-

-

¡Felices Navidades!

¡Felices Navidades!

miércoles, 10 de septiembre de 2014

Este jueves: No te quedes de piedra


Esta semana Dorotea propone escribir en base a una imagen que ella nos propone. Monólogos o diálogos, que dado que me ha proporcionado esta foto, será la opción que elegiré.
Los relatos basados en esta propuesta se pueden encontrar en este enlace de su blog lazos y raíces.



-         Entonces fue cuando vi un túnel que absorbía y al final una luz y allí estaban mis seres queridos y me decían no tengas miedo, Juan Pedro, ven con nosotros y yo me dejaba ir, hasta llegar a su lado y, entonces, ¡zas! Así me quedé.
-          Lo cual, amigo Juanpe, confirma que al final nos reencarnamos.
-          Yo no llamaría a esto encarnación, más bien enlapidación.
-           ¿Te acuerdas de cuando hablábamos de esto? Tantas noches, aquellos dos adolescentes tratando de explicarse el mundo y sus misterios.
-          Ah, aquellas noches de conversaciones trascendentales
-          Y ahora tenemos la solución ante nosotros.
-          Pero no se la podemos contar a nadie.
-          Realmente este tema con quien habría querido comentarlo es contigo, así que al final me alegra lo tuyo con la serpiente.
-          También podías haber ido a verme como piedra con forma de león y contármelo.
-          Pero ¿tú crees que esto termina aquí?
-          No sé, pero empiezo a sentirme incómodo.
Suena un chasquido
-          ¡Juanpe! ¡Te están apareciendo pinchos!
Suenan más chasquidos
-          ¡Juanpe, Eres un erizo! ¿Cómo lo has hecho?
-          No lo sé. Sólo me he intentado estirar y parece que  roto la piedra.
-          Está claro. Al morir nos reencarnamos, pero tras pasar una especie de embarazo en el que en lugar de estar en el vientre materno nos protege una piedra.
-          Pues adelante, Leo, intenta liberarte de tu envoltorio, NO TE QUEDES DE PIEDRA.



Foto tomada días más tarde, cuando Juanpe y Leo conocieron a la bella Sheila.



16 comentarios:

Tracy dijo...

Jajajaj ¡qué bueno! ¡buenísimo!, ¿mira que si fuera cierto?

Leonor dijo...

Qué bueno que después de todo nos den más oportunidades aunque haya que quedarse de piedra un tiempo.

Un beso amigo Juan Carlos.

Ester dijo...

Me he reído, me parece una idea estupenda, solo una pregunta ¿podemos elegir en que nos reencarnamos?

San dijo...

Original y simpáticas estas conversaciones, de piedra a piedra. >No se yo si lo de la reencarnación...
>Un abrazo.,

Dorotea dijo...

Voy de sorpresa en sorpresa. Menuda imaginación la tuya que convierte lo que parece tan sólido 'como una piedra' en una frágil crisálida de la que sale una nueva forma de vida. ¡Qué sugerente! Gracias por participar,
un abrazo

Yessy kan dijo...

Muy entretenido tu dialogo, con ese toque de humor que nos hace reír. Además nos deja pensando en eso de la reencarnación. Menos mal que supieron como liberarse y conocer a Sheila. =)
Besos

Neogéminis Mónica Frau dijo...

ja!...esa sí que es libre creatividad, Juan Carlos!...muy original e inspirada tu aportación!
=)

Sindel dijo...

Muy original este diálogo y el tema hacia el cual lo enfocaste. La reencarnación es todo un enigma, y parece que estos dos amigos han podido resolverlo. Habrá que esperar a ver en que se abren nuestras piedras después de todo.
Un abrazo y te felicito por este estupendo trabajo.

Carmen Andújar dijo...

Muy bueno, un envoltorio.Podría ser, no sé sabe lo que puede pasar cuando pasamos al otro lado.
Un abrazo

casss dijo...

Si nos protege una piedra...quizás podamos reencarnos varias veces. Pero qué trabajo todo esto!!!

Muy ingenioso juego contiene tu diálogo.

besos

censurasigloXXI dijo...

¿Y qué salió de la otra piedra, el conejo o el león? ¿O se encontraron otra por el camino y la ayudaron?

Preguntas de Julio :))

Un beso a todos.

Juan Carlos dijo...

Respuestas: ESTER, he intentado contactar con Juanpe o con Leo para preguntarles, pero tienen el móvil apagado o fuera de cobertura. Eso sí, me parece que va a ser que no podemos elegir. VERO, dile a JULIO que Juanpe es el erizo y Leo es el León. A Sheila la conocieron más tarde. Muchas gracias a todos por vuestra lectura y comentarios.

Verónica Jazzy dijo...

Qué bonito, un final feliz, me gusta
Abrazos

Loquita Diplomada dijo...

Siempre me cuestiono el tema de la vida, la muerte, la reencarnación y aquí vengo a encontrar la respuesta!
Tendré mucho cuidado de ahora en más cuando agarre una piedra, vaya una a saber que personaje se está engendrando dentro de ella...
Espero en mi próximo nacimiento romper la piedra convertida en Bob Esponja :D
Un beso!

Alfredo dijo...

O de cómo las cosas (piedras) no son lo que parecen. No habíamos caído en la cuenta que hay que estar más minutos viéndolas para descubrir su verdadero "Yo" (reencarnado, claro)
Ingenioso y muy didáctico, lo utilizaré en más de una ocasión.
Abrazos

Charo dijo...

Ja,ja,ja! Qué bueno! me ha encantado lo de la enlapidación...quién sabe...puede que sea así, cómo no lo pueden contar...A partir de ahora voy a mirar las piedras de otra manera!
A mí no se me ocurrió nada con la foto que me mandó Dorotea y tampoco tuve mucho tiempo para pensar, la verdad.
Un beso.