-

-

¡Felices Navidades!

¡Felices Navidades!

jueves, 6 de noviembre de 2014

Una dimensión desconocida





Dalila piensa a veces, como ésta, si su mente se está yendo a una dimensión desconocida. Lo piensa cuando los vientos de los pensamientos iracundos dejan de azotar la estepa de su razón. Son cada vez más frecuentes, más violentos y los desata cualquier indicio en el que entienda odio, desprecio, burla hacia su persona.

Los trabajadores del centro temen encontrarse con ella, pero deben afrontarlos, dado que ella es la supervisora. Y lo afrontan temiendo que en ella se desate uno de sus frecuentes y terribles ataques de furia en que los menosprecia personal y profesionalmente.

Dalila acaba de notar que Susana, una de sus compañeras, la acaba de saludar con frialdad. En su mente aparece una violenta ráfaga de viento que se lleva las reflexiones en que está sumida, lejos, hasta perderse.


Y entonces decide llamar a Susana para que vaya a su despacho.

Susana recibe la llamada y se dispone a pasar a esa dimensión incomprensible de la mente de Dalila.


Relatos sobre la dimensión desconocida en el blog de Yessy, Manifiesto de amor.

19 comentarios:

El Demiurgo de Hurlingham dijo...

Original planteo. ¿Que habrá en la mente de Dalila?

SUEÑOS DE SINCERIDAD dijo...

Ya en mi publicación sobre Halloween cogí a una Dalila así y le dieron para el pelo. jajajaj.
Pero no es cuestión de dimensiones, esas personas viven amargadas.
Y casi respondo a Demiurgo, en la mente de Dalila, no hay nada bueno y algo de envidia y amargamiento.
Un abrazo

Ester dijo...

Que pena que sufra tanto, necesita unas vacaciones en otra dimensión, esta no le sienta bien. Abrazos

Neogéminis Mónica Frau dijo...

Peligroso poder el que tiene la muchacha!... habrá que desarrollar defensas adecuadas!
=)

Carmen Andújar dijo...

A veces suele pasar que hay personas están en otra dimensión porque no acabas de entenderlas, y menos sus reacciones.
Te doy toda la razón.
Un abrazo

Musa dijo...

Peligro...está acostumbrada a ser la más fuerte en su dimensión.
Saludos.

Loquita Diplomada dijo...

Tu relato suena inquietante, muchas veces me he enfrentado a personas que parecen habitar en otros mundos y es difícil aproximarse a lo que están pensando. Bueno, en ocaciones me ocurre también a mí, me despego de la realidad y me voy no se a donde...

Un beso!

Charo dijo...

Qué miedo da esa dimensión de la que hablas! Pero es que ni ella misma se da cuenta de cuándo entra en ese mundo que solo conoce ella. Es muy triste!
El relato es muy bueno!
Un beso

G a b y* dijo...

Uy! Qué intriga! Qué ideas tempestuosas deambularán por la mente de Dalila.
Me huele a que aún no se sabe a ciencia cierta, qué dimensión pueden a llegar a tener sus pensamientos.
Un relato muy bien contado, y con expresiones tan fantásticas como: " los vientos de los pensamientos iracundos dejan de azotar la estepa de su razón".
Me ha encantado! (aunque no quisiera estar en la piel de Susana).
Besos!
Gaby*

rosa_desastre dijo...

Llegar a esa dimensión, consciente o inconscientemente, es el mayor de los castigos.
Un beso

Sindel dijo...

No quisiera enfrentarme a esa dimensión mental, no sé que cosas habrá allí dentro, pero puedo percibir que no son buenas.
Un relato original e inquietante.
Un beso enorme.

Yessy kan dijo...

!Yay! que clase de dimensión succionará a la malvada de Dalila. Pobre de Susana, para adonde tendra pensado llevarsela. Muy buena intriga en tu dimensión desconocida.
Besos y gracias por acompañarme.

José Vte. dijo...

El humor y el caracter voluble de algunas personas, que encima tienen poder, son la peor de las dimensiones desconocidas. Nunca sabes el camino que tomará.

Un abrazo Juan Carlos.

Maria Jose Moreno dijo...

Creo que Dalila debe visitar a un especialista. Si quieres le doy hora ;-) Esas mentes incomprendidas y oscuras... Un besote

Pepe dijo...

No es bueno comportarse de forma visceral, dejándose dominar por la cólera y la ira. Para no entrar en esa dimensión desconocida donde no somos dueños de nuestras reacciones es bueno contar hasta 100 o hasta mil si fuera necesario.
Un fuerte abrazo.

San dijo...

Cuando terminas de leer este relato es como escuchar un reloj marcando un tic tac tic tac.Suspense desprendido en ese personaje tan inquietante que has dibujado.
Un placer.
Besos.

San dijo...

Cuando terminas de leer este relato es como escuchar un reloj marcando un tic tac tic tac.Suspense desprendido en ese personaje tan inquietante que has dibujado.
Un placer.
Besos.

San dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Max Estrella dijo...

Dalila como el personaje capaz de agitar los más débiles templos de sus subordinados cuando le da el aire...y esa dimensión que tiene el aire como el elemento que lleva y trae a esa dimensión...
Un relato de los que deja poso...muy tuyo..
Un abrazo