-

-

¡Felices Navidades!

¡Felices Navidades!

miércoles, 9 de julio de 2014

Reinas del grito


Este jueves el Demiurgo de Hurlingham nos propone escribir un relato sobre las reinas del grito, las actrices que en películas de terror son víctimas o corren el riesgo de serlo. En este enlace todos los relatos sobre la materia.

Para acompañar la lectura, un videoclip de la que, para mí es la reina del grito:


Y ahora, el relato:

Esto sí que es para denunciar a mi empresa por mobbing.

Sabía que me tocaría trabajar evaluando el casting de las actrices que van a participar en la película Zombies entre fogones, un seguro éxito de taquilla para la próxima temporada.

Estaba feliz, evaluaría a las aspirantes a actrices. Ya me imaginaba contemplando cómo les quedaba la camiseta mojada, que tal quedaban cuando, en la huída, se les rompía el vestido, pero ¿qué pensáis que me encargan?

El casting de la reina del grito.

Es decir, ante mí comparece una  bella joven y, nada más verme, grita como si su vida fuera en ello.

Eso desde las 8,00 hasta las 14,00 y desde las 15,00 hasta las 20,00. Desde el lunes hasta el sábado. Solo eso, contemplar como bellísimas mujeres me dedican sus más horrendos chillidos .

Al punto que cada vez que veo una mujer atractiva lo único que me viene a la mente es cómo gritará.

Y lo peor es que, finalizado el casting, cuando iba a darme un baño relajante, el espejo me ofreció esta imagen de mí mismo: 


Hay base para acusarles de mobbing, ¿A que sí?

16 comentarios:

El Demiurgo de Hurlingham dijo...

Ja, me hiciste reir. Me gustó esa faceta de broma.
Y Debe tener sus inconvenientes eso de horas escuchando sus gritos. Además que no todas las postulantes son necesariamente adecuadas para gritar.
Y la imagen final significa que fue duro tu trabajo.Tal vez, si no había alguna sutileza en el contrato, puedas quejarte.

Yessy kan dijo...

Me gusto el humor empleado en tu grito. Imagino que tanto embeleso por tantos gritos en todas esas horas tendría consecuencias. El espejo te lo confirmó, valla final tan impresionante. Genial tu relato. La canción del video y el grito son buenísimos.
Saludos

Neogéminis Mónica Frau dijo...

jajaaj muy original y divertido, Juan Carlos!....me has hecho sonreir mientras mi querida Bjork intercala shhhh con guaaaaa! jajaja
Gracias por el buen rato!
=)

San dijo...

Pobrecita, si es que ya hasta se llevaba el trabajo a casa. Original y divertido, si señor.
Un abrazo.

LAO Paunero dijo...

Ingenioso y con humor Juan Carlos...

Verónica Jazzy dijo...

No siempre trabajar nos ofrece satisfacciones, tiene sus inconvenientes, pero yo me he reído con tu humor.
Abrazos.

Alfredo dijo...

Real como la vida misma, pero eso tiene ser director de casting, otro día irá de besos y abrazos.
Divertido encuentro con uno mismo y su grito.
Saludos a medio grito, amigo.

Oriana Lady Strange dijo...

Todo trabajo tiene sus contras, pero no los acuses todavía, espera que llegue el casting de desnudos…ja ja
Me gusto el enfoque humorístico de tu grito.
Cariños…

Esilleviana dijo...

jajaja
la cara oculta de un buen trabajo. Realmente todo lo bueno encierra una parte lóbrega y totalmente opaca a las mejores sensaciones... :))

un abrazo

Carmen Andújar dijo...

Que dolor de cabeza, sólo de pensar en otro grito más.Debían haber hecho turnos.
Muy gracioso y original
Un abrazo

censurasigloXXI dijo...

Al menos que te paguen los gastos del psiquiatra....

Un beso, amigos.

José Vte. dijo...

¡Que bueno, Juan Carlos! Sus funciones está claro que no satisfacen sus deseos. Claro que quizás lo primero que tendría que denunciar es el título de la propia película "Zombies entre fogones" ¡Madre mía, Chicote de ultratumba ! jaja.

Un abrazo

casss dijo...

Tragicómico... Me he reído con ganas imaginando la situación. Te corresponde pedir que te computen doble el horario, por trabajo insalubre, al menos por esta vez.

besos

Liwk dijo...

Pobre, ese sí que es un trabajo duro. Me alegra que hayas traído a Björk.
Un abrazo.

juliano el apostata dijo...

estoy ayudando a un señor de mi pueblo, a su hija, más concretamente, a llevarlo a al cama y demás menesteres por que ha perdido casi toda su movilidad. el caso es que en viéndome a mí mismo en el espejo, me dije que..agggg...grité yo y también el señor cayetano, que así se llama el señor en cuestión. después del grito en plural, le pedí a mi hermana que me cortara el pelo. era peor esa visión que la de mil mujeres gritando al tipo de tu relato... O ESO CREO.
medio beso.

RECOMENZAR dijo...

Y no me cuentes nada me gusta leerte