-

-

¡Felices Navidades!

¡Felices Navidades!

viernes, 6 de febrero de 2015

Flashback con las palabras 5 y 6 de las 53 de 2014: Alma y desvelo.






Esta semana Lucía nos propone escribir una historia con flashback y en la que nos propone un final. Además aprovecho para referir las palabras propuestas por Sindel en esta semana y la anterior, todo sobre un texto creado para participar en las cinco palabras solidarias 

Otros relatos de este jueves, en lo de Lucía, las palabras de Sindel en este enlace y las solidarias de Mar en este otro.





Exponía con bastante éxito sus obras en una galería de Madrid. Los motivos de sus pinturas eran paisajes nevados o neblinosos, siempre vistos desde una carretera comarcal y retratos de una mujer. Entonces su teléfono vibró nervioso mostrando un mensaje de un número de teléfono con prefijo holandés que no pudo leer pues un crítico de arte le preguntó por qué había empezado a pintar.

Ello le retrotrajo a aquella noche de DESVELO en la que sintió una llamada que no se produjo físicamente sino que sintió como trasmitida de ALMA a ALMA. Respondió abandonando esa cama que no le acogía para adentrarse en la intempestiva noche. Siguió el rumbo que le marcaba la brújula de su corazón por una carretera que atravesaba un paisaje inhóspito en el que se jugaba la vida y lo asumía, porque esa era una de las veces en las que merece la pena jugarse la vida.

Al llegar, ella abrió la puerta con una expresión de sorpresa que la embellecía más que cualquier maquillaje y le recibió con un emocionado abrazo. Ambos dejaron que el tiempo y la pasión decidieran lo que ocurriría hasta que el despertador dictara el final de aquella escena.

Así fue y en el camino de vuelta él saboreaba los últimos resquicios del beso de despedida, viendo como cielo y tierra se confundían en un blanco de nieve.

A partir de ese día surcó repetidamente la carretera para reinterpretar aquella noche, casi siempre con climatología adversa, hasta que un día la puerta no se abrió. Una vecina le explicó profusamente algo que resumidamente significaba que ella se había marchado. No supo más hasta que, siete meses después de aquél día imborrable le envió un telegrama.

"Alejandro, vivo en Holanda, trabajo en un local donde exponen sus obras todo tipo de artistas noveles. Estoy aprendiendo mucho y soy feliz”. 


Al margen de todo, este relato está inspirado por esta canción que, por cierto, habla de alma:




26 comentarios:

Ester dijo...

Pero bueno, ¿como consigues mezclar dos convocatorias diferentes? y los demás devanandonos los sesos. Un aplauso

San dijo...

Esta historia prometía un final feliz, pero nada tampoco ha podido ser... Me gustó la unión de la propuesta de lucía y la de sindel.
Besos.

Juan Carlos dijo...

Aunque no lo creas, es más fácil, cada convocatoria va dándome ideas y todo es cuestión de mezclarlas. Gracias y besos.

Juan Carlos dijo...

Bueno San, ese mensaje con prefijo holandés puede ser prometedor, al menos eso creo yo, jeje.
Gracias, besos.

Tracy dijo...

Eres la releche, juntas churras con merinas y te quedan de PM.
Besos

Juan Carlos dijo...

Obrigadiño, amiga.

El Demiurgo de Hurlingham dijo...

Estuviste manipulador, como todo buen escritor, dejando una pista, para que el lector crea que la descubrió.
Que intensas fueron las emociones que le proporcionó esa mujer, tanto que fue dolorosa su partida. Pero ese llamado...

Musa dijo...

Mis felicitaciones, por el relato y la bella forma de entretejer las palabras para unir los retos.

Un beso

Leonor dijo...

Qué cuco has sido, dos no, tres convocatorias en una. Eres genial.

El relato me ha encantado.

Un beso.

María Bote dijo...

Buen relato, amigo; me encantó. Gracias por visitarme y, visitaré el blog que me recomiendas.

Felicidades y besos. María

Lucia M.Escribano dijo...

Bueno amigo jajajaj ¡ ha merecido esperarte ! Has creado un lienzo lleno de ternura y belleza, pero con imposiciones y todo quedo fascinante.
Me rindo ante tu facilidad para meternos en la historia y que no queramos salir.
Besos, sobre todo a mi querido amigo Jaime, que estará guapisimo.

Carmen Andújar dijo...

Mientras pudo y quiso disfrutó de la vida y del amor, y cuando le pareció oportuno emigró a encontrar fortuna en otros lares donde su arte fuera reconocido. Era un alma libre.
Me gustó.
Un abrazo

Fabián Madrid dijo...

Rizando el rizo de propustas, mezclándolas. Buen trabajo.
Un abrazo.

Juan Carlos dijo...

Gracias Demiurgo, me hizo gracia lo de haber sido manipulador.

Juan Carlos dijo...

Gracias Musa.

Juan Carlos dijo...

Gracias, amiga.

Juan Carlos dijo...

Gracias María, confío seguir visitándote y que te pases por mi blog.

Juan Carlos dijo...

Gracias Lucía, esas imposiciones allanan tanto el camino que es más fácil componer la historia. La convocatoria ha sido estupenda, he disfrutado mucho los relatos que he leído. Muchos besos de Jaime, de Cris y míos, claro.

Juan Carlos dijo...

Y, ya ves, él, el pobre, también quiso hacerse artista. Muchas gracias Carmen.

Juan Carlos dijo...

Gracias Fabián.

Alfredo dijo...

Todo un compendio de ires y venires con la nieve de fondo.
Una escena bien bien llevada de texto impecable, enfrentando al más difícil todavía.
Abrazos

Lola Barea dijo...

Buen relato, Juan Carlos, pero muy bueno, emocionante hasta su final, felicidades por tus letras.
Un abrazo.
Lola Barea.

Charo dijo...

Qué bien lo has hecho para juntar todas las propuestas en un relato con alma y mucha sensibilidad excepto en su final, no por ti sino por la protagonista de tu historia que dejó a Alejandro de muy mala manera...
Un beso

Pepe dijo...

¿Sabes?. Me ha gustado mucho ese guiño inicial de un mensaje con prefijo holandes. Tal vez no esté todo perdido y haya un "volver a empezar" aquello que dejaron inconcluso.
Hilvanando palabras e historias, has matado tres pajaros de un tiro. ¿Se puede decir así?.
P.S. Ya estoy buscando billetes, así que confio en que las fechas para encontrarnos nuevamente sean definitivas.
Un fuerte abrazo.

Sindel dijo...

Juan Carlos sos increíble! Lograste una historia hermosa, donde el comienzo es una esperanza, que sobre lo que sigue en el relato se cree perdida. Enlazaste mis palabras, las de Mar y lo de Lucía con una excelencia merecedora de aplausos.
Me encantó, me atrapó y me gustó ese toque de final abierto (principio) que nos dejas.
Un abrazo enorme.

Ilesin dijo...

Querido Juan carlos, has realizado un maravilloso ensamblaje entre dos propuestas que han casado de maravilla.
besos