-

-

¡Felices Navidades!

¡Felices Navidades!

miércoles, 21 de octubre de 2015

Este jueves un relato sobre chantajes emocionales


Esta semana Pepe nos propone escribir sobre el chantaje emocional. En mi relato debo agradecer la primera frase a Neil Young, porque está tomada (no literalmente) de su canción pardon my heart.

Las visiones de mis compañeros sobre este asunto se pueden encontrar aquí.




Te veía en mis sueños y ahora te veo en mis pesadillas.

Sabías que estuve dispuesto a hacer cualquier cosa por ti y lo aprovechaste al pie de la letra, me ponías a prueba una y otra vez y yo te demostraba mi amor realizando tus caprichos. Besarte, acariciarte, amarte anestesiaban mi conciencia y, así seguía adelante, contraviniendo normas, lógica y moral, corriendo en una carrera a ciegas.

Cuando me di cuenta era demasiado tarde. Las ambulancias se llevaban a dos personas que resultaron heridas por la última locura que hice para demostrarte mi amor. Sería el estruendo de las sirenas o los fogonazos de las luces rotativas lo que me despertó de la anestesia.

No cayó sobre mi el peso de la justicia, si el del remordimiento, que tanto escuece. Aprendí, ahora sé que el amor solo se demuestra amando, algo que yo siempre hice, tú nunca.


Te veía como la princesa de mi historia de amor, la protagonista de mis episodios eróticos hasta que me di cuenta que siempre fuiste el monstruo de mi película de terror.

17 comentarios:

Ester dijo...

Lo mismo le ocurrió a la Bella Durmiente, cuando despertó vio al príncipe de sus pesadillas. Abrazos

* dijo...

Cuando dejamos de ser nosotr@s para ser el otro... mal vamos. Ni vivimos su vida ni vivimos la nuestra.

Besos.

Tracy dijo...

¡Qué despertar...!

El Demiurgo de Hurlingham dijo...

Algunas historias tienen princesas siniestras.
Bien contado.

pikxi dijo...

Ub relato muy intenso. A veces pasa algo que hace que nos quitemos la venda de los ojos.
Un saludo.

Sindel Avefénix dijo...

Las cosas que se hacen en nombre del amor son terribles. A veces se conjugan a la perfección el demandante siniestro y el cumplidor sumiso, así se procuran los desastres.
Es una historia fuerte, me ha conmovido.
Un abrazo enorme.

San dijo...

La cuestión no es hacer todo lo que se pueda por contentar y agradar a quien se ama, si no en que se aprovechen de ello, creo. Muy bien llevada la historia Juan Carlos.
Un abrazo.

Montserrat Sala dijo...

Espero que te dieras cuenta a tiempo. Muy buen relato, Juan Carlos. Una historia muy frecuente, por desgracia. Saludos amigo.

Alma Baires dijo...

Qué manía del ser humano esa de llamar "amor" a una obsesión!!! ...el "amor" no chantajea, no lastima, humilla ...cuando existen estas cosas, es que de amor hay bien poco.

Me encantó tu relato Juan Carlos. Un beso.

Pepe dijo...

siempre he pensado que el amor se establece entre individuos que siguen siendo libres. Si nos convertimos en esclavos de la voluntad del otro, algo falla. Los chantajes emocionales y una relación adulta no se llevan bien.
Gracias por acompañarme Juan Carlos.
Un fuerte abrazo.

Mirella Denegri dijo...

Hay personas bellas por fuera que despiertan sentimientos profundos...pero cuando nos muestran su interior, su fachada se va descascarando hasta quedar expuestas como son..besos

Jazzy dijo...

Dejar de ser lo que somos para ser lo que desean que seamos, eso es triste
Abrazos

MOLÍ DEL CANYER dijo...

Vivir en un continuo chantaje emocional, no ser uno mismo sino formar parte de otro....hasta que un dia te despiertas, me suena...Muy buen relato, besos.

MOLÍ DEL CANYER dijo...

Vivir en un continuo chantaje emocional, no ser uno mismo sino formar parte de otro....hasta que un dia te despiertas, me suena...Muy buen relato, besos.

MOLÍ DEL CANYER dijo...

Vivir en un continuo chantaje emocional, no ser uno mismo sino formar parte de otro....hasta que un dia te despiertas, me suena...Muy buen relato, besos.

Neogéminis Mónica Frau dijo...

Terrible ese monstruo que llevó a tu personaje a ponerse a prueba de esa manera tan irracional!
Un abrazo

casss dijo...

Muy bien descripta la situación...tanto como para convencernos cual es el mejor donde estar.

Un beso (espero que sigas tan elegante como en la foto ;)