-

-

¡Felices Navidades!

¡Felices Navidades!

miércoles, 22 de abril de 2015

Este jueves, una despedida, esta semana, palabra 17 de 53, soledad



No podía seguir allí, su condición la había aislado y, en soledad, había ido transitando en su vida sorteando infinidad de obstáculos y sabía que su futuro le presentaría más obstáculos cada vez más complicados, cada vez más infranqueables. Y sola, siempre sola rodeada de tanta gente, intensamente sola.

Hace poco sus padres llegaron a comprender que lo de su hija no era bueno ni malo, sino fruto de la naturaleza. Algo que no remediarían medicinas, ni conjuros, ni castigos. Y también comprendían que la gente no lo entendiera, a ellos mismos les había costado. O que sintieran repulsión, ellos la habían sentido. Lo que no entendían es que la justicia malgastara sus pocos medios persiguiendo a personas inofensivas cuyo único delito era tener alguna característica diferente.

Aquel era el día. Aquella la hora. La vuelta atrás imposible pues la decisión era firme.
Ella se abrazó a su madre y aunque hablaran sobre un próximo encuentro, ambas sabían que la separación sería, seguramente, definitiva. Por eso no querían romper esa cercanía que desde que una era bebé y la otra madre, nunca habían tenido. Cuando se separaron, la madre la santiguó

Se abrazó a su padre, seguramente por primera vez en su vida. También corrieron las lágrimas por las caras de ambos y el abrazo se prolongó, porque él quería seguirla protegiendo, porque a ella le confortaba sentirse protegida antes de emprender un viaje que los dos sabían que muy difícil y sufridamente llegaría a término.

Con la cabeza baja, cargando una pequeña maleta que contenía alguna ropa y pocos recuerdos, fue haciéndose pequeñita según avanzaba cuesta arriba, rumbo a la estación, donde tomaría al autobús que la llevaría en el primer tramo de un largo viaje, cruzando sola, absolutamente sola, medio continente, hasta llegar a la Europa de las libertades, donde esperaba poder continuar su vida libre de obstáculos. 



Este relato es un homenaje a  cuantas personas pierden su preciosa vida con destino a una ilusión, También lo es este dibujo, realizado por un alumno de la Escuela Elemental de Lampedusa.


Otros relatos sobre la despedida en el blog de Pepe.
Otras visiones de soledad en las palabras de Sindel.

26 comentarios:

Carmen Magia dijo...

Un precioso relato, qué triste son las despedidas, sobre todo si se despide a un hijo...

Bonito dibujo de tu alumno.

Muchos besos

Max Estrella dijo...

Hay despedidas que no deberían producirse nunca...o cuanto menos no ser definitivas...
Emocionante, aunque duro, muy duro en el fondo...

Sindel dijo...

Es un relato fuerte Juan Carlos, nunca es alegre tener que cambiar el rumbo a la fuerza, ni dejar atrás nuestras raíces, pero más doloroso es ser perseguidos por pensar o ser diferentes. Una despedida que duele, y ojalá sea para un comienzo de algo mejor.
Te felicito por la unión de las dos propuestas, como dicen ustedes, lo has bordado.
Un abrazo enorme.

Sindel dijo...

Me olvidaba de decirte que me encantó el dibujo!

Isa Iss dijo...

Que triste son las despedidas sobre todo en estas condiciones.
Me gusto tu relato, es muy profundo
Un beso
Isa

Azulia PourToujours dijo...

Las despedidas, por lo general, son tristes y llegan. Me ha giustado tu relato y sobre todo el dibujo que lo adorna.

Yessy kan dijo...

Una dolorosa despedida, en busca de nuevas aventuras. Sin saber que depara el destino, y que fatalidad para aquellos que jamas podran regresar. Un super hiperestésico relato, Juan Carlos. Una creacion genial con la mezcla de las dos palabras.
Un abrazo

Montserrat Sala dijo...

Buenos dias Juan Carlos: Has estado muy acertado en tu post,con la mezcla de las dos palabras de esta semana. Supongo que te ha influenciado, el drama de los inmgrantes muertos en las aguas mediterráneas. Tot un drama humano.
Abrazos para tí y tu preciosa familia.

Ester dijo...

Un recuerdo para aquellos que se han ido sin poder despedirse y han dejado a los suyos en la mas triste soledad. Los niños siempre nos dan lecciones. Un abrazo

Tracy dijo...

Me has tenido el alma encogida desde que empecé a leer tu relato

Neogéminis Mónica Frau dijo...

Un relato profundo que me ha conmovido.
Hermoso y triste a la vez.
Un abrazo

Carmen Andújar dijo...

Triste pero real como la vida misma. Esta sociedad es injusta de verdad.
Un abrazo

LAO Paunero dijo...

Un gran relato homenaje muy sentido Juan Carlos.....

Manuel dijo...

Un relato muy actual que no despliega su trágico significado hasta el final manteniendo esa incógnita hasta descubrir cual es realmente ese triste destino. Pero realmente lo triste de no esa despedida sino la falsa ilusión de futuro y los motivos que generan esas despedidas.

Manuel dijo...

Un relato muy actual que no despliega su trágico significado hasta el final manteniendo esa incógnita hasta descubrir cual es realmente ese triste destino. Pero realmente lo triste de no esa despedida sino la falsa ilusión de futuro y los motivos que generan esas despedidas.

RECOMENZAR dijo...

felicitaciones por el texto

Volarela dijo...

Conmueven todas esas vidas perdidas que huyeron de lo oscuro para caer en lo oscuro.
Buen homenaje, que me ha hecho reflexionar.
Y el dibujo es una joyita.

Un abrazo :)

rosa_desastre dijo...

Ser diferente es el primer barrote de una cárcel que nos encierra toda la vida... incierto futuro es el que cabe en la maleta.
Un beso

H... (Perla Gris) dijo...

Un relato conmovedor... triste... pues todas las despedidas lo son pero la de un hijo debe ser la peor... sobre todo cuando como en tu final su futuro es incierto....
Hermoso dibujo el que acompaña tus letras!
Muchos besinos...

Pepe dijo...

Sigo soñando un mundo en que las diferencias, sean las que sean, no resulten estigmatizadas, donde las fronteras no sean sino separaciones geográficas simbólicas, sin rejas ni muros, donde todo ser humano tenga derecho a ser respetado sin exclusión alguna.

Lucia M.Escribano dijo...

Cuanta locura y cuanta vida segada esconden esos mares a los que se arrojan en cualquier cáscaron que pueda llenarles de ilusiones de un futuro prometedor.
Es tremendo que no se corte el flujo de muertes. Algunos perros se estan comprando collares de diamantes con la sangre derramada de los seres humanos que tienen que pasar por esas situaciones.
Siempre el dinero, el egoismo humano no tiene fin querido amigo.
Perdona mis ausencias Juan Carlos y abraza a toda la familia con el cariño que os tengo. Besos y sonrisas a tu Nano.

Ilesin dijo...

Muy hermosas y sentidas tus palabras, que hacen un homenaje a todas esas personas que se aventuran a cruzar el mar para buscar una salida a su vida en soledad.
Besos

San dijo...

Un homenaje a tantas personas que se marchan presas de la desesperación en busca de un lugar donde poder vivir, Dejan atrás todo cuanto aman y en ese viaje esperanzador pueden perder hasta la vida. Muy bien dibujada la situación Juan Carlos.
Un abrazo.

Nino Ortea dijo...

Buenas tardes, Juan Carlos:

Un gran relato, enhorabuena.
Muchas veces pensamos en los inmigrantes como personas que huyen del desarraigo, como prófugos de la desesperación que no dejan nada atrás y a los que impelen unas necesidades económicas.
Se nos olvida que la mayoría dejan atrás seres queridos; y que se alejan de ellos forzados por una necesidad que, con sus urgencias económicas, tiene mucho de un querer vivir en una libertad. Tu texto nos habla de esas personas que se empequeñecen al alejarse de los suyos y que se acercan a nosotros buscando vivir en libertad.

Gracias, Juan Carlos.

Ame dijo...

Triste estar rodeados de gente y sentir la soledad, un relato muy triste, duro
un beso Juan Carlos

G a b y* dijo...

El relato que compartes es impecable, la realidad que describe, dolorosa.
Queda esa sensación desoladora de impotencia y cuestionamiento. En este mundo, muchas son las cosas que van muy mal, lamentablemente.
Besos amigo, y buen comienzo de semana!
Gaby*