-

-

¡Felices Navidades!

¡Felices Navidades!

lunes, 18 de febrero de 2013

El fantasma de Bo Xilai planea sobre el PCCh

EL FANTASMA DE BO XILAI PLANEA SOBRE EL P.C.Ch.


Este es mi último cuento escrito para el Taller de Cuentos de Aranjuez. La consigna era escribir sobre una noticia. A partir de una que El País tituló "El fantasma político de Bo Xilai planea sobre el P.C.Ch" surge esta historia, con una base real y un desarrollo imaginario, surrealista y en el que se trata injustamente a Xi Jinping y al funcionamiento de la Justicia en China sin fundamento alguno, son meros elementos necesarios para el desarrollo de la historia imaginada.
Fuentes:
http://internacional.elpais.com/internacional/2013/02/06/actualidad/1360139514_261983.html
http://internacional.elpais.com/internacional/2012/05/27/actualidad/1338128173_085638.html
http://www.eleconomista.es/interstitial/volver/directm12/internacional/noticias/397401/03/08/Como-funciona-el-Parlamento-chino.html
http://www.guardian.co.uk/world/2012/apr/11/bo-xiSoing-fall-chinese-news
http://www.que.es/ultimas-noticias/espana/201302061143-cumple-primer-aniversario-detonante-caso-efe.html
http://www.wantchinatimes.com/news-subclass-cnt.aspx?id=20120727000055&cid=1101
http://chinalawandpolicy.com/2012/08/19/the-trial-of-gu-kaiSoing-did-the-ccp-bite-itself-in-the-butt/
http://www.topchinatravel.com/china-attractions/fengdu-ghost-city.htm
http://english.caixin.com/2012-09-15/100438227.html
http://www.zaichina.net/2013/01/29/bo-xilai-un-nuevo-ilustre-en-la-prision-de-qincheng/



Miércoles 13 de febrero de 2013. Beijing. Plaza de Tiananmei. Llegan al Palacio del Pueblo los 2987 delegados para iniciar otro mandato en el que representarán la voz del pueblo chino durante los próximos cinco años. Algunos llegan por primera vez, muchos repiten. Bo Xiliai no regresará. Nadie es ajeno a ese hecho. Nadie habla de ello.



Quienes continúan recuerdan con rubor, algunos incluso con miedo, como despidieron a Bo un año atrás. Todos cariñosamente, algunos con empalagosas adulaciones. La estrella de Bo iba a llegar al cenit en el Congreso que el partido celebraría el siguiente noviembre.
 
Pero Bo no pasó de marzo. La línea que separa el honor y la humillación en el partido es difusa, como si la trazara un borracho con tiza invisible sobre arena de playa. Un día Bo apareció en el lado oscuro y no volvió a aparecer. Apenas se cuchicheaban rumores sobre la fecha del juicio en el que se conocerían las acusaciones que se le imputaban.

Wong Song repetía como delegado por la provincia de Shanxi y, saludando a otros delegados, vio como el veterano Tin Som caía al suelo. A plomo. Escuchó que cuando le transportaban a la UCI móvil negaba rotundamente. ¿Qué? Nadie lo podía afirmar, alguien dijo escuchar que hablaba de mujeres, opio. Y algo sobre Bo. Wong no fue el único que se estremeció.

 

Ya en la sala, Hu Jingtao abría la sesión del Parlamento con un discurso predecible. Wong iba confirmando hasta que punto habría ganado las apuestas que hubiera hecho sobre los temas que trataría, la forma en que los abordaría, incluso que palabras emplearía.

Lejos, a su derecha, escuchó unos gritos escalofriantes. ¡Vete! ¡Déjame! Y más palabras indescifrables. Pudo distinguir que seguridad se llevaba a Li Nisong, delegado de Anhui. Así de extrañamente terminaba su dilatada carrera política.

 

Hu Jintao continuó su discurso detallando cansinamente los éxitos de la nación, imperturbable aunque repentinamente otros delegados prorrumpieran en gritos y fueran evacuados por los servicios de seguridad.

El sereno discurso del líder contrastaba con la desazón de los delegados por esas extrañas reacciones de sus compañeros. Entonces fue cuando Wong escuchó una voz conocida:


- “Las plantas saben que la primavera pronto les dirá adiós, cientos de flores rojas y violetas compiten en belleza ” (1).


- Bo, ¿eres tú? ¿dónde estás?


- No estoy, amigo, ya no estoy.


- ¿Qué ocurre? ¿Es mi imaginación?


- Probablemente, querido amigo. ¿Te acuerdas …?


- No – Se escuchó murmurar a sí mismo y bajando la voz preguntó - Bo, ¿no estás detenido?


- No. Como ves soy libre. Absolutamente libre desde que dispararon en mi nuca.


- Vi tu foto en Quincheng esperando juicio.


- Buen actor al que han puesto. Hasta yo mismo a veces me creído que soy ese tipo. Su actuación llegará a su culmen en el juicio, donde asumirá humildemente todos los cargos y a lo sublime cuando le fusilen.


- ¿Fusilarán al actor?


- Claro, la historia termina con un entierro humillante y el ataúd debe ir lleno. El actor no lo sabe, pero interpretará su papel hasta el final.


Wong sudaba frío, trataba de no gritar, de no llamar la atención. - Bo, no me hagas daño. – Musitó.


- No vengo a hacerte daño, ni a hablar de temas desagradables Quiero recordar buenos tiempos ¿Te acuerdas del fin de semana que pasamos en Fengdu, en la casa de los fantasmas? Que presagio, ¿verdad?, fantasmas, jiji. ¿Y aquellas chicas que atendían nuestras apetencias? ¿Y ese vino alemán que tanto te gustaba?


- Bo, por favor, no es momento.


- Para mi ya son buenos todos los momentos. Ya no tengo necesidad de fingir ¿qué me van a hacer? ¿Imputar más cargos al figurante? Ya no me importa. Y tú, ¿a qué atribuyes mi defenestración?


- Todos lo sabemos, eras una figura emergente, o tú o Xi Jinping. Y él jugó sucio y te acusó de corrupción.


- Buen análisis amigo, pero, ¿Por qué no hicisteis nada? ¿Por qué habéis dejado que esto ocurra? Se me imputa corrupción y abuso de poder, pero no he hecho más de lo que hacéis cualquiera de vosotros. Lo sabes. Y sabes que muchos habéis disfrutado de lo que yo tuve. Te acordarás de aquella noche en el parque Eling. Y de aquella deliciosa jovencita del lunar. ¿Sabes? realmente ella no te deseaba.


- Bo, déjame. Sabes como es esto, nadie puede replicar, habríamos corrido tu misma suerte.


- Me sentí muy solo en mis últimos días. Yo tenía muchos amigos y ninguno estaba a mi lado. Entonces comprendí que es necesario visitar a los amigos, recordarles que uno les aprecia. Por eso he venido a saludarte, Wong. Ya te dejo, con tu brillante porvenir, con tus recuerdos, con tu conciencia.


- Bo, no es de nosotros de quienes te debes vengar, sino de Xi.


- Tengo tiempo, seguiré visitando amigos. No te preocupes, no olvidaré a Xi.


Y Wong, aterrorizado, vio cómo el personal de seguridad se le acercaba para evacuarle.


La prensa oficial hablaba de la espectacular jornada de apertura de la nueva sesión del Parlamento, que había aprobado con entusiasmo la gestión de Hu Jintao. Contra pronóstico no se hablaba del próximo relevo de éste por el joven Xi Jinping. Nunca se supo nada más del delfín, ni de muchos delegados.


Quienes pasaron aquel día por la Plaza de Tiananmen hablan de una extraña sombra que revoloteaba, feliz como una cometa, sobre el Palacio del Pueblo de Beijing.


(1) Versos del poeta Han Yu que citó Hu Jintao en la ultima edición del encuentro para el Diálogo Estratégico y Económico entre China y USA.

8 comentarios:

mariajesusparadela dijo...

Casi casi un cuento chino.

Natàlia Tàrraco dijo...

Un estremecedor aire, una fragancia de poesía china en medio de la más terrible obscenidad, lo peor esa soledad última sin amigo, lo peor el actor destinado a un papel trágico, lo peor la sombra en la plaza y un inmenso, incalculable, vacío.
Juan Carlos, me han emocionado tus letras, escritas desde una sensibilidad, ironía, genialidad auténticas. Besito cariñoso.

Juji dijo...

Te ha quedado impecable :)
Disfrute doble.
Un fuerte besazo, amigo.

Juan Carlos dijo...

De eso se trataba, de crear un cuento chino. Gracias.

Juan Carlos dijo...

Muchisimas gracias amiga. Me ha emocionado tu comentario. Besos.

Juan Carlos dijo...

Muchas gracias Juji, ¿qué decirte?, pues ¡que los fantasmas nos sean benignos!
Besazo.

Encarni dijo...

Yo creo que como mínimo tienes un notable en el ejercicio, porque meterte en la piel de un chino y contarnos la historia desde su punto de vista tiene mérito. Me ha quedado ese toque de conciencia que quieres transmitir.

Un abrazo

Juan Carlos dijo...

Gracias Encarni. Gustó en el taller de cuentos y yo disfruté mucho, me encanta escribir estos cuentos que exigen estudiar.
Un abrazo, amiga.