-

-

¡Felices Navidades!

¡Felices Navidades!

jueves, 15 de octubre de 2015

Este jueves, la historia de amor entre la Sra. Preguntas y el Sr. Respuestas.




Esta semana, mi muy querida San nos propone escribir sobre preguntas y respuestas. Los relatos inspirados en esa idea se encuentran en este enlace

LA HISTORIA DE AMOR ENTRE LA SRA. PREGUNTAS Y EL SR. RESPUESTAS

Ella constantemente se hacía preguntas.
Él se jactaba de tener todas las respuestas.
A primera vista se reconocieron su complementariedad. El amor que surgió con la velocidad de una pregunta simple respondida con un monosílabo. Y cuando él formuló la pregunta, ella respondió afirmativamente y sin dudar: sí, quería vivir con él.
Viviendo juntos, la felicidad llenó su vida. Él tenía alguien que le formulaba preguntas y ella alguien que le daba respuestas.
Pero eso duró lo que duran dos peces de hielo en un whisky on the rocks. O para ser más riguroso y menos sabinero[1], escasos años.
Ella, viendo como sus preguntas quedaban descuartizadas tal como las expresaba por la artillería respondona de él, comenzó a guardarse sus dudas para poder reflexionar sobre ellas, volver a navegar en el mar de sus dudas en el que se mantenía a flote y con rumbo solo a base de sus sentimientos.
Él, al constatar el cambio de actitud de ella, volvió a darse a sí mismo respuestas a preguntas que nadie le había realizado.
No obstante, siguen juntos. Ella sigue formulando preguntas ante las que él conjetura pacíficamente, sin imponer soluciones.
Y aunque divulgue un secreto de alcoba, os cuento que han llegado a cambiar de rol: él también formula preguntas que ella responde.



[1] Guiño al comienzo de la canción 19 días y 500 noches, de Joaquín Sabina.

26 comentarios:

San dijo...

Al final consigueron un equilibrio, este señor respuesta y esta señora preguntas, de eso se trata la convivencia de encontrar ese equilibrio.
Muy original tu texto Juan Carlos, lo he disfrutado.
Un beso y muchas gracias por acompañarme siempre.

Tracy dijo...

Muy muy original, te felicito.

MOLÍ DEL CANYER dijo...

Si que original y los dos con el tiempo aprenden a invertir los papeles. Besos.

MOLÍ DEL CANYER dijo...

Si que original y los dos con el tiempo aprenden a invertir los papeles. Besos.

MOLÍ DEL CANYER dijo...

Si que original y los dos con el tiempo aprenden a invertir los papeles. Besos.

* dijo...

Me ha gustado ese enfoque que has dado a tu texto...
Una pregunta puede tener muchas respuestas y alguna respuesta no tener pregunta en sí...
De esos se trata, dos interrogantes siempre encierran un principio y un final...

Un beso enorme.

Mirella Denegri dijo...

Así es el amor...tan disparejo y complementario...tan solitariamente acompañado donde lo único que importa es que siga siendo la noche anterior aun cuando salga el sol..y como dice Sabina..(me encanta Sabina) .amor se llama el juego en el que un par de ciegos juegan a hacerse daño..o se caen a preguntas y respuestas también...besosss

El Demiurgo de Hurlingham dijo...

Lo que funcionó tan bien, terminó. Pero ellos dos no terminaron, continúan de otra forma. Interesante.
Saludos.

Esther Planelles dijo...

El equilibrio es la base de la supervivencia y de la convivencia feliz.
Me ha encantado tu relato, no sólo por el juego de palabras, sino también porque tus personajes se dan cuenta de la necesidad de evolucionar como indviduos, lo que les conduce a un mejor entendimiento.

Saludos.

Ester dijo...

Que bueno, eres muy original te vas a llevar un monton aplausos y desde luego mis saltos y brincos

Ester dijo...

Que bueno, eres muy original te vas a llevar un monton aplausos y desde luego mis saltos y brincos

Neogéminis Mónica Frau dijo...

A veces no es buena receta el aferrarse a rajatablas a determinados roles sin chistar. La clave está en la rotación, en la variedad para deshacer la monotonía. Y así, aunque nuestras inquietudes interiores principales logran igualmente quedar satisfechas, la posibilidad de ver la realidad desde otro ángulo, nos hace crecer.
Muy ingenioso tu relato, Juan Carlos. Un fuerte abrazo

pikxi dijo...

Consiguieron adaptarse a una nueva situación. Me ha gustado como has escrito el relato y el guiño a Sabina.
Un saludo.

Fabián Madrid dijo...

Me suena a vida acomodada aunque no feliz. Encantado de volver a leerte.
Un abrazo.

rosa_desastre dijo...

El equilibrio de la costumbre, de la apatía, del saberse de memoria todos los silencios...¿para qué preguntarse?
Un beso

Carmen Andújar dijo...

Siempre es bueno tener dudas, porque saberlo todo, no sé yo si es demasiado bueno. El equilibrio entre los dos es lo mejor,ni uno ni el otro gana.
Un abrazo

G a b y* dijo...

Qué original historia! Buenísima! Pones en letras, un poco el devenir de las relaciones, que como siempre, tienen sus altos y bajos... y sus más íntimos secretos.
Besos!!
Gaby*

Alma Baires dijo...

Es difícil la convivencia, y más si se cambian los roles... reencontrar el equilibrio es toda una hazaña. Me gustó mucho cómo planteaste el tema, y ese guiño a Sabina un detalle genial!

Un beso.

Mar dijo...

Jejeje, muy original y muy real. Un abrazo

Montserrat Sala dijo...

Ohhhh;: que bién me lo he pasado leyéndote.Has enfocado el tema desde un punto muy original e i interesante. Y has diicho grandes verdades. Para mi un diez. Muchos besos,Juan Carlos.

Carmen Magia dijo...

Muy bueno... y muy real, sucede tanto...

Quizá es que ya se sepan todas las respuestas, o casi todas. Hace perder el interés...
Muchos besos.

Carmen Magia dijo...

Muy bueno... y muy real, sucede tanto...

Quizá es que ya se sepan todas las respuestas, o casi todas. Hace perder el interés...
Muchos besos.

Carmen Magia dijo...

Muy bueno... y muy real, sucede tanto...

Quizá es que ya se sepan todas las respuestas, o casi todas. Hace perder el interés...
Muchos besos.

Pepe dijo...

Lo que ocurre es que si una no formula preguntas y el otro se guarda respuestas, esa convivencia está soportada sobre bases muy poco consistentes. Han pasado de amarse a tolerarse y evitarse. Mejor que el Sr, respuestas busque preguntas por otro lado y la Sra, preguntas, respuestas por otros lares. ¿No te parece?.
Un fuerte abrazo.

Yessy kan dijo...

Ingenioso relato, Juan Carlos. Muy buena la adaptación de dialogo que le distes a tus personajes, y el amor que también tomo una buena parte en las circunstancias.

Yessy kan dijo...

Ingenioso relato, Juan Carlos. Muy buena la adaptación de dialogo que le distes a tus personajes, y el amor que también tomo una buena parte en las circunstancias.