-

-

¡Felices Navidades!

¡Felices Navidades!

jueves, 29 de enero de 2015

Este jueves hablamos del caso Nisman


Desde Sócrates para acá, 
quien sabe algo corre riesgos 
cuando proyecta ese saber 
sobre quienes tienen poder. 
Nicolás José Isola 


La mañana del lunes 19 conocí por la radio la noticia de la muerte del fiscal Nisman. Lo siguiente que escuché, aún con el impacto de la noticia, fue una canción que repetía, como un mantra te lo mereces. No era música referida a la noticia, sino la del nuevo anuncio de El Corte Inglés. Pero esa cantinela, que entiendo amenazadora, suena en mi mente cada vez que pienso en este caso.

Un caso apasionante para cualquier aficionado a las novelas de espías. Están Hizbulá y los servicios secretos iraníes atacando a la comunidad judía sobre suelo argentino, lo que da un importante papel a la Administración argentina, con el juego de intereses y luchas internas que al parecer hay dentro de ella.
Entre esos elementos oscuros aparece un rostro limpio, el de Alberto Nisman, un fiscal decidido a investigar los hechos y aplicar a sus responsables las penas que establece la ley. Lo hace con muchas ganas, pocos apoyos e innumerables trabas.
Tras años de investigación vuelve de sus vacaciones el lunes 12 tan sobreexcitado como un científico que acaba de gritar EUREKA.
El lunes 19 explicará sus conclusiones a la Comisión de Legislación Penal de la Cámara de Diputados. "Acá estoy trabajando. Qué te parece esto?" watsapeó a las 18,27 del sábado adjuntando una foto de su mesa de trabajo
Nunca llegó ese lunes, su tiempo se detuvo el domingo.
Que parezca un suicidio pienso debería continuar la canción del anuncio de El Corte Inglés.

Él sabía que se la jugaba y perdió. No sabemos por qué. Porque de este caso, como de toda la historia del atentado, conocemos la trama, el nudo, pero no el desenlace.
Si estuviéramos ante una novela, un nuevo protagonista acabaría el trabajo de Nisman y lograría castigar a los culpables, pero lamentablemente esto es una espantosa realidad que ha acabado con muchas vidas y cuyo desenlace probablemente no resultará convincente al lector.

Temo que el desenlace se escriba al dictado del mejor postor, y  que este no sea un buen novelista.


Otras visiones de este suceso aquí, en el blog de Juliano.

viernes, 23 de enero de 2015

Este jueves toca llorar de emoción



Este jueves Alfredo nos pide relatos para llorar de felicidad. Los relatos escritos bajo esa idea se pueden encontrar aquí. 
El mío es el siguiente:


LAS LÁGRIMAS DE SERAFÍN


Siempre digo que la vida no tiene porque ser justa, es como es, pero hay que reconocer que la vida de Serafín fue una completa cabrona.
Él tenía un carácter tan angelical como su nombre evoca, pero era terriblemente feo por lo que de niño todos se burlaban de él. Lo aceptó sin traumas aparentes y, seguramente por eso, la vida le castigó llenándole llenó de granos. Su vida sentimental fue en una sucesión de enamoramientos platónicos que duraban hasta que los desprecios y burlas que le dirigía su chica le rompían el corazón. Así una y otra vez hasta que terminamos en la Universidad.
Después su vida profesional no fue del todo mal, trabajaba por su cuenta y mucho para ganarse la vida y poco más y su vida sentimental continuó igual, salvo excepciones que duraban poco tiempo y que le dejaban cornudo, apaleado y sin dinero.
A los cuarenta años todos sus amigos teníamos familia y cada vez que nos quejábamos de la mujer, de los niños, de la falta de libertad … y él escuchaba con la envidia sana que siente una persona buena que cada veía más imposible lograr ese sueño que los demás parecíamos no apreciar: tener pareja e hijos.
Dejé de saber de él, se rumoreó un nuevo fracaso sentimental, de un intento de suicidio y lo único que supimos es que estaba ilocalizable.
Hasta que un día, de viaje en otra ciudad, escuché mi nombre. Era él, que me dijo señalando a una mujer de cara angelical que sujetaba un carrito de bebé Te presento a Ángela, mi mujer y a Serafín, mi hijo.

Nos abrazamos mientras unas lágrimas de emoción surcaron mis mejillas. También las suyas. 

martes, 20 de enero de 2015

Semanas 3 y 4 de 52




Tras leer las visiones sobre la utopía, llego a la conclusión es que es algo necesario. Estaría en el ámbito de la fantasía, ofreciendo ideas para la creación y para el crecimiento espiritual o ideológico.
Y en la imagen de esta cuarta semana, veo una cajita que parece contener la naturaleza que me trae a mente ese poema de Agustín García Calvo que se ha integrado en mi filosofía de vida, Libre te quiero.
Porque es maravilloso ver cualquier muestra de vida y lo maravilloso es verle desarrollarse con libertad. En cuanto es poseído pierde todo su encanto.
Sea un pájaro, que libre tiene un encanto que pierde al enjaularlo, sea cualquier otra criatura de la naturaleza, incluso humana.

Aquí podéis escuchar el poema de García Calvo cantado por Amancio Prada.

jueves, 15 de enero de 2015

Este jueves, escritura creativa





Este jueves practicamos escritura creativa siguiendo las pautas de María José. Los resultados podéis encontrarlos en el lugar de encuentro.



La chica de las pecas tuvo un presentimiento, pero lo descartó inmediatamente. No era posible.  Estaba en un lugar desconocido, donde una música, que llegaba no sabía de dónde, lo inundaba todo. Era agradable, celta, probablemente bretona.
Volvió a su mente aquel momento en que, estrenando su mayoría de edad, iba a firmar en apoyo a una iniciativa legislativa popular y un hombre de mirada vacía irrumpió, atacando como una bestia furiosa al hombre que recogía las firmas en un tenderete, llamándole falsificador. El dependiente resultó gravemente herido y el agresor, llevándose pliegos con varios cientos de firmas, huyó embozado en un abrigo negro, como cuervo que ha liquidado a su presa.
En su presente no había viento, no hacía frío ni calor. Nada en el ambiente salvo esa música en la que aparecieron unos rápidos cánticos que, por una parte, le confirmaron que la música debía ser efectivamente bretona y por otra le inquietaron, le hicieron recordar su presentimiento ¿sería cierto?
Juró que no olvidaría aquella agresión y se ofreció para colaborar con la policía para identificar al agresor cuando vio, exultando soberbia, a su propia hermana. Dedujo que ella tenía poder sobre el agresor e intereses en que la iniciativa popular no llegara al Parlamento y, como si fuera adivina, visualizó a su hermana organizando submundos que ella nunca conocería. Esa hermana que la miraba como si hubiera cometido una grave ofensa. Y supo que la iban a matar.
Así confirmó su presentimiento. Estaba muerta, escuchando danzas macabras. ¿Qué hacer?

Pues bailar. ¿Qué si no?





Este relato está inspirado por el siguiente tema musical:.


domingo, 11 de enero de 2015

Palabras 1 y 2 de 53: Renacer y hoja en blanco




En los días de vacaciones navideñas conocí San Millán de la Cogolla, el lugar declarado cuna de la lengua castellana (o española).

Allí fue donde, hace más de mil años, una hoja de papel en blanco fue llenada por primera vez utilizando esta lengua que amamos.

Y esa experiencia tiene un renacer cada vez que cualquier aficionado a la escritura aprovecha un folio en blanco para expresar un sentimiento, una idea, algo que imagina.

Que este año que comienza, como hoja en blanco, traiga muchos renaceres, sean de ilusiones, de alegrías o, en lo que más nos afecta, de hojas que pierdan su blanco trasmitiendo emociones.


Nos iremos leyendo.

Aquí estoy, ante el Monasterio de Suso, donde nació nuestra lengua.

Y esta es la vista que se disfruta desde allí.