-

-

¡Felices Navidades!

¡Felices Navidades!

miércoles, 19 de marzo de 2014

El tableteo de las cigüeñas



Por San Blas, la cigüeña verás. (Refrán popular).
En febrero llegan para anidar en toda la península salvo su extremo oriental, ya que no van más allá de Lleida. Sus nidos suelen estar en iglesias. 


Las fotografías que aparecen aquí las tomé en El Tiemblo (Ávila), donde hay una verdadera urbanización, con diez o doce nidos. Imagino allí el ruido que deben producir esas doce parejas chocando sus picos para producir su característico tableteo.
Hay curas que se quejan de los vecinos de la planta de arriba. Sus nidos son pesados y especialmente a veces se les cae su comida y en el entorno de la iglesia quedan cadáveres de ranas, víboras u otros bichos. En lo sexual no deberían quejarse, copulan con fines reproductivos, en parejas estables, y no se conocen casos de homosexualidad.

 Entonces, pudo ser que …


A la hora exacta llega David, hijo de Virgilio, el del bar de la Calle Mayor, que se fue a estudiar a Madrid y se quedó allí, trabajando en algo que los vecinos no saben qué es, pero suena a importante.

 Pasan minutos y pasan personas abrumando a David con saludos y deseos, hasta que un impresionante vehículo llega hasta el pié de la escalinata que conduce a la puerta de la iglesia. Baja Yasmina, hija de Don Cosme, el de la Caja y nieta de Don Braulio, el que controla todos los negocios en el embalse del Burguillo.
Yasmina camina elegante. Su vestido de novia se le ciñe a cada paso. Las mujeres envidian ese cuerpo, los hombres a David y éste casi babea pensando en lo que hará con ella unas horas más tarde.


La magia de la escena se rompe cuando ella grita horrorizada ¡Quítamelo, quítamelo! Don Cosme aparta de la cabeza de su hija el cadáver de lagarto que lanza con desprecio, acertando en la cara de su poderoso suegro.
David dice entender el mensaje de las cigüeñas y abandona el escenario, aún sabiendo que no va a olvidar fácilmente la imagen del trasero de Yasmina subiendo la escalinata.


Alguien entiende risas en el tableteo de las cigüeñas.



Más sonidos de primavera en el blog del jefe, Don Giuliano.

17 comentarios:

LAO Paunero dijo...

Pareciera ser que Yasmina acaparó toda la atención del novio y... entonces dejarán "la cigüeña" para después mi amigo Juan Carlos. En serio: muy interesante tus tomas fotográficas y comentarios ...

Tracy dijo...

Por aquí da la impresión que ni se han ido, ¿puede ser? como el invierno no ha sido muy duro, pienso que igual se han ahorrado el viaje de ida y vuelta.

censurasigloXXI dijo...

Ay, amigo mío, es que hay traseros inolvidables. me recuerda tu texto a los de Galdós...

Un abrazo a todos.

Carmen Andújar dijo...

Preciosas las fotos; pero claro es lo que tiene, nunca llueve al gusto de todos, y esa pobre chica, vaya susto y asco a la vez.
Un abrazo

Neogéminis dijo...

Ese es un espectáculo que me encantaría ver en primera persona...y escuchar, claro!
=)

Fabián Madrid dijo...

La naturaleza es naturaleza. Somos naturaleza.
Un abrazo.

Cecy dijo...

Mira que también a mi me gustaría ver el espectáculo que se ha montado con tantas cigüeñas dando vueltas.

Un abrazo amigo :)

casss dijo...

Me dejas la tentación de ver y oir lo que generosamente muestras en las fotos (y también con la pena de no verte en el encuentro)
besos y abrazos amigo

casss dijo...

y no te dije lo más importante, que el relato es una delicia (con esta mano dura que hace el ruido de las cigüeñas jajaja...soy más torpe aun)
besos

Sindel dijo...

Que curioso lo de las cigueñas, me encantaría poder verlo. Y el relato es genial, que pena que tenga que dejar ir ese cuerpo que tanto desea, pero a mi entender y si no es así corregíme, lo que paso debe ser de mal augurio no?
Un abrazo.

G a b y* dijo...

A partir de una inntroducción genialmente ilustrada por esas fotos que sacaste, se enciende la historia, con un toque de humor, algo macabro, jejeje! no quisiera que ningún resto de ese tipo viniera a dar en mi cabeza al pasar por allí!
Igualmente pienso, en lo bello que ha de ser, contemplar a esas aves tan bellas, por más bullicio que se monten.
Besos!
Gaby*

rosa_desastre dijo...

Vaya "adorno" para la pobre novia salido de la despensa de las cigüeñas...
Me encanta su plumaje blanquinegro compitiendo con los colores de la primavera, el repiqueteo de sus picos sobre los campanarios y cuando en bandadas cruzan los pueblos casi rozando los tejados.
Besos

Charo dijo...

Ja ja ja qué bueno Juan Carlos, pobre novia qué mala suerte caerle semejante bichejo encima! pero creo que si David quisiera de verdad a Yasmina no hubiera hecho caso de los malos presagios...digo yo!
Un beso

Alfredo dijo...

Curioso cuento para la reflexión, sencilla, pero reflexión. Y después de una doble lectura llego a la conclusión que no reflexiono nada, lo disfruto tal cual... David se lo pierde.
Abrazos

Loquita Diplomada dijo...

Muy buen relato, acompañado de las fotos que bien muestran a las cigüeñas, allá en lo alto de la iglesia, más toda la situación de la novia, el suegro, el cadaver del lagarto y el novio, que en definitiva, parece ser supersticioso y cobarde, jajaja! Muy bueno!
Un beso!

Pepe dijo...

Las cigüeñas paulatinamente han venido adquiriendo hábitos de permanencia, de no migración. En los alrededores de Córdoba y en algunos pueblos, su presencia en los campanarios es constante. El destino no quería que es boda tuviera lugar.
Yo tambien siento no poder abrazarte en el encuentro sevillano, amigo mío.

Leonor dijo...

Me encantan los nidos de cigüeñas y ellas con su tableteo risueño.

Besos