-

-

¡Felices Navidades!

¡Felices Navidades!

martes, 11 de febrero de 2014

Este jueves: Un amor para la Srta. Oria



Zana sentía que se estaba marchitando sin haber encontrado el amor de su vida. Por ello se decidió a visitar las oficinas de Col & Flor Asesores Matrimoniales.

Éstos, tras escucharla, dieron a una tecla y la vieja impresora, emitiendo un sonido así como “brrócoli, brrócoli” relacionó en un listado a los posibles candidatos.

A ella le iban pareciendo unos burros que tendrían interés en devorarla, hasta que vio el perfil de Roque. Y sintió el amor. Porque el amor también puede surgir a primera vista virtual.

Llegado el día, ella peinó con cuidado su verde pelambrera y aplicó crema para dar algo de tersura a su piel. 

Imaginaba como sería aquel chico, supuestamente de una buena familia, dedicada a la construcción de coches … realmente eso no le importaba a estas alturas de la vida.

Y llegó el momento. Nerviosa abrió la puerta del restaurante en que se habían citado, un coqueto local llamado El balcón de Casss.

Le reconoció. Estaba en la barra, elegante, con un impecable traje gris marengo y corbata color burdeos, que hacía juego con su vino. Y desprendía un aroma tan especial ... Ella se volvió a enamorar.

Roque la reconoció y, mientras veía como ella, con su sensualidad anaranjada, se le acercaba, sintió que se fundía.


El chef se emocionó al celebrar el maridaje de Zana Oria y Roque Ford.



Podéis leer más historias de amor en el blog oficial de El balcón de Casss


27 comentarios:

El Demiurgo de Hurlingham dijo...

Interesante la mención a El Balcón de Cass. Interesante encuentro.

casss dijo...

Hasta ahora sabía y lo compartía contigo, que no había nada mejor que tener por delante una zanahoria para correr por ella. Ahora se que también hay un Roque Ford y me parece genial ese encuentro para no hablar del lugar. Y si pongo un lugar así por ahí en la tierra del toro...?
GRACIAS AMIGO!!!! HA SIDO EMOCIONANTE LEERTE aunque se trate de un relato jocoso y divertido, escrito con mucho ingenio. Paro, porque esta máquina no hace más que decir "broccoli, broccoli, broccoli!!!!

Gracias por participar y beso enorme.

Montserrat Sala dijo...

Un amor a primera vista virtual. Y tardano???... sino fuera porque se citaron en El Balcón de Casss, no me lo creeria. Pero siendo así lo entiendo perfectamente.
Una histora de amor muy interesante, amiga. Un beso

Montserrat Sala dijo...

Juan Carlos, quise decir amigo. Un abrazo

Charo dijo...

Y esto se te ocurrrió así? nada más levantarte cómo me dijiste?...Ojalá me levantara yo con estas ideas tan maravillosas! Me ha encantado, y además no me lo veía venir...bueno, si que me extrañó un poco lo del pelo verde...
Enhorabuena!!!!

LAO Paunero dijo...

Alegremente bien llevado con buen gusto y humor del bueno Juan Carlos

Natàlia Tàrraco dijo...

En el distinguido balcón de Cass se cocinó un amor a simple teclado, irresistible cabellera verde de Zana Oria y perfumado Roque Ford, pareja perfecta. Nada almibarado, ni melaza, vegetal y lácteo.
Esta vez te ha salido la genialidad jocosa para darle la vuelta culinaria al tema amoroso. Aplauso
!BRRÓCOLÍ!!!

Marta C. dijo...

Imaginativo y divertido (siento el ripio). ¿Amore a primera vista? Habelos haylos, pero yo no sé si existirán.
Un abrazo

censurasigloXXI dijo...

¿Qué más se puede pedir a una entrada tan divertida como suculenta???

Muy agudo! Un abrazo a todos.

G a b y* dijo...

jaja! Qué genialidad Juan Carlos... y es que para el amor, solo falta flecharse, ya se sea animal, ser humano, hortaliza o queso (o cualquier otra cosa que haga agua la boca). Un amor muy disfrutable y delicioso!
Besos!
Gaby*

Gastón D. Avale dijo...

un buen conjunto de queso y vegetales! jeje... un gusto volver a leerte! un abrazo!

Tracy dijo...

Una pareja cuyo éxito está asegurado, no hay miedo de divorcio.
Muy ingenioso, jejejeje

Juan L. Trujillo dijo...

Brillante relato de humor (también de amor).
Por cierto este Roque Ford ¿puede ser el hermano de Henry el de los coches?
Un abrazo.

Cristina Piñar dijo...

¡Que chulo, Juan Carlos! Me encanta el final, jeje. Ah, y también me gusta el nombre del restaurante, claro. Un beso.

José Vte. dijo...

Vaya Juan Carlos, que historia más divertida y que bien llevada con ese final sorpresivo. Buenos maridajes los del restaurante El balcón de Casss.

Un abrazo

rosa_desastre dijo...

Ahora entiendo eso de..."el amor empieza por el estómago" ¡que fantastica fusión la de Zana y Roque.
Nunca, nunca es tarde para enamorarse.
Un besazo

San dijo...

Esta pareja promete jajaja, desde luego, amores para todos los gustos, y con este el gusto es mio, ahora mismito preparo el plato para picotear.
Besos.

Sindel dijo...

Ah como me engañaste!!! Es genial este relato, me divertí mucho con ese final totalmente inesperado. Que ingenio que tenes!!!
Un abrazo.

Carmen Andújar dijo...

Muy bueno, me ha gustado mucho. Esto si que es un amor a primera vista.
Un abrazo

Neogéminis dijo...

jajajaa qué bueno!...encantador romance que ha puesto su broche mezclando con excelencia sus sabores individuales, potenciándose uno a otro sin perder individualidad ni consistencia!
=)

Leonor dijo...

Amigo que buen sentido del humor tienes y que imaginación tan privilegiada. Me gusta el maridaje(como dicen los restauradores) de Roque Fort y Zana Oria.
Tendremos que ir a comer al Balcón de Casss.


Un beso.

Cecy dijo...

Fundiéndose en el mas natural de los amores, así se encontraron y amaron.
jeje

Aplausos amigo!!!
La originalidad me ha encantado.

Un abrrazo JC:)

Jorgelina D dijo...

¡Ainsss! No sabes lo que disfruté de tu relato, me encantó de principio a fin, porque si bien sorprende con su final, vas dando sutiles pistas desde el principio-
Aplaudo tu originalidad
¡Saludos Juan Carlos!

Alfredo dijo...

¿Amor entre pucheros virtuales?
He visto las viñetas... la zanahoria, el queso, las copas de vino (tinto) el taburete y la sonrisa de parte a parte (compartida)
Todo un cuento de Óscar al mejor guión original de Animación.
Abrazos

Pepe dijo...

Pues no sé, tendré que proponer un trío porque a ese maridaje entre Roque Ford y Zana Oria, le hace falta un comensal para dar sentido pleno a esa relación.
Disculpa la tardanza en leerte y comentarte pero he estado sin internet y muy liado. No pude llamarte aunque era mi deseo, pero queda poco para que nos veamos.
Un fuerte abrazo.

Esilleviana dijo...

jajaja
original y diferente, como siempre son tus escritos. No he probado la zanahoria con roquefort. Gracias por tu relato y por la sugerencia culinaria...

un abrazo

emejota dijo...

Huy cómo me ha encantado este encuentro, así, así es como va esto del amor verdadero, y no las milongas que nos quieren vender. Besos.