-

-

¡Felices Navidades!

¡Felices Navidades!

jueves, 29 de enero de 2015

Este jueves hablamos del caso Nisman


Desde Sócrates para acá, 
quien sabe algo corre riesgos 
cuando proyecta ese saber 
sobre quienes tienen poder. 
Nicolás José Isola 


La mañana del lunes 19 conocí por la radio la noticia de la muerte del fiscal Nisman. Lo siguiente que escuché, aún con el impacto de la noticia, fue una canción que repetía, como un mantra te lo mereces. No era música referida a la noticia, sino la del nuevo anuncio de El Corte Inglés. Pero esa cantinela, que entiendo amenazadora, suena en mi mente cada vez que pienso en este caso.

Un caso apasionante para cualquier aficionado a las novelas de espías. Están Hizbulá y los servicios secretos iraníes atacando a la comunidad judía sobre suelo argentino, lo que da un importante papel a la Administración argentina, con el juego de intereses y luchas internas que al parecer hay dentro de ella.
Entre esos elementos oscuros aparece un rostro limpio, el de Alberto Nisman, un fiscal decidido a investigar los hechos y aplicar a sus responsables las penas que establece la ley. Lo hace con muchas ganas, pocos apoyos e innumerables trabas.
Tras años de investigación vuelve de sus vacaciones el lunes 12 tan sobreexcitado como un científico que acaba de gritar EUREKA.
El lunes 19 explicará sus conclusiones a la Comisión de Legislación Penal de la Cámara de Diputados. "Acá estoy trabajando. Qué te parece esto?" watsapeó a las 18,27 del sábado adjuntando una foto de su mesa de trabajo
Nunca llegó ese lunes, su tiempo se detuvo el domingo.
Que parezca un suicidio pienso debería continuar la canción del anuncio de El Corte Inglés.

Él sabía que se la jugaba y perdió. No sabemos por qué. Porque de este caso, como de toda la historia del atentado, conocemos la trama, el nudo, pero no el desenlace.
Si estuviéramos ante una novela, un nuevo protagonista acabaría el trabajo de Nisman y lograría castigar a los culpables, pero lamentablemente esto es una espantosa realidad que ha acabado con muchas vidas y cuyo desenlace probablemente no resultará convincente al lector.

Temo que el desenlace se escriba al dictado del mejor postor, y  que este no sea un buen novelista.


Otras visiones de este suceso aquí, en el blog de Juliano.

9 comentarios:

Max Estrella dijo...

A este caso se le dará carpetazo por muerte natural...el tiempo olvida los temas, los casos...y sus conclusiones nunca serán concluyentes...valga la redundancia...
Magnífica la comparación-casualidad del anuncio de El Corte Inglés, el nuevo dios del consumismo que nos hace pasar página rápido...¿o no?

Ester dijo...

Muchas portadas y ningún resultado. Por lo menos nos quedan vuestros relatos. Un abraxuco

Mamaceci dijo...

Hola Juan Carlos!!, ¿que decir??, estamos todos expectantes

Te mando un gran abrazo!! (que bueno es leerte!)

Mamaceci dijo...

Hola Juan Carlos!!, ¿que decir??, estamos todos expectantes

Te mando un gran abrazo!! (que bueno es leerte!)

Neogéminis Mónica Frau dijo...

un caso que conmovió a propios y extraños, con una trama muy enredada que nos tiene a todos en vilo.
Un abrazo.
P.d
me ha puesto algo nerviosa lo que comentas sobre que al googlear apareció mi blog a la cabeza de la lista jeje

Juan L. Trujillo dijo...

Esa es la desgracia de los que intentan acallar a los que piensan: solo tienen el poder.
Estoy seguro que el pueblo argentino, no se conformará con las conclusiones de quien, además de mal novelista, no se para en barras para acallar peligros.
Un abrazo.

Juan L. Trujillo dijo...

Esa es la desgracia de los que intentan acallar a los que piensan: solo tienen el poder.
Estoy seguro que el pueblo argentino, no se conformará con las conclusiones de quien, además de mal novelista, no se para en barras para acallar peligros.
Un abrazo.

Carmen Andújar dijo...

Seguro amigo, será dificil saber la verdad, hay muchos intereses en juego; aunque a veces se da algún milagro y regresa la verdadera justicia.
Un abrazo

Pepe dijo...

Pienso que esta vez los culpables de este "suicidio" pagarán las consecuencias de tan odioso acto criminal. La paciencia y la tolerancia tienen límites y estoy en la creencia de que la sociedad argentina está hastiada.
Un fuerte abrazo.