-

-

¡Felices Navidades!

¡Felices Navidades!

miércoles, 18 de marzo de 2015

Jueves de ventanas




Mi casa tiene dos ventanas, una que da al campo y otra que da al patio.
Una ofrece un paisaje abierto, amplio, libre. La otra un espacio cerrado, limitado, frustrante.
Por una se ven árboles, flores, aves que vuelan, personas que pasean disfrutando de la naturaleza. Por otra solo aparece ropa tendida, alguna salida de humos y, a veces, algún vecino huraño.
Una conduce a un mundo de fantasía, la otra impulsa a reflexionar sobre la existencia.
Tras mirar por la primera, se ve el vaso medio lleno, tras mirar por la segunda se ve medio vacío.

Y como en realidad el vaso está lleno exactamente hasta su mitad, queda claro que hay que mirar tanto por una como por otra, pues la vida, como las monedas, tiene dos caras y si no conocemos las dos, seremos incapaces de comprenderla.

Este relato se inserta en la convocatoria que hizo mi amiga Gaby*. Todos los relatos realizados bajo la misma inspiración se pueden localizar aquí, en la ventana de mi querida Gaby*:



26 comentarios:

Ester dijo...

La vida no es de color de rosa ni es de luto, tiene matices y y hay que adaptarse a ellos. Un abrazo

Montserrat Sala dijo...

Tu texto Juan Carlos es de una lógica aplastante. una gran verdad sin duda alguna. pero tiene algunas acepcioesn hay casas que tienen dos ventanas y por las dos excelentes vistas y a veces sus moradores ven el vaso completamente vacio. Un saludo muy afectouso

LAO Paunero dijo...

gran sencillez y gran elocuencia en tu relato Juan Carlos, me gusto mucho!!

Lola Barea dijo...

Muy buen relato, a través de alguna de esas ventanas nos vemos muchos reflejados. Felicidades por tu relato.
Un abrazo.

Lola Barea.

Carmen Andújar dijo...

Así es amigo, como tú has explicado tan bien, la vida tiene dos caras; aunque no debemos dejarnos influenciar por ninguna de ellas,hay que realizar un coktel y sacar l mejor.
Un abrazo

El Demiurgo de Hurlingham dijo...

Interesante los de las dos caras.

rosa_desastre dijo...

Pasar del rosa al amarillo mientras nos paseamos por tus renglones con los pies en el suelo. Asi es la vida...hasta para los poetas.
Un besazo

Yessy kan dijo...

Cuanta verdad en tus palabras. La vida es como la cara de la luna , tiene dos caras , risa y llanto.
Muy reflexivo tu relato.
Un beso

Tracy dijo...

Has retratado las do facetas de la vida que son las que se ven desde tus dos ventanas. Muy bueno

Carmen Magia dijo...

Me encanta, es un relato lleno de sabiduría explicado de una forma muy interesante y original.

Es cierto, hay que mirar las dos ventanas...

Una maravilla.

Muchos besos

Atalanta dijo...

Que sabiduría dan los años .


jajajajajajajjajaja!!!!!!


Besos biventanales.

Nino Ortea dijo...

Hola, Juan Carlos:
Felicidades por el relato y por la gran reflexión con la que lo cierras.
Un abrazo.

Charo dijo...

Qué bonita metáfora de la vida! Es algo tan simple y a veces tan difícil de llevar a cabo!
Un beso

Sindel dijo...

Qué buen relato Juan Carlos, es una reflexión para tener en cuenta. No se debe ignorar ninguno de los dos lados del vaso, ambos son parte de la realidad, y es mejor mirar las cosas como son.
Un abrazo enorme.

San dijo...

Esa es la vida con sus dos caras, realmente es como dices, hay que saber mirar y aceptar las dos, pero yo hoy, no se mañana, me asomo a la que te acerca a ese campo abierto.
Besos amigo.

Esther Planelles dijo...

Es un relato cargado de sabiduría. Espero que vuele muy lejos.
Saludos.

José Vte. dijo...

Lo has expresado perfectamente Juan Carlos, la vida siempre se puede ver desde un punto negativo o positivo, ambos en exceso son perjudiciales a la larga. Lo mejor es el vaso por la mitad, pero ¡que complicado es!

Un abrazo.

G a b y* dijo...

La vida vista desde dos ángulos distintos. Las ventanas han servido como recurso para enfrentarnos a situaciones opuestas, ambas, viven en nosotros y creo -al menos es mi caso- que el estado anímico influye en la elección de una u otra, según pasan los días.
Agradezco muchísimo tu presencia Juan Carlos, más sabiendo que andas justo de tiempo.
Un beso y lindo fin de semana!
Gaby*

Neogéminis Mónica Frau dijo...

Sabias reflexiones metafóricas hiladas a partir de tus dos ventanas.
Un abrazo!
=)

Loquita Diplomada dijo...

Es cierto lo que dices, conviene mirar por ambas ventanas, la vida tiene sus soles y nubes, pero yo me quedaría largo rato asomada a aquella ventana que me acerque a la fantasía.

Un beso!

Susurros de Tinta dijo...

Así es la vida amigo mío, efectivamente, y si no se mira por la del vaso medio vacío, no se puede contemplar plenamente el vaso medio lleno, es lo que he aprendido de vosotros los humanos, jejeje, que sois seres de contrastes, las sirenas solemos verlo siempre medio lleno, así nos perdemos tanto en el sufrimiento humano y a veces no lo entendemos, porque digo yo, que la de dentro, la de la ropa tendida, da a otras ventanas ¿no?, y dentro de esas otras casa seguramente haya más ventanas que explorar y lo mismo miran para otro campo soleado y pleno… emmm ya estoy divagando, ¡si es que me pierdo!, trae para acá tu vaso que con el mío lo juntamos y hacemos uno lleno, jajaja, miles de besossssssssss

Matices dijo...

Así es la vida... dos mitades por juntar como el agua y el aceite para algunos y como aprendizaje del bagaje para otros. Una moneda al aire echar la suerte... sin embargo una vez entendemos el matiz es una experiencia nueva para vivir como la vida nos depare en el buen entendimiento de los acontecimientos...
Miraré siempre por las dos ventanas .
Besos!!!

Matices dijo...

Así es la vida... dos mitades por juntar como el agua y el aceite para algunos y como aprendizaje del bagaje para otros. Una moneda al aire echar la suerte... sin embargo una vez entendemos el matiz es una experiencia nueva para vivir como la vida nos depare en el buen entendimiento de los acontecimientos...
Miraré siempre por las dos ventanas .
Besos!!!

Alfredo dijo...

Siempre queda la elección. Incluso la alternancia. Seguro que cada una de ellas tiene algo que merezca la pena. Me hizo pensar, aunque enseguida me di cuenta de lo sencillo que era: es tu casa lo que importa.
Abrazos

Max Estrella dijo...

Mirar...y pensar...qué bonito y qué difícil...me ha encantado el punto de vista...muy tuyo...

Fabián Madrid dijo...

Buena reflexión sobre el Ying y el Yang.
Un abrazo.