-

-

¡Felices Navidades!

¡Felices Navidades!

jueves, 5 de junio de 2014

Este jueves, a trabajar



La jefa de redacción me ha encargado un relato con un máximo de 350 palabras, para rellenar un espacio en el ejemplar del jueves. Asunto: el mundo laboral.
La primera idea que me viene es la de un abuelo hablando a su nieto.
¿Sabes? En mis tiempos los trabajadores éramos respetados. Teníamos unos derechos que se negociaban periódicamente, los empresarios consultaban con nuestros representantes antes de tomar una decisión que nos afectara y, como teníamos salarios dignos y estabilidad en el trabajo, pudimos vivir holgadamente y el país creció, pasó del subdesarrollo a la modernidad.
El nieto corta la conversación. Tiene que salir con rapidez para llegar de los primeros al centro de trabajo, esperando tener la suerte de que el capataz le seleccione para trabajar esa jornada y así ganar un jornal.
El abuelo, que lo sabe, recuerda que la realidad de su nieto es la misma que, muchos años atrás le contaba su propio abuelo.
Probablemente el chico fue a pedir trabajo en un hotel (como el guerrero azul de Carmen Andújar) y le contratan como botones solo para la noche de fin de año. Tras infinidad de peripecias, le llaman unos tipos que van pasadísimos de todo.
Han apostado.
Uno de ellos tiene un mechero que según él nunca falla. Lo encenderá cinco veces y si las cinco se enciende,  ganará una jugosa cantidad de dinero. Si no, le cortarán el meñique y para hacerlo buscan a un pardillo. ¿Quien? Evidentemente al pringado del botones, a quien darán el dinero apostado si el mechero falla.

Entonces pasa esto:





En esta película, Four rooms, Tarantino consigue hacernos reír con esta barbaridad, pero además refleja como esa precariedad laboral induce a los trabajadores a hacer cualquier cosa por dinero, total, ya que saben que en ningún caso lograrán acceder a una profesión.

Y responden a la sociedad, a la empresa y a su propio empleo con la falta de solidaridad que éstos le muestran.

Ah, creo que Forges se ha sumado al jueves, ya que justamente hoy ha publicado esta viñeta:


Todos los trabajos jueveros de esta semana se pueden encontrar en Brisa de Venus

13 comentarios:

Tracy dijo...

Vaya padrino que te buscaste hoy, Forges. Así cualquiera.

Oriana Lady Strange dijo...

Fuerte!! Pero por desgracia tanto en tu país como en el mío, las cosas están casi iguales.
Aquí, algunos (desesperados) se tiran debajo de un coche o colectivo solo para cobrar un juicio.
Por desgracia una realidad que está vigente.
Cariños…

Ester dijo...

El empleo es un tema complicado y las historias del abuelo tardaremos en volverlas a escuchar.

Yessy kan dijo...

Lastimosamente la historia es cíclica. El exceso de población mundial es una de las causas.
Saludos

El Demiurgo de Hurlingham dijo...

Recuerdo esa película. No está mal.

Carmen Andújar dijo...

Muy bueno Juan Carlos, y gracias por acordarte de mi. No he visto la película; pero esta escena es buenísima. Y lo de la bandera, desde luego podía ser así, por qué nos dan por todos los lados.
Un abrazo

censurasigloXXI dijo...

Un jueves doloroso, amigo mío. Más que el empleo juvenil deberían marcarse un tanto con el de los padres o madres de familia...

Muy bonito el dibujo de la ciudad de debajo del título.

Un abrazo de los cuatro mosqueteros para todos :))

Alfredo dijo...

La Cámara es muy sufrida y caprichosa, tanto como tu historia que nos lleva del texto a la imagen pasando por el celuloide.
Imaginación para trabajar la tuya.
Abrazos.

Montserrat Sala dijo...

Hola Juan Carlos: El asunto laboral tiene miga. Ya se habló otro jueves una cosa parecida en la que se diero bastantes motivos del porqué de de esta situación que justificaban de varias maneras, Recuerdas?

Unos que si la superpoblación,
otros que si la tecnologia...
nadie dió en el clavo, igual que ahora.
Un abrazo amigo

Encarni dijo...

Todas estas sugerencias han llegado a mi buzón, desde el cual vamos a hacer una propuesta en firme: igual que en la antigua Grecia que las personas mayores, es decir estos abuelos y abuelas deberían tener un lugar donde expresar su ideas sobre el mundo, y crear una 'gerontocracia europea', trabajamos en ello.


Un saludo

(Departamento de Sugerencias S.A)

Charo dijo...

Es muy triste que los abuelos tengan que ver a sus nietos en peores condiciones laborales que ellos mismos cuando se supone que deberíamos ir a mejor no?
En cuanto a la película, esta no la he visto pero ¿no hay una de Hitchcock en la que hay una escena parecida con un Zippo?

Cristina Piñar dijo...

Yo soy de los que opina que pronto volverán los buenos tiempos, ojalá lleve razón. Buen relato, Juan Carlos. Un beso.

ibso dijo...

Nos confundimos al creer que los avances sociales y las mejoras en el mundo laboral estaban conseguidos y perpetuados. La democracia (o falsa democracia) nos indujo a este error.
Este mundo humano es injusto, profundamente injusto. En él solo prevalece el beneficio, tras la competencia encarnizada, y por lo tanto, solo los vencedores obtienen sus réditos. Y de este modo, los que vencen una primera vez tienen más poder y más fuerza para seguir ganando e incrementar así la diferencia social y, por ende, la injusticia.
Buen relato.
Un saludo.