-

-

¡Felices Navidades!

¡Felices Navidades!

miércoles, 19 de febrero de 2014

Este jueves, una vida insulsa

Esta semana el tema son historias de vidas insípidas que algo hace cambiar. Recomiendo leer en este enlace, del blog de Maribel lo que han escrito otros compañeros. 





Aunque el escenario de su vida está muy cerca de la gran ciudad, a ella no le llega el resplandor de la metrópoli. En su pueblo los perros se atan con una maroma y las cosas se hacen como siempre se han hecho. Y quien quiera peces, que se moje el culo.

Y su vida discurre como siempre han discurrido las vidas de las mujeres de su pueblo. Ella hubiera querido peces, pero nunca le permitieron mojarse el culo.

Por eso se gana la vida limpiando una oficina bancaria. Limpiando todo menos los trapos sucios.

Limpia su casa y tiene la comida lista a la hora en que su hombre llega del campo y la cena lista a la hora que su dueño llega del bar.

Con cada barrido, conforme el polvo se va acumulando en el recogedor, los sueños se van acumulando en su mente.

Sus sueños cada día divergían más de la realidad. Cada día su matrimonio es más irremediable, cada día su aspecto se aleja más de la imagen que ella desearía, cada día … Ese día, en medio de su ensoñación, algo llamó su atención.

Era el sonido de una canción que le recordaba a los tiempos en que quería peces. Y en concreto a alguien. El sonido venía de la sala de espera, lo emitía un teléfono en cuya pantalla se leía  el nombre de ese alguien. 

No contestó.

El teléfono volvió a sonar.

Contestó.

¿Laura? Escuchó de una voz sensual de hombre.

No, no soy yo, he encontrado este teléfono olvidado en el Banco Central.

Ah, gracias, diré a mi mujer que pase mañana a recogerlo


Y ella siguió acumulando en su recogedor lo que sobra en el mundo real y en su mente más ilusiones, porque ¿Y si mañana ocurre lo que por un momento creyó?

16 comentarios:

emejota dijo...

¡Mientras no sueñe demasiado,todo irá bien, .... bien aburrido! Besos.

El Demiurgo de Hurlingham dijo...

¿Y por que no?

censurasigloXXI dijo...

Salir de la insulsez a base de sueños puede ser entretenido pero, a la larga, muy decepcionante...

Un abrazo.

G a b y* dijo...

Los sueños pueden servirle de flotador... pero sin dudas que lo que ella más desea, es realmente mojarse el culo (me he reído con esta expresión), pero cierto es, que eso no acontecerá, en tanto no esté dispuesta a modificar en algo su vida, como solemos decir acá, a veces hay que animarse a tirarse al agua!
Bien cumplida la consigna con tu relato!
Besos!
Gaby*

LAO Paunero dijo...

Tu historia es real y refleja el refugio de esta mujer en sus fantasías no tan fantasiosas. Es probable que si aparece la oportunidad "se moje el culo y ya".Muchos saludos Juan Carlos, me ha gustado mucho...

Carmen Andújar dijo...

Bueno, nunca se sabe, la suerte viene cuando uno menos se lo espera.
Muy bueno tu relato
Un abrazo

Pepe dijo...

Has dibujado el marco de un retrato visto mil y una veces. Vidas condenadas desde siempre a la rutina, al aburrimiento, a ir abandonando metas, a ir adormeciendo sueños. Un suceso aislado, puede parecer que nuevamente los alimentan, pero lo normal, es que sigan por siempre adormecidos.
Un fuerte abrazo.

Valaf dijo...

Una vida realmente insulsa la de tu protagonista, y de eso se trataba el jueves así que lo has bordado. Y ahora es la hora de un café en la cantina. Ahí te mando uno virtual.

Un abrazo

Mamaceci dijo...

Ayyy! que duro amigo! que triste! esa imagen que tan gráfica lo has dejado, de la mujer que recoge las sobras, lo que se cae del mundo real me va a seguir el resto del dia. Excelente construcción de imagenes y emociones has dejado aquí, aunque tristes...ya te lo dije!
Abrazo grande Juan Carlos y gracias por tus palabras en mi casa

rosa_desastre dijo...

Soñar es el único camino que transitan-mos muchos para hacer un mundo de una vida insulsa.
Nunca es tarde para comer peces aun a riesgo de mojarse el culo.
Besos

Matices dijo...

Creo que de alguna manera nos hemos acercado en nuestros protagonistas... Luchar, buscar, superar, a veces pienso que esos verbos quedaran en desuso.
Curioso, soñar seguirá siendo siempre conjugable para todos, los de arriba y los de abajo, porque para eso solo hace falta una cosa, ser humano y desearlo.
Por cierto, "asín" en el Diccionario de la RAE desde hace unos días...
Asín que te dejo, muchos besos para repartir y que sepas que os espero por mi tierra.
(estaba loca por utilizarla)
Un abrazo!

Leonor dijo...

Juan carlos, qué real! No nos damos cuenta de cuantas personas van restando días a su existencia sin que entre ellos haya ninguna diferencia, toda una rutina. Los sueños y los deseos quedan en eso, en pequeños instantes que se diluyen ante la realidad.

En cuanto a mi relato tienes razón, es real, así ocurrió mi conversación con Juan, el salinero. Me alegro de haber traido a tu memoria la zona de Camposoto.

Espero verte en Sevilla.

Un beso.

Alfredo dijo...

No hay nada más barato que ilusionarse. Pero los peces no vienen solos, hay que mojarse el culo.
La escena es muy gráfica y real, y en ella subyace una chispa de humor muy estimulante.
Abrazos

Charo dijo...

Es muy bonito soñar a veces hay que lanzarse a la piscina y luchar por mejorar tus condiciones, al menos intentarlo y hacer que las cosas pasen, no vale esperar a que vengan a buscarte a casa mientras pasas la mopa.
Has contado muy bien bien el día a día de una vida anodina y aburrida.
Un beso y hasta mañana.

Tracy dijo...

Muy original tu forma de contar la vida de la protagonista con sus pensamientos.
Me ha gustado mucho.

San dijo...

No esta mal soñar para salir del paso, pero hay que arriesgarse y mojarse, no cabe otra.
Besos.