-

-

¡Felices Navidades!

¡Felices Navidades!

miércoles, 24 de junio de 2015

Tengo una muleta y sé cómo usarla.



Nos invita este jueves José Vicente, autor de la novela Sueños de escayola y amigo muy apreciado, a escribir sobre la polio, proponiéndonos varias fotografías que nos inspiren. 
Los otros relatos participantes pueden leerse a través de los enlaces de este blog.


A Amanda hay algo que le diferencia de las mayoría de las personas, necesita la ayuda de una muleta para andar. No le diferencia más porque ella transita eficazmente los mismos caminos que los demás y menos lentamente de lo que se podría suponer.
Alguien, posiblemente Cervantes, dijo que la fortuna hace burros y la desgracia hace sabios y eso me evoca ver el enorme partido que Amanda saca de esa muleta que siempre le acompaña.
Amanda siempre está con personas que tienen más facilidad motora que ella, pero a veces se reúne con amigas que comparten su misma característica, Juntas se divierten mucho, entre otras cuestiones, cuando sacan partido a eso que las diferencia de los demás. Una de ellas, Rosalía, ha convertido una de sus muletas en una flauta que toca con maestría.
Y ahora, mientras les tomo la foto que ilustra este relato, las cuatro advierten a quienes las acompañamos, retiraos del alcance de nuestras muletas o podrán alcanzaros nuestras balas.
No me retiro, porque sé que esas balas, dado quienes las emiten, sé que no me van a herir.



Nota:  He visto utilizar una muleta como flauta. Quien lo hizo se llama Rosalía y esta su página web.

25 comentarios:

Carmen Magia dijo...

Muy bonito, claro que no hieren sus balas.

Estoy con Cervantes, pienso que quizá es así...

Las diferencias de Amanda no la han apartado de nada, como debe ser.

Muchos besos

Amando SPH dijo...

Por supuesto que esas balas no hieren...lo unico que pueden hacer es enseñarnos a vivir de otra manera mucho más valiente...
Interesante historia la de Amanda...por supuesto que pasaré por la web...
un besazo!!

MOLÍ DEL CANYER dijo...

Genial, no sabia que se podían hacer tantas cosas con las muletas, a partir de hoy tomare nota. Ah! y le pediré consejos a Amanda. Abrazos.

Ester dijo...

Las limitaciones están en la mente. Las diferencias en los ojos de los otros. un abrazo

pleamar dijo...

Muy sabio Cervantes , y Amanda lo demuestra en el uso de sus muletas...envía balas de amor y de mucha valentía...sabiduría de la adversidad....
Muy buen relato
Abrazo

Montserrat Llagostera Vilaró dijo...

Hola.
Bueno gracias al amigo José Vte, he accedido a este relato.
Amanda por lo que relatas se ve una persona muy positiva y su muleta desprende una energía de cariño.
Enhorabuena y saludos desde Valencia, Montserrat

José Vte. dijo...

Hola Juan Carlos, como siempre muy buen relato, con su punto de fantasía y ese ligero humor que consigue que disfrutemos con la lectura.
Las muletas nunca hieren con sus balas, pero a veces pisan callos, jaja.
Esa foto de mujeres guerreras me encantó nada más verla. ¡Es genial!
No conocía a Rosalía pero voy a pasarme para escucharla, seguro que vale la pena.

Muchas gracias por sumarte a esta propuesta y un fuerte abrazo .

H... (Perla Gris) dijo...

Que buen relato Juan Carlos... Me gusta mucho cuando de algo malo se saca algo positivo... siempre, como digo en mi relato de este jueves, de las peores experiencias se sacan cosas buenas, por ejemplo amistades eternas...
Ahora mismo me paso por la web de Rosalía...
Besines...

Montserrat Sala dijo...

A esto le lamo yo, ser positivo en la vida; una persona así levanta el ánimo de cualquiera y en cualquier cincunstáncia. Muy bien explicado Juan Carlos. Me ha gustado mucho. Besos.

rosa_desastre dijo...

Exprimir la vida sin utilizar etiquetas, sin adosarse a la lástima, creciendo, llegando lejos...aún con muletas.
Un abrazo

Tracy dijo...

Los pocos casos que conozco de personas que llevan muletas, aunque no por la polio, hacen de ellas el bastión de sus vidas y de su humor.

Tracy dijo...

Los pocos casos que conozco de personas que llevan muletas, aunque no por la polio, hacen de ellas el bastión de sus vidas y de su humor.

Sindel dijo...

Hermoso relato! La visión desde el otro lado de la cámara y la percepción de que esas mujeres pueden ser tan felices o más que cualquier otra persona, pero sobre todo son fuertes y admirables, por haber seguido adelante a pesar del dolor y la polio.
Un abrazo enorme.

Neogéminis Mónica Frau dijo...

Me ha gustado mucho la óptica con la que has abordado el tema de este jueves. La foto que elegiste bien lo promueve.
=)

Yessy kan dijo...

Deleitable relato, Juan Carlos. La alegría que emanan sus caritas a pesar de tan cruel enfermedad es para reflexionar y digno de admirar. Cuan ciertas son las palabras de Cervantes.
Beso

Yessy kan dijo...

Deleitable relato, Juan Carlos. La alegría que emanan sus caritas a pesar de tan cruel enfermedad es para reflexionar y digno de admirar. Cuan ciertas son las palabras de Cervantes.
Beso

Consuelo Ruiz dijo...

Me gusta tu relato, porque al igual que a Amanda tampoco a mí, ni las muletas ni la discapacidad, me han apartado de nada...al menos nunca sin presentar batalla ja ja ja

Un abrazo.

Consuelo Ruiz dijo...

Me gusta tu relato, porque al igual que a Amanda tampoco a mí, ni las muletas ni la discapacidad, me han apartado de nada...al menos nunca sin presentar batalla ja ja ja

Un abrazo.

Alma Baires dijo...

Qué relato fantástico... estas personas tienen tanto para enseñarnos.
Gran, gran aporte para este jueves.

Un beso.

Carmen Andújar dijo...

Un gran relato, lleno de buen humor, que es lo mejor que se puede tener.
Un abrazo

Alfredo dijo...

Me encantó este texto. Amable, sencillo y con todos los condimentos para superar con creces la propuesta. Hace falta algo más que oficio para hecerlo tan bien... por ejemplo, sensibilidad.

Dorotea dijo...

Animoso y directo me parece tu texto sobre este tema tan delicado. A veces parece que las muletas indican solo limitación y sacrificio, y mira por donde... Gracias por hablarnos con optimismo y proyección hacia el futuro. Un abrazo

Mercedes González dijo...

De la imagen se desprende fuerza y humor, al igual que de tu relato. Enhorabuena!
Un abrazo
PD: no sabes las posibilidades que da una muleta, jajaaj.

Max Estrella dijo...

¡Qué buen texto! No se si será por los dos años ya en el taller, pero tiene tu tono reflexivo y tu acertado dardo en la palabra (que diría Lázaro Carreter)...además creo que has sacado un hilo muy fino y muy bueno del tema.
Un abrazo

Max Estrella dijo...

¡Qué buen texto! No se si será por los dos años ya en el taller, pero tiene tu tono reflexivo y tu acertado dardo en la palabra (que diría Lázaro Carreter)...además creo que has sacado un hilo muy fino y muy bueno del tema.
Un abrazo