-

-

¡Felices Navidades!

¡Felices Navidades!

martes, 16 de diciembre de 2014

Palabra 51 de 52: Pecado




La palabra de la semana es pecado, una palabra que ha marcado vidas, que ha hecho mucho daño, en tanto se ha asociado a vulnerar un código.

Creo que la religión no puede ser dogma, sino ética. 

Creo que es pecado algo que cause daño a otras personas. 

Y, por tanto, calificar como pecado algo que no daña, sino que produce felicidad, me parece un horrible pecado. 


Más pecados en este enlace.


10 comentarios:

Ester dijo...

Pues no te doy la razón porque ya la tienes toda. Un abrazo

Tracy dijo...

Eso mismo pienso yo.

Atalanta dijo...


Si es pecador el hombre que se aleja de la voluntad de Dios (según la tradición judeocristiana)

¿Que será el/la que nunca se acerco?.

Besos "pecaminosos".

Sindel dijo...

De acuerdo con vos en todas tus palabras. Siempre digo que mientras uno no dañe ni le falte el respeto a otros no hay pecado.
Excelente texto, con un final que es para pensar.
Un abrazo.

G a b y* dijo...

Totalmente de acuerdo Juan Carlos! Bien lo has dicho amigo.
Librémonos de esos pecados, que no son pecados ni nada, y que el goce sea la única condena. Por lo demás... que se aplique lo que tenga que aplicarse para quienes cometen atrocidades y andan por la vida lo más impunes.
Siempre un gusto visitarte amigo!
Gaby*

Ilesin dijo...

Muchos se han encargado de hacer creer a muchas generaciones que todo era pecado y como dices tu han echo mucho daño.
Besos

LAO Paunero dijo...

Muchas veces se hace daño a los demás haciéndoselo a uno mismo..... No obstante comparto tus conceptos amigo

Fanny Sinrima dijo...

Tienes razón, Juan Carlos. Hay una ética y moral no religiosa que surge de la conciencia de que somos seres sociales y debemos respetar la vida de los demás, pero el que la Iglesia se atribuya el derecho a decir lo que es pecado, no ha servido mas que para crear sentimientos de culpa y condenar a muchas personas a una vida de sufrimiento.

Un abrazo.

Musa dijo...

Totalmente de acuerdo.
Saludos

José Vte. dijo...

Toda la razón, Juan Carlos. El pecado solo está en la mente de los que saben que así es más facil manipular ideales.

Un abrazo.