-

-

¡Felices Navidades!

¡Felices Navidades!

miércoles, 24 de abril de 2013

Este jueves, un relato sobre terrorismo.




"En esta época de locos
nos faltaban los idiotas del horror"
Franco Battiato en Bandera Blanca



          Relato adaptando la letra escrita por Dolores O’Riordan para esta canción:



Otra cabeza cuelga sumisamente, otro niño ha sido abducido.
A otra madre le partirán el corazón.
Y si a la respuesta a la violencia es el silencio, estamos muy equivocados.
Porque no me defendéis a mí, ni a mi familia; la guerra de la que habláis está solo en vuestra mente.
Seguís con la tabarra de siempre, pero ya no hay motivos. Las luchas, con esos tanques, esas bombas y esas pistolas de las que habláis solo continúan en vuestra imaginación.

Solo en vuestras cabezas, zombies.

¿Qué pasa en vuestras cabezas?




Otros relatos sobre terrorismo en este lugar de encuentro.

lunes, 22 de abril de 2013

Quietud





El agua está quieta. Es una lámina que refleja la paz de un cielo azul imberbe. ¿Que por qué digo azul imberbe? Pues porque las barbas del cielo son las nubes. Barbas blancas porque el cielo es viejo. Hoy no las hay. El cielo hoy está impecablemente afeitado.

Ni un atisbo de aire, si lo hubiera el agua tendría un leve movimiento, ¡si lo sabré!

La lámina comienza a reflejar unos movimientos que me gustan. Son apacibles movimientos debidos a las brazadas de una mujer. Las gotas se van cambiando el sitio suavemente como desplazándose por turnos en un juego. Sé que los produce una mujer porque son movimientos delicados, porque me gustan, incluso me excitan. No solo se que es una mujer, sé que es Bea, la amiga de mi hermana. Probablemente lleve ese bikini amarillo. Este año su cuerpo se ha hecho más femenino, sus pechos deben colmar el sujetador, los pezones resaltando, las nalgas rellenando con su perfecta redondez la tela amarilla, será aún mejor que el verano pasado.

Estrepitosamente el plácido mundo de la piscina se rompe. Las aguas saltan y caen lejos de su ubicación original. Seguirán las leyes de la física, si bien cada gota se siente viviendo una terrible aventura, un viaje a lo desconocido. No cabe duda que lo provoca un hombre, sin duda mi hermano. Y la lámina trata infructuosamente de recomponer su equilibrio, pero un braceo estentóreo se lo impide. Los ruidos del chapoteo son seguidos por chillidos y risas de mujer. De Bea.

Deben de haber salido del agua, porque la lámina se ha ido calmando; solo refleja tenues movimientos, los que produce la brisa del atardecer que me acaricia.

Imagino los millones de gotas reagrupándose, unas se reencontrarán, otras se encontrarán rodeadas de desconocidas. Tal vez se presenten, tal vez se hagan amigas. Ellas son todas iguales, todas válidas.

Las risas femeninas se alejan. Las siguen otras masculinas.

Una hoja cae bamboleándose hasta aterrizar en el agua y navegar. Sigo en cuanto puedo su apacible derrota hasta que sale de mi campo visual. Entonces distingo la voz de mi madre. Está hablando por teléfono: “Voy a buscar a Carlitos, le dejé en la piscina, ya sabes que era tan feliz allí. Ahora no puede bañarse, pero disfruta mucho mirando el agua. Sí, claro, quitamos el trampolín, lo primero que hizo Carlos después de aquello. Si, si, te dejo, llevo a Carlitos a cenar. Mañana te llamo, ¡tenemos tanto que contarnos! Un besazo guapa.”

Y tras cruzar con el consabido trompicón los raíles de la puerta de aluminio, ante mí aparece el salón en el que ya huele a comida.

- Carlitos, esta noche hay chuletitas, justo como te gustan ¿a qué estás contento?

La voz de mi hermano truena en el salón, como rayo que ilumina una pacífica noche. – Hasta luego mama, voy a dar una vuelta con Bea, cenaremos por ahí.

Noto algo en mis labios, no solo la impotente envidia.

- Carlitos cariño, venga, abre la boca, muerde tu chuletita.

Lo hago. La mandíbula aún me responde.

miércoles, 17 de abril de 2013

Renuncia en 20



Renuncio, abandono la seguridad de sus manos. Viviré mi guión, perseguiré mis sueños ...

... y quizá logre el amor de Princesita.
 

Fdo.: Il burattino della maschera
(La marioneta del antifaz.)

 

-    -    -    -    -    -    -
Mis marionetas mandan un abrazo muy cariñoso a Rosa, por el momento que vive; otro a Juji, algo desaparecidilla y a Neo, esta historia deriva de su propuesta juevera: la tragedia de la marioneta. 
*      *      *      *      *      *

Las renuncias de la semana en el blog del Sr. Director.

miércoles, 10 de abril de 2013

Mensaje en una botella


Estaba caminando por la playa, absorto en mis ensoñaciones, o agilipollado, como habría dicho Don Alfonso, aquel profesor de Educación Física, cuando algo tocó mi pie: Una botella con un papel dentro.
Quité el corcho y traté de sacar el papel, pero estaba húmedo y se pegaba al vidrio. Distinguía un mapa como esos en que los piratas localizaban sus tesoros y unas letras escritas en tinta negra corrida por la humedad.
Horas. El papel tardaba en secarse. Descubrí que la paciencia no se puede agotar. Ni la imaginación, que no paraba de hacer conjeturas.
Llegó el momento y leí:

Save me,
Save me from tomorrow

Y vi dos mapas. Uno a mayor escala definía una zona de costa, una carretera, un arroyuelo y una cuadrícula. La menor ampliaba la cuadrícula. Se veía una línea formada por tres palmeras, una X y el mar.
Localicé inequívocamente el lugar a cuatro kilómetros al sur de donde me encontraba. Luego busqué en google ese “save me, save me from tomorrow” y me llevó a esta canción:



Tomé el coche, en medio de ensoñaciones (o agilipollamiento), en las que veía tres palmeras alineadas, un pirata con quien combatía a espada, una bella princesa secuestrada, cofres, … Seguí la carretera, llegué al desvío, seguí el camino de tierra y las palmeras, una dos, tres y … ¡Un chiringuito! Con un gran cartel en que pone Costa Adelia, con un dibujo de mar, rocas y pingüinos.
Entré en el local y pregunté por el mensaje de la botella.
- Es una idea para publicitar el local que ideamos mi marido y yo. Está bien ¿verdad? Alguna frase de alguna canción que nos gusta y un plano fácil de entender.
Y en una paradisíaca terraza frente al mar, con buena música, rica cerveza y un plato de paella que me pusieron como tapa deduje que aquella botella no me había traído las emociones que esperaba; pero si una interesantísima información que memorizaría.



NOTAS:
1. Esta semana muchas botellas cargadas de relatos van, guiadas por la brisa de Venus, al blog de Encarni.
2. Habría preferido otro videoclip con la canción de World Party, pero de los pocos que admitía blogger. es en este en el unico que suena bien. Así que, aunque no era mi intención, aprovechamos para darle un palo a la petrolera BP, que seguro que se lo merece.
3. Costa Adelia es un guiño a la Antártida, adonde están yendo mis ensoñaciones o agilipollamientos en los últimos días. De ahi el pingüino del cartel.



miércoles, 3 de abril de 2013

Noticias de la prensa provincial



Esta semana la convocatoria de Gus nos lleva a los periódicos de provincias. Y me he ido a leer el Diario del Alto Aragón de Huesca y el Diari Segre de Lleida (o Lérida).

Entresaco las noticias que más me han interesado:

HUESCA.- La trigésima edición de la Feria del Libro de Huesca podría cambiar de escenario y pasar de celebrarse en el Parque Municipal Miguel Servet a la Plaza López Allué, tras la petición de varios libreros a la Asociación de Librerías de modificar la ubicación.

Veremos, me encanta donde la hacen ahora, a ese parque le tengo mucho cariño.

Se abrirá el 13 d'abril en Bossost y tendrá osos, lobos, linces, ciervos, muflones, rebecos, corzos, marmotas, nutrias, buitres y urogallos.
Lo que me parece una estupenda noticia. El pueblo es precioso y puede ser un buen medio para conocer a los animales de la tierra, como ya lo es la maison des loups, parque tematico de lobos en Orlu, sur de Francia.
Mantengo reservas sobre el modo en que mantengan a los buitres, es muy triste verlos en jaulas.
El autismo afecta a uno de cada 88 niños. El año, la Asamblea General de las Naciones Unidas declaró el 2 de abril como el Día Mundial del autismo.
Me acabo de enterar que hasta hace no muchos años los médicos atribuían el autismo a la falta de amor de la madre por su hijo durante el embarazo. Es decir, hasta hace pocos años y en aspectos como este la medicina no era ciencia sino meros prejuicios.
Que suerte tenemos de vivir estos tiempos.


Evacuadas ayer 333 personas del enclave del Balneario de Panticosa
Se abrió una vía por la que salieron clientes y trabajadores del hotel y 43 montañeros
Un total de 290 personas, 230 clientes y 60 trabajadores del complejo Panticosa Resort, fueron evacuadas ayer por la mañana del Balneario de Panticosa, establecimiento que decidió adelantar a ayer el cierre de la temporada, previsto inicialmente para el 7 de abril, por el riesgo de aludes que existe en la carretera de acceso al balneario, la A-2606, y los cierres continuados de esta vía por avalanchas de nieve. A las 290 personas hay que sumar los 43 montañeros que se encontraban en el refugio de Bachimaña y que también fueron evacuados ayer.

Esta historia me inspira un relato:
El ambiente del casino de Panticosa es de una quietud que contagia. Se contempla a las personas leyendo, paseando, degustando su café o en relajadas charlas en tono de confidencia.
¿Qué viviría alguien que no hubiera sido evacuado? Alguien que no estuviera registrado. Pongamos que se trata de una pareja de amantes que no están alojados en el hotel, que se han colado en alguna estancia, han hecho el amor y se han dormido.
Al despertar encuentran un escenario fantasmagórico. No ven a nadie pero sienten las presencias de siempre. Ella se aferra a él. Él aguza el oído tratando de comprender de donde proceden esos ruidos que parecen gritos amenazantes de gigantes.
La ventisca convertiría en suicida cualquier intento de salir del casino, el temor a ser descubiertos les aislará aún más … Hasta que vencen este temor y telefonean a los servicios de emergencia, que les darán consejos para subsistir hasta que sea posible llegar a rescatarles.

lunes, 1 de abril de 2013

Este lunes, un viento que pela

Estos dias, frío lo que se dice frío, poquito.
Pero viento .... una barbaridad.

Tanto viento que, como veis, despeinaba a las palmeras: