besadas por su besaflor.


miércoles, 22 de abril de 2015

Este jueves, una despedida, esta semana, palabra 17 de 53, soledad



No podía seguir allí, su condición la había aislado y, en soledad, había ido transitando en su vida sorteando infinidad de obstáculos y sabía que su futuro le presentaría más obstáculos cada vez más complicados, cada vez más infranqueables. Y sola, siempre sola rodeada de tanta gente, intensamente sola.

Hace poco sus padres llegaron a comprender que lo de su hija no era bueno ni malo, sino fruto de la naturaleza. Algo que no remediarían medicinas, ni conjuros, ni castigos. Y también comprendían que la gente no lo entendiera, a ellos mismos les había costado. O que sintieran repulsión, ellos la habían sentido. Lo que no entendían es que la justicia malgastara sus pocos medios persiguiendo a personas inofensivas cuyo único delito era tener alguna característica diferente.

Aquel era el día. Aquella la hora. La vuelta atrás imposible pues la decisión era firme.
Ella se abrazó a su madre y aunque hablaran sobre un próximo encuentro, ambas sabían que la separación sería, seguramente, definitiva. Por eso no querían romper esa cercanía que desde que una era bebé y la otra madre, nunca habían tenido. Cuando se separaron, la madre la santiguó

Se abrazó a su padre, seguramente por primera vez en su vida. También corrieron las lágrimas por las caras de ambos y el abrazo se prolongó, porque él quería seguirla protegiendo, porque a ella le confortaba sentirse protegida antes de emprender un viaje que los dos sabían que muy difícil y sufridamente llegaría a término.

Con la cabeza baja, cargando una pequeña maleta que contenía alguna ropa y pocos recuerdos, fue haciéndose pequeñita según avanzaba cuesta arriba, rumbo a la estación, donde tomaría al autobús que la llevaría en el primer tramo de un largo viaje, cruzando sola, absolutamente sola, medio continente, hasta llegar a la Europa de las libertades, donde esperaba poder continuar su vida libre de obstáculos. 



Este relato es un homenaje a  cuantas personas pierden su preciosa vida con destino a una ilusión, También lo es este dibujo, realizado por un alumno de la Escuela Elemental de Lampedusa.


Otros relatos sobre la despedida en el blog de Pepe.
Otras visiones de soledad en las palabras de Sindel.

martes, 14 de abril de 2015

Semanas 14 y 16 de 53: jardín y pluma.



La presencia de una pluma blanquinegra en el jardín me puso sobre alerta del suceso. Con dificultad conseguí determinar hacia donde había continuado la acción y, efectivamente, allí, entre la enredadera, otras plumas con igual bicromía, algunas ensangrentadas, confirmaron mis sospechas.

La presencia de unos huesecillos me dio las evidencias que necesitaba para formular mi acusación.

Por eso, Señoría, solicito la condena de este gato a seis meses de reclusión por el asesinato de una urraca, una vez aplicado la atenuante de haber empleado el cadáver para alimentarse.

Más sobre plumas aquí  y sobre jardines en el mismo blog, el de Sindel, un poco más abajo. Y mis disculpas a los participantes en esta convocatoria por los pocos comentarios que he publicado, pero tempus fugit y eso, que no me da tiempo. Intentaré mejorar y llegar a todos.

domingo, 12 de abril de 2015

VI encuentro juevero - Jornada 2





Cerrada la primera jornada del encuentro juevero con un paseo desde el restaurante en el que cenamos hasta el hotel en que se alojaban los viajeros, dedicamos el sábado a recorrer el palacio y los jardines.

La foto precedente es la que reúne a todos los congregados (excepto Diego, que estaba tomando otra foto del grupo), la que sigue es de poco más adelante, en la que no aparecen quienes se habían marchado ni quienes se habían ido a descansar.



Antes de ambas fotos y como curioso testimonio del recorrido, estas fotos en que el grupo juevero viaja en el trenecito turístico:








Como decía, tras la comida paseamos por el Jardines de la Isla, donde, como se ve, aprovechamos para realizar fotografías.


Allí hice alguna queriendo aprovechar el efecto de las fuentes,


 De allí fuimos a cenar, con un grupo tocando música, básicamente de saxofones, en la sala contigua. Allí hubo más conversaciones, serias y no tanto y compramos un CD grabado por el grupo que había actuado aportando cada cual unas monedas. Luego lo sorteamos. En la foto, el momento de la entrega del premio a la afortunada.


Y con resignación contemplamos marchar coches y trenes con destino sur, este y noreste, sabiendo que en el cada día la relación continuará a través de los blogs y que, cuando nos encontremos, sea con quienes nos hemos visto, sea con quienes nunca nos hemos visto, no seremos extraños, sino que retomaremos la relación donde quedó con el último comentario de blog.

Os dejo con esta foto del regalo de diseño gaudiano que nos entregó Montserrat. 



sábado, 11 de abril de 2015

VI encuentro juevero - Jornada 1



Lo prometido es deuda y aquí comienzo a saldarla, con las imágenes de la primera jornada del encuentro que ha comenzado hoy.

En la foto, tomada en la cena, aparecen, en el lado izquierdo de la imagen, de delante hacia atrás aparecen Gloria (mi hija mayor), Javier (Max Estrella en el blog), Leonor, Toñi, Ferran, Natalia, Ramón (amigo de Charo) y Charo.
En el lado derecho aparezco yo, Pepe, Diego, Montserrat, Jaume (marido de Montserrat), Cris, Andrés y Carmen.
Falta Ana (mujer de Javier) que tomó la fotografía.

El encuentro se produjo en el hotel en que se alojan los viajeros, en cuyo patio tomamos estas fotografías:





De izquierda a derecha, Jaume, Pepe, Leonor, Montserrat, Cristina, Toñi, Ferran, Natalia y en la primera Diego, en la segunda yo.

De allí nos fuimos a la terraza de un bar, donde completamos el grupo que nos dirigimos hacia el restaurante en el que cenamos.

Hoy estábamos:

- Montserrat y Jaume
- Carmen y Andrés.
- Natalia y Ferran
- Leonor y Diego
- Pepe y Toñi
- Javier y Ana
- Charo y Ramón
- Cristina y yo, con nuestra hija Gloria.
- En un momento estuvo Ramón Alcaraz

Era un reencuentro en la mayor parte de casos, entre personas que nos tenemos un inmenso cariño, que se producía en la mayoría de los casos, después de al menos un año, pero que en todo caso significaba esa sensación maravillosa de estar con personas con las que, pese a no vernos, nos relacionamos cada semana.

Quienes llegaron por primera vez a este grupo fueron Montserrat y Jaume, una pareja encantadora que en poco tiempo se han ganado un lugar en mi corazón.

Entre nosotros quedaban los inevitables huecos de esos otros compañeros que no estaban por diferentes causas, a los que recordamos y para quienes está especialmente dedicada esta entrada de blog, con el deseo de compartir con ellos este momento, porque en este grupo cada presencia es enormemente importante como también lo es cada ausencia.

Y ya que estamos aquí, recordar lo que pudo ser la jornada 0 de este encuentro, la preciosa tarde que pasamos con Verónica, Juan Antonio, Katerina y Julio, hace poco más de una semana.



martes, 7 de abril de 2015

Semana 15 de 53 de 2015



A veces la NATURALEZA nos somete a duras pruebas, como en alta mar, donde mantener la VIDA para  un humano se acerca a lo inviable.
Le ocurrió estando en una miserable nave que la LLUVIA condujo hacia donde quiso,  y quiso que fuera hasta ese lugar que, cuando escampó, se sintió bajo la PROTECCIÓN  de la bahía, y con la GENEROSIDAD de toda una isla que le ofrecía abrigo y alimento.

Cubiertas sus necesidades vitales, sintió la carencia de otras emocionales hasta que, tras un arbusto hiperdesarrollado apareció Viernes, que aunque más oscurita, fue la mujer de sus sueños.


Sobre dibujo de Gaby*, estas palabras se insertan en las que cada semana participaan siguiendo las palabras de Sindel.