-

-

¡Felices Navidades!

¡Felices Navidades!

miércoles, 28 de agosto de 2013

Señal en ámbar



Esta semana Nieves nos sugiere que escribamos sobre esta imagen. A continuación mi relato, que seguramente no encaja en la idea de la convocante, pero que espero guste.
Más relatos, en el nombre del amor, en este enlace con el blog Matices en la vida

SEÑAL EN ÁMBAR

En el ámbar de tus ojos me perdí. Cautivo voluntario de su hechizo imaginaba el tacto de esa piel que recubre con deliciosa suavidad las formas de tu cuerpo. Y acaricié tu cuerpo perfecto con mi mente.(*)
Por ver tus ojos aparté el telón de tu melena y el ámbar brilló. Habría querido apartar también esas ropas que ocultaban tu natural belleza, para degustar cada uno de sus milímetros, dejándome ir, dejándote venir, hasta que se produjera nuestro encaje perfecto, hasta que toda la pasión se materializara en unos centímetros cúbicos de fluido blanco, hasta que alcanzáramos una catalepsia mágica de la que retornaríamos cuando recobrara la visión del ámbar de tus ojos, un ámbar que expresaría serenidad, plenitud.   
Al compás del ámbar de tus ojos surqué ríos y mares, soñando alcanzar corrientes incógnitas.
Y es que en el ámbar de tu mirada encontré respuestas a mis dudas, pasiones a mis pasiones, deseos para mis deseos, dudas a mis respuestas, pasiones a mis temores, incógnitas a mis deseos, certezas a mis miedos, dolor a mis logros.
Entonces vi una señal de stop que me advertía del peligro de continuar adelante, que me prevenía de la posibilidad de quedar encerrado en ese ámbar. 
La respeté.
Y marché, caminando ...





(*) Tomado de Suzanne, poema de Leonard Cohen 

27 comentarios:

Begoña Rosamarchita dijo...

cataléptico relato, me encanta lo del telón de la melena... y juegas muy bien con lo de la señal de stop. muy chulo, saludos ^^

El Demiurgo de Hurlingham dijo...

Creo que fue un error obedecer esa señal, es un riesgo que hay que correr.

emejota dijo...

Me ha encantado la sensualidad que desprende el relato. Bss.

LAO Paunero dijo...

Por algo hiciste caso a esa SEÑAL, seguro no era tu camino Juan Carlos. Me gustó tu escrito amigo!!

Montserrat Sala dijo...

Pienso que tu entrada, está muy en la línea, de lo que pide el enunciado.Me ha gustado tu versión.
saludo nuy cordial.

censurasigloXXI dijo...

O sea, una especie de "Ay, mi madre, dónde me estoy metiendo... se me llenarán los zapatos de barro", no? :)))

Un beso a todos.

Tracy dijo...

Las señales de ese tipo están para saltárselas.

casss dijo...

La atracción que se debate entre el querer y el no debo, entre la cabeza y el corazón.
Esos ojos color ambar y la debacle que provocan, están descriptas en un tono pasional, que encanta.

Un fuerte abrazo y un buen jueves.

Leonor dijo...

Ay, amigo, no debiste hacer caso a la señal. Quizá quedar atrapado en el ámbar te habría permitido conocer nuevos mundos. Me ha encantado la pasión que has puesto en tus palabras.

Besos.

Cristina Piñar dijo...

Al final decidió hacer caso a la señal, me pregunto qué hubiera pasado de no ser así. Le pudo el miedo y no se arrancó. Un relato muy chulo, Juan Carlos, me gusta. Un beso.

Carmen Andújar dijo...

A veces hay que poner la razón frente a la pasión. Tú lo has descrito muy bien con esas preciosas palabras.
Un abrazo

Teresa Oteo dijo...

Yo también pienso que hay veces que hay que arriesgar... igual detrás de la señal te esperaba algo que merecía la pena vivirse.
Besos amigo güevero!!

Lucia M.Escribano dijo...

Pues te cuento, que como yo creo más en el amor, que en la cordura jajjaja. Me saltaria la señal con pertiga su fuese necesario.
Sentir, vibrar, vivir...Es algo a lo que me niego a renunciar.
Me gusto la pasión que le pusiste al relato.
Por cierto: Me alegra que te guste el haiku de Jaime, lo escribi desde el amor que me inspira su inocencia y su alegría al disfrutar de la vida. Queda genial en tu blog...Este es su sitio. Besos a Cristina y a toda la familia querido amigo.

Charo dijo...

Me ha sorprendido el tono tan poético de tu relato porque no estoy acostumbrada a leerte así, pero debo reconocer que también lo haces muy bien. En cuanto a la historia, yo no hubiera respetado la señal, en esos casos es mejor arrepentirse de lo que has hecho que de lo que has dejado de hacer.
Besos

Lupe dijo...

¿Este es nuestro Juan Carlos...? ¡Mare mía!

Lástima que no cerraras los ojos y pasaras de la señal. Y dejarte ir y dejarla venir hasta...

Me has sorprendido, amigo.

Un abrazo.

Lupe

Neogéminis dijo...

A veces el verdadero amor no se materializa con pasión, sino con paciencia y respeto. Quizás en otro momento la señal de alto desaparezca ...y otro será el cantar!
=)

Sindel dijo...

Que pena que respeto la señal, quizás podría haber sido feliz, aunque entiendo que a veces es mejor no continuar.
Un beso y hermoso el tono de tu jueves.

Encarni dijo...

Lo mismo hubieras saltado la señal y luego si acaso se pone el freno de mano jajaa. ¡Cuánta pasión pordior!! Me ha encantado toda esa confusión que provoca el amor tan inflamado.

Un beso.

Alberto V. dijo...

Muy bonito relato Juan Carlos! Parece que el enamorado decidió poner tierra de POR MEDIO POR MIEDO a perder demasiado en nombre del amor. El ambar es el color de los indecisos, jeje. Un cordial saludo.

Matices dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Juan Carlos dijo...

Lo elimine sin querer y lo peor, sin habrrlo trrmknado de leer, si lo puedes rrescribir lo agradeceria. Maldito movil prestado!

Alfredo Cot dijo...

Es que Cohen, es mucho Cohen, inspira y compromete. Pero tú, no te quedas corto...
Abrazos

Juan L. Trujillo dijo...

Gracias por su comentario a mi haiku publicado en el blog de la amiga Lucía.
Me ha traído a la mente un atardecer en mi tierra manchega, que no tiene palmeras, pero si un buen queso y un buen vino.
Por cierto esa L. de mi frontispicio no es de Luis, esconde un López, asaz repetido junto con el Juan.
Un abrazo.

San dijo...

Tal vez esa señal de stop tenia su sentido, igual había que reducir la velocidad, igual había que esperar para encontrar la de adelante cuando pueda ¿quien sabe? el destino, es el destino.
Me gustó este otro registro Juan Carlos, me gustó mucho, se me antoja muy cercano y sentido.
Un abrazo.

Maria Liberona dijo...

Que bello escrito me ha encantado, muy romántico por lo menos para mi...

Auxi González dijo...

¿Qué esconderá el 'stop'? Siempre me hago esas preguntas cuando leo un relato corto. Siempre quiero ir más allá, rellenar las lagunas... Muy sensual relato.

P.D. Me encanta Leonard Cohen.

Matices dijo...

Pues aquí estoy en tu casa de nuevo, ante la señal de stop para dejar de nuevo mi comentario...
Recuerdo que pensé que pararse ante los instintos, medir el momento e incluso controlarlo no es malo en un comienzo. A veces el oro del ámbar deslumbra en exceso. Lo de "me marché", me ha dejado sorprendida, no sé si no lo leí la otra vez, lo cierto es que no lo recuerdo... ¿Porqué marchar?, ahora me he quedado intrigada, ¿no quiere ver lo que se ve a través del ámbar? vaya...

Besos!!