-

-

¡Felices Navidades!

¡Felices Navidades!

jueves, 27 de febrero de 2014

Este jueves, un relato en el tren


Siguiendo la convocatoria de Susana, esta semana viajamos en tren. Empiezo pidiendo disculpas si mi relato es un poco lioso, pero este es un estilo que me interesa mucho probar.
Otros relatos ferroviarios, aquí


Cruza a toda velocidad tierras yermas, con rumbo oeste, como si huyera de la noche. Es un milagro de la ingeniería que aniquila la oposición del viento sin ser consciente de los motivos por los que realiza su labor.


En él viaja una mujer, enfrascada en la lectura de una novela que cuenta la vida de un hombre que abandonó su tierra, devastada por los abusos de quienes lo gobernaban, buscando una oportunidad en un país extraño, justo lo que vive el chico de la cazadora gris sentado dos filas más atrás. Él aún no sabe que logrará encauzar su vida cuando la desesperación comience a abrumarle, ni que gracias a la posición que adquirirá podrá ayudar a muchos de los suyos. Ahora lee un periódico deportivo que cuenta como se plantea el gran partido, al que van ese grupo de ruidosos hinchas que volverán a casa con el rabo entre las piernas, ya que su equipo será duramente derrotado y que uno de ellos, ese chico del jersey azul, quedará hospitalizado como consecuencia de los golpes que recibirá en una reyerta con seguidores del equipo contrario. Sí, ese mismo del que se ríen sus compañeros por su fracaso en sus intentos por llamar la atención de esa morenita que cruza el país llena de incertidumbres, pues su empresa la concede el traslado a la ciudad en que espera iniciar una vida en pareja. Incapaz de concentrarse en su libro, envidia a esa mujer que lee apaciblemente una novela que cuenta la vida de un hombre que abandonó su tierra, desconociendo que esa lectora será la pediatra que atenderá a los hijos que tendrá con el hermano de aquel que la abrazará en la estación.

16 comentarios:

El Demiurgo de Hurlingham dijo...

Está muy claro. La vida de los que viajan en ese tren están conectadas de una manera que no imaginan.
Me gustó.

Carmen Andújar dijo...

El tren y un buen libro, combinación ideal
Un abrazo

Sindel dijo...

Cuántas historias entrelazadas resultarán de ese viaje, aún no lo saben pero cuando pase será para bien de todos.
Muy buena idea Juan Carlos, me encantó.
Un abrazo.

jordim dijo...

El tren es una buena manera de huir, de llegar (a veces de follar)

Fabián Madrid dijo...

Original trama de historias.
Un abrazo.

María dijo...

El tren, una bonita historia, para este jueves.

Un beso.

G a b y* dijo...

Creo que todos van por el mismo carril, unidos como vagones hacia un destino que no imaginan, pero que sin dudas, los predestina a cruzarlos. Muy buen recurso el que empleaste, me recordó esa teoría que dice "todos estamos interconectados. Nuestras vidas están unidas de una manera invisible a las de otras personas cuyo destino está conectado con el nuestro". Veía una serial, llamada "Touch" que trataba un tema de este tipo. Me encantó Juan Carlos!
Besos!
Gaby*

Leonor dijo...

Todos vamos en el mismo tren. Me ha encantado cómo has enlazado sus vidas.

Un beso.

Marta C. dijo...

Pues creo que la experiencia ha sido muy lograda. Has entrelazado muy bien las vidas de unos personajes ajenos a lo que el destino les depara y que, en algunos casos, acabará uniéndolos. Me ha gustado, Juan Carlos. Y no es en absoluto lioso.
Un beso.

Matices dijo...

Lo has contado desde ese lugar desde el cual se puede ver el futuro, lo has ido enlazando cual partida de ajedrez ya jugada y con un resultado final conocido. Imaginas que la vida fuera así? que nos fuera mezclando y no interviniera el azar. Cada uno en su tren, en su vagón, en su viaje vital, desconocidos unidos por kilómetros de acontecimientos previstos. Alguien jugó a ser Dios. Interesante :)
Besos!

Tracy dijo...

En cada vagón de tren hay tantas historias como personas viajan con nosotros y es un juego el adivinarlas.

San dijo...

Y así es el viaje, un cruce de vidas aún por descubrir. Me gustó este entretejer que hoy nos presentas.
Un abrazo.

Charo dijo...

No me ha parecido tan lioso y me gustan este tipo de historias donde se entremezclan las vidas de las personas y hay alguien que lo sabe todo sobre ellas...
Un beso

Pepe dijo...

El tren, otro escenario donde tiene lugar la vida humana y en el que de una manera natural, se establecen relaciones, cruzamientos, enlaces, sin que los protagonistas en muchas ocasiones, sean conscientes de ello.
Un fuerte abrazo, Juan Carlos.

Alberto V. dijo...

Curiosa manera de entrelazar vidas anónimas. Caminos que se cruzan para seguir juntos o bifurcarse. Me ha gustado mucho. Lo arreglas bien al final. Lo siento por el pobre hincha de fútbol que recibirá unas caricias.

Un abrazo.

Oriana Lady Strange dijo...

Un tren que guarda muchas historias, que con tu talento para unir, has logrado entrelazar felizmente.
Muy bueno!!!
Cariños..