-

-

¡Felices Navidades!

¡Felices Navidades!

miércoles, 10 de abril de 2013

Mensaje en una botella


Estaba caminando por la playa, absorto en mis ensoñaciones, o agilipollado, como habría dicho Don Alfonso, aquel profesor de Educación Física, cuando algo tocó mi pie: Una botella con un papel dentro.
Quité el corcho y traté de sacar el papel, pero estaba húmedo y se pegaba al vidrio. Distinguía un mapa como esos en que los piratas localizaban sus tesoros y unas letras escritas en tinta negra corrida por la humedad.
Horas. El papel tardaba en secarse. Descubrí que la paciencia no se puede agotar. Ni la imaginación, que no paraba de hacer conjeturas.
Llegó el momento y leí:

Save me,
Save me from tomorrow

Y vi dos mapas. Uno a mayor escala definía una zona de costa, una carretera, un arroyuelo y una cuadrícula. La menor ampliaba la cuadrícula. Se veía una línea formada por tres palmeras, una X y el mar.
Localicé inequívocamente el lugar a cuatro kilómetros al sur de donde me encontraba. Luego busqué en google ese “save me, save me from tomorrow” y me llevó a esta canción:



Tomé el coche, en medio de ensoñaciones (o agilipollamiento), en las que veía tres palmeras alineadas, un pirata con quien combatía a espada, una bella princesa secuestrada, cofres, … Seguí la carretera, llegué al desvío, seguí el camino de tierra y las palmeras, una dos, tres y … ¡Un chiringuito! Con un gran cartel en que pone Costa Adelia, con un dibujo de mar, rocas y pingüinos.
Entré en el local y pregunté por el mensaje de la botella.
- Es una idea para publicitar el local que ideamos mi marido y yo. Está bien ¿verdad? Alguna frase de alguna canción que nos gusta y un plano fácil de entender.
Y en una paradisíaca terraza frente al mar, con buena música, rica cerveza y un plato de paella que me pusieron como tapa deduje que aquella botella no me había traído las emociones que esperaba; pero si una interesantísima información que memorizaría.



NOTAS:
1. Esta semana muchas botellas cargadas de relatos van, guiadas por la brisa de Venus, al blog de Encarni.
2. Habría preferido otro videoclip con la canción de World Party, pero de los pocos que admitía blogger. es en este en el unico que suena bien. Así que, aunque no era mi intención, aprovechamos para darle un palo a la petrolera BP, que seguro que se lo merece.
3. Costa Adelia es un guiño a la Antártida, adonde están yendo mis ensoñaciones o agilipollamientos en los últimos días. De ahi el pingüino del cartel.



28 comentarios:

Leonor dijo...

Qué buena idea para publicitar un local, quizá lo proponga este verano para el chiringuito de la playa.

Juan Carlos miedo me da pensar que ibas conduciendo en medio de ensoñaciones, te acuerdas cuando en vez de seguir a Tere te fuiste tras una rubia que tenía un coche negro. Menos mal que paró cerca.

Un beso amigo juevero.

Leonor

San dijo...

Pues yo tambien quiero ir a ese lugar y tomar una tapa de paella. El tema musical, me gusta.
Tus ensoñaciones o gilipolleces como decia ese profesor da para buenos textos.
Besitos.

Tracy dijo...

Has descrito muy bien la ensoñación y has pensado de una manera muy original la resolución del relato.

El Demiurgo de Hurlingham dijo...

No tengo tu temperamento positivo, a mi me parecería un chasco y creo que evitaría el lugar publicitado.

Liwk dijo...

Querido Juan Carlos,
¡Me da mucho gusto leerte! Siempre he disfrutado enormemente de los desenlaces inesperados y, bueno, también de la creatividad que a veces se requiere para ampliar el nicho de mercado. Vaya estratagema publicitario, el que nos has traído; me ha recordado mucho este asunto de liberar libros, no sé por qué. Tal vez porque los libros son también dignos mensajes de botella. Y, bueno, a todo esto, me ha encantado el mensaje que escogiste,
"Save me,
Save me from tomorrow"
Tan simple y tan escalofriante al mismo tiempo.
Te mando un abrazo.

Natàlia Tàrraco dijo...

Los hay que tienen ideas brillantes para atraer clientela, no era el paraíso o la Antártida pero se le acercaba mucho, esa playa, esa paella, placeres divinos.
Nada de agilipollado, amigo mío, quien no sueña con la Antártida o con la Atlántida o en las musarañas, esta verdaderamente perdido.
Un placer leerte, besito.

Mar dijo...

Mereció la pena el esfuerzo para esperar a leer, descifrar el mensaje. Con lo que a mi me gusta una cervecita al sol, cerca del mar...

Bss.

Neogéminis dijo...

jajajaj muy bueno!---original manera de atraer a los clientes!...pero, como el amigo Demiurgo, tengo que decir que para mí también sería una decepción que seguramente no me alentaría a comprar allí! ajjaja

un abrazo

Valaf dijo...

jajaja...original!!! Además, no todas las botellas contienen el mensaje X de la desazón y el berrinche, joder. Muy bueno.

Un abrazo

Cecy dijo...

Que ocurrencia para atraer a la gente al negocio. No esta mal. Igual yo paso.
Sálvame el día de mañana.
Tu ensoñación crean interesante relatos.
Oye, la imaginación es el mensaje que no nos puede faltar.

Un beso Juan Carlos.

Alicia Gonzàlez dijo...

Playa, sol, cervecita fría, pues no me importaría encontrar esa botella, es toda una tentación. Un besote

Carmen Andújar dijo...

Vaya una buena idea que se les ocurrió. No dio con el tesoro; pero si con una buena vista y una buena tapa, que no está nada mal.
Un abrazo

Encarni dijo...

Te cuento un secreto ahora que no nos oye nadie, yo hubiera hecho lo mismo que tú, y si encima me encuentro contigo y Cristina, me tomo una caña con vosotros, jajaja.

Un abrazo:)

G a b y* dijo...

Convengamos que el recurso de marketing empleado, es al menos original.
El fin primario fue conseguido, ahora hay que ver qué tan rico estaba eso como para regresar!
Besos!
Gaby*

Lucia M.Escribano dijo...

Jajajaa...El reclamo funcionó, y el sitio al fin mereció la pena, mensaje justificado entonces.
¿Y dices qué ? Paella, sol, música mmmm...Si tienen la cerveza sin alcohol ¿ te importa pasarme el mapa ?
Vale....que el mapa va con familia incluida, yo invito...Pero me traes a mi guapo amigo!!
Besos...un par para mi guapo amigo.

juliano el apostata dijo...

el río sequillo va a adr al valderaduy. este al duero. y el duero, creo recordar, a la mar. y la mar baña españa por todas las partes menos por una. así que he decidido tirar botellitas de licor vacías al sequillo conteniendo dentro mensajes para la gente. todos los mensajes dicen que quien encuentre una de estas botellas en la mar, es poseedor de 500 euros. sólo tiene que llamar a un fono.
el caso es que todas las llamadas me han venido de medina de rioseco, es decir, por donde pasa el sequillo...¡y es que no hice caso al nombre del río, es decir, que es el sequillo por algo...vamos, que estaba seco!
medio beso.

Charo dijo...

Ja, ja muy bueno Juan Carlos, una forma original de hacer publicidad y buena idea introducir la canción.Me gusta porque parece que va a ser un relato típico de "mapa del tesoro" y aunque se lleva una pequeña desilusión, al final lo que encuentra en también un tesoro.

Sindel dijo...

Me divirtió ese final inesperado, el tesoro también puede ser una rica bebida, acompañada de una deliciosa comida y buena compañia.
Felicito al publicista del lugar por la idea y a vos por esa imaginación que te hace escribir esas cosas.
Un abrazo.

Pepe dijo...

Como vehículo publicitario la botella con mensaje me parece bien en principio. No obstante, una pequeña pega. Si consideramos que una botella sólo llega a un destinatario, pienso que para llegar a muchos clientes potenciales han debido contaminar el mar con cientos de ellas y eso ya no me parece tan normal. :)
En cuanto a la cuestión subyacente del agilipollamiento, pienso que ensimismarnos en el hilo de nuestros sueños nunca puede ser tachado de gilipollez.
Un fuerte abrazo.

casss dijo...

Si ser gilipollas significa terminar en una terraza así... alli voy, a hacer gilipolleces!!!

Muy bueno, entretenido, original y tentador.

besos

Ceci dijo...

Ay Juan Carlos! ya no quedan tesoros por descubrir, ni piratas con licencia real para asaltar los mares, mucho menos damiselas en apuros!
Desconfie el hombre al que le llega a sus manos un mapa de tierra (toda descubierta) marcada con X a bolígrafo!
Muy bueno el relato, ya me parecía que no podia ser tanto misterio!!
Te mando un gran beso Juan, estaré por aquí siempre que pueda

Alfredo dijo...

Genial idea, y una vez metidos en la decepción de una realidad inesperada, bien vale un arrocito con mariscos y una buena sangría.
Sólo me falta saber si los portadores del "mensaje-mapa" tenían algún descuento al presentarlo en caja.

Abrazos

Lupe dijo...

Hola, Juan Carlos.

Me he divertido leyendo y escuchando tu relato. Has tenido una idea muy original. Lástima no pueda leerte ese profesor de Educación Física...Me has hecho recordar -no sin cierta ternura-un profesor que yo tenía de matemáticas-Don Rafael para más señas- que subido en la reluciente tarima nos espetaba: ¡parecen ustedes un carro de lechugas! Lo malo es que este, si tenía razón. Estábamos verdes, verdes en su materia...Jajaja

Un abrazo.

Lupe

Matices dijo...

Pues bienvenida sea la botellita, el mensaje, el mapa y la cervecita con paella... Al menos se plantea un día diferente y hasta emocionante... no creo que sean gilipolleces, más bien saber aprovechar la oportunidad de pasar un buen rato...
Me has hecho reír, Juan Carlos

Besos

Fabián Madrid dijo...

Muy original el texto y bien elaborado. Felicidades.
Un abrazo.

Mari Carmen Polo dijo...

Pues no te creas que no es una excelente idea para darle publicidad a un restaurante, bar, etc. de la costa. Claro que puede ser un poco costoso el tema de las botellas, pero divertido para el que lo encuentre seguro que lo es.

Gracias por la recomendación del grupo, Juan Carlos :)

Un abrazo

BEATRIZ dijo...

La idea de los mapas y la canción de google es buena,

Saludos y te aviso que yo no sabía de las botellas al mar y he puesto una, a ver si coinciden los naufragios.

Saludos.

Montserrat Sala dijo...

Estamos en crisis y las ideas para poder vender el producto que nos da de comer, son muy ingeniosas y muy variadas. Solo hay que leer tu entrada, para darse cuenta de ello.

Me ha encantado tu aportación a esta idea juevera,
Saludos muy cordiales.