-

-

¡Felices Navidades!

¡Felices Navidades!

miércoles, 24 de abril de 2013

Este jueves, un relato sobre terrorismo.




"En esta época de locos
nos faltaban los idiotas del horror"
Franco Battiato en Bandera Blanca



          Relato adaptando la letra escrita por Dolores O’Riordan para esta canción:



Otra cabeza cuelga sumisamente, otro niño ha sido abducido.
A otra madre le partirán el corazón.
Y si a la respuesta a la violencia es el silencio, estamos muy equivocados.
Porque no me defendéis a mí, ni a mi familia; la guerra de la que habláis está solo en vuestra mente.
Seguís con la tabarra de siempre, pero ya no hay motivos. Las luchas, con esos tanques, esas bombas y esas pistolas de las que habláis solo continúan en vuestra imaginación.

Solo en vuestras cabezas, zombies.

¿Qué pasa en vuestras cabezas?




Otros relatos sobre terrorismo en este lugar de encuentro.

22 comentarios:

Teresa Oteo dijo...

Así es cumpleañero!
Esa guerra no existe más que en cabezas abducidas, anuladas,vacías... pero el dolor y el sufrimiento que causan sí que es real.
Muchos besos y felicidades de nuevo, amigo güevero!

Cecy dijo...

Lamentablemente el silencio también en este caso es un acto terrorista.
Mentes abducidas por monstruos, que nos van exterminando a todos, y después el miedo, el dolor, eso ¿Qué pasa en vuestras cabezas?


Nuevamente, ¡Feliz Cumple! compañero juevero.

Un gran abrazo :)

emejota dijo...

Una terrible realidad, y lo cierto es que los abducidos no se enteran. ¿Por qué será? Bss.

Sindel dijo...

Mentes enfermas, con sus guerras imaginarias que causan dolores reales, que aniquilan inocentes, que llenan de tristeza. El silencio se suma al dolor por la injusticia, por la mirada al costado, por la incomprensión.
Un abrazo enorme. Y muy feliz cumpleaños!!!

Carmen Andújar dijo...

Es lo que trae el fanatismo; pero ese fanatiemo después comporta sufrimiento de muchas personas.
Un abrazo

Neogéminis dijo...

Nadie comprende qué puede pasar por esas cabezas...terrible metáfora para una realidad que es así de horrorosa.
Un abrazo.

G a b y* dijo...

Qué razón llevas! Hay que aletargarlas... esas cabezas son trabajadas a duro empeño sin importar lo que destruyen, desde adentro, y luego desde afuera. (bueno, a su entender imagino que creerán que construyen, no sé, ni imaginarlo puedo).
Besos!
Gaby*

juliano el apostata dijo...

alfredo lo ha bordado...
los compañeros leídos hasta ahora, incluido yo, hemos estado ahí...
pero juan carlos...UFFFFF...
HE DICHO¡¡
medio beso.

Matices dijo...

Es terrible, lo que no entra en cabeza como pueden convertirlos en ciegos, y en algunos casos hasta provocar su propia muerte...
Me encantó el tono que le has dado.

Besos

Tracy dijo...

El fanatismo hace a las personas inconscientes, locas, le roban el alma y los sentimientos.

Valaf dijo...

Todo empieza en las ideas, por eso el terrorismo es, primero que nada, terrorismo psicológico.

Un saludo

rosa_desastre dijo...

La ceguera de la razón es el mayor terrorismo, anular, destruir, desdoblar la mente al servicio del horror.
Un beso

Charo dijo...

Un relato lleno de verdad, el terrorismo empieza por la educación en la violencia y el fanatismo desde pequeños. Muy buena la canción que elegiste. BS

San dijo...

Me repetiré supongo en cada una de vuestras entradas, no alcanzo a entender, no llegaré a entender jamás.
Un abrazo.

LuisBernardo Rodriguez dijo...

Coincido con Charo, hay educación basada en la violencia que la verdadera "educación" no puede contra restar. Cuando una idea se forja desde el temor y la mentira, es más fácil que germine en terreno donde solo hay ignorancia.

Leonor dijo...

Mentes frágiles, fáciles de embaucar, luego un buen lavado de cerebro y ya tenemos un terrorista. Son carne de cañón, los grandes culpables se esconden tras unas siglas defendiendo una lucha sin sentido,(o con qué intereses que desconocemos) la época de las batallas pasó, ya deberíamos haber aprendido de nuestra historia y saber utilizar la palabra y el entendimiento. Pero para eso hay que educar en el respeto y la tolerancia.

Un beso.

Leonor

Alicia Gonzàlez dijo...

Lo más importante, no hay motivos, nada justifica una muerte violenta, ni las ideas, ni la política, ni el dinero, que son los verdaderos motivos. Besote

Encarni dijo...

Hay una palabra que puedo leer entre líneas en tu relato,y es MIEDO. El miedo está presente o por lo menos yo lo he respirado en estas cien palabras.

Un abrazo

LAO Paunero dijo...

Gusto en conocerte Juan Carlos. Dicen que los abducidos vuelven contentos, pero hay muchas formas de no ver la realidad, un poco las personas necesitamos refugiarnos en fantasías pero no tanto. Por otro lado hay silencios que no sirven por aquello de "el que calla otorga", pero definitivamente con violencia no sacaremos la violencia; la historia ha dado "probadas pruebas" de que es sembrar la misma semilla mi amigo. Me ha gustado tu relato y me quedo para tratar de seguirte....

Lupe dijo...

Hola Juan Carlos.

Imposible comprender lo que ocurre en esas cabezas. Incomprensible las razones que los empujan a esos actos criminales.

Me ha gustado como lo has presentado.

Un abrazo.

Lupe

P.D. ¿Queda un pedacito de pastel del cumple? Mis mejores deseos para ti aunque lleguen con cierto retraso.

casss dijo...

Explicaciones sí.Justificativos, jamás!!!!

un fuerte abrazo (espero que lo hayas pasado "chevere"!!)

besos

Cristina Piñar dijo...

La violencia no tiene justificación por más que se busquen motivos para ella. Los fanatismos no son buenos. Un beso.