-

-

¡Felices Navidades!

¡Felices Navidades!

jueves, 21 de agosto de 2014

Este jueves, fotografías


¿Se acuerda V. de esta vista?
Manolo se acordaba, ¿cómo no? El parque de El Retiro, en Madrid.
En su habitación en el hotel Villarón, en la norteña Matehuala, Manolo relee la postal y se sintió atrapado. Deliciosamente atrapado. Por eso decidió que sí, que en cuanto volviera al Distrito Federal le pedirá matrimonio. Hasta entonces faltaban unos días y seiscientos penosos kilómetros.
Recordaba aquella tarde, varios meses atrás, cuando se sintió cautivado por la belleza de una mujer morena de aspecto europeo. Atusó su bigote, colocó compulsivamente su sombrero y estiró su espalda para mejorar su porte. Y, para su sorpresa, la mujer se acercó a él. Se sintió un capaz de enamorar con solo su mirada hasta que escuchó que ella decía:
Don Manuel, ¿me recuerda?
Se quedó mudo. ¿La conocía? Al parecer sí, entonces ¿Cómo podía ser que no la recordara?
Soy Ángeles, la hija de Don José Calvet.
En la mente de Manolo apareció una niña traviesa, la hija del fotógrafo catalán de la calle Jacometrezo, en aquel Madrid que había dejado años atrás. Una niña que nada tenía que ver con esa mujer que le hablaba. Pero ¿Qué hacía ella en el centro de México?
Pues resulta que el bueno de José había decidido probar fortuna con su negocio en el nuevo mundo y no le iba mal, le iban saliendo trabajillos.
A partir de entonces Manolo visitaba con frecuencia el hogar de los Calvet, para hablar con José y estar cerca de ella.
Y efectivamente, al volver de su viaje se puso sus mejores galas, se fue a hablar con Don José, quien le concedió la mano de su hija haciendo alguna broma.
Manolo y Ángeles tuvieron nueve hijos. La quinta, Gloria, me dio la postal y me contó la historia que he recreado en este relato.
Gloria era mi madre.

No es la foto de mi vida, pero es una postal de 1908 a la que tengo mucho cariño.

Otros relatos sobre fotos que marcaron vidas en La Plaza delDiamante

14 comentarios:

Yessy kan dijo...


Una postal al que debes este relato tan hermoso, con un final de sorpresa. Me ha encantado la forma en que la narras, con mucha alegría y sentimiento.
Saludos

El Demiurgo de Hurlingham dijo...

En cierta forma, si es una foto de tu vida, y mucho. Se relaciona con el pasado anterior, con el de tu familia.
Buena elección.

Sindel dijo...

Una historia hermosa de amor, de años, de vida!
Me alegro mucho que tu mamá te la contará y te diera esa postal que hoy nos hace emocionar por todo lo que encierra detrás de la imagen.
Un abrazo inmenso.

SUEÑOS DE SINCERIDAD dijo...

Puede que no sea real para tí, pero en otro momento pudo ser el escenario de una foto que conllevaba esos recuerdos que pintas en el relato.
Un relato muy bien redactado, muy correcto. Da gusto leer así.

Tracy dijo...

Una preciosa historia de las que a mí me vuelven loca.

Leonor dijo...

Preciosa la historia que nos cuentas con aires de otra época cuando el amor necesitaba su tiempo de maduración. La postal es una joya.

Un beso amigo Juan Carlos.

Neogéminis Mónica Frau dijo...

Me encantó la manera en que nos has narrado esta preciosa historia. Con elegantes piruetas desde aquella primera vez en que el corazón del hombre se vio traspasado.
=)

San dijo...

Toda una historia Juan Carlos, es como para que te entretengas y le saques punta hasta convertirla en una novela.
Un abrazo.

Charo dijo...

Qué historia tan bonita, y además real! Yo creo que sí puede ser la foto de tu vida porque está claro que sin esa historia de amor tu no existirías. Un beso

Alfredo dijo...

Delicioso documento de especial valor para el recuerdo familiar y como imagen gráfica histórica.
Una joyita familiar para ilustrar una época y un momento entrañable.

Abrazos y gracias por participar.

rosa_desastre dijo...

Que toda una vida cabe en un rectángulo pequeño, una simple postal, cuántas historias atesora.
Un beso

Verónica Jazzy dijo...

Es una historia preciosa.
Abrazos

LAO Paunero dijo...

una historia y fotografía conmovedora Juan Carlos!!!

GUSTAVO CALLEJA MORAN dijo...

No tengo postales ni fotografias vetusta con historia. Y, la verdad, es una pena. Pues, siguiendo el modelo de inmortalidad que defendían los griegos, yo no puedo inmortalizar con mi recuerdo a nadie de épocas vetustas.
Medio beso con muchos días de retraso!