-

-

¡Felices Navidades!

¡Felices Navidades!

lunes, 28 de enero de 2013

Relato a pié de página (Versión extendida)



Siguiendo la convocatoria publicada en The Daily Planet's bloggers, este relato surge desde el primer párrafo de la página 53 del libro que estoy leyendo: Aurora boreal, de Asa Larsson. 


El golpe le hace caer de rodillas, aunque no hay arañazos ni hematomas porque la alfombra era bastante blanda. Después, el asesino le clavó el cuchillo dos veces. Por eso entró inclinado desde arriba. Por tanto es difícil definir la altura del asesino.

Fueron las primeras conclusiones de la policía científica. La autopsia, daría más datos. También la tupida alfombra, aunque esencialmente muda, hablaría.

Los inspectores miraban el cuerpo, antes bellísimo, ahora un desagradable deshecho, surcado por los cauces secos por los que manó la sangre, tendido en un extraño escorzo.

Mientras el Juez levantaba el cadáver los inspectores salieron al exterior. En el aire gélido de la madrugada ambos expulsaban humo, ella el del cigarrillo que fumaba compulsivamente, él solo vaho.
- ¡Queenie! Soñaba conocerla. - Confesó el joven. – No solo era un cuerpo perfecto, tenía esa expresión, esos ojos, esa sonrisa…
- Mucho glamour, pero ahí está, cagan y sangran, como cualquiera. - Respondió la veterana.

El cadáver lo descubrió una pareja a las 2,15. Tropezaron con él cuando se dirigían en creciente celo a su habitación. Ellos avisaron al recepcionista, quien llamó a Comisaría, de donde emanó la orden para que los inspectores cambiaran su pijama por un anorak y ropa de abrigo y salieran a esa inhóspita noche de miércoles de enero.
El recepcionista detalló las entradas y salidas del hotel, los huéspedes alojados.
A parte de él, a esa hora solo trabajaba el barman. Este relató que la víctima llegó al bar, deslumbrantemente bella y prometedoramente sola, a eso de las 11,45.
Durante su primer gin–tonic firmó tres autógrafos y despachó a dos moscones. Tecleaba su teléfono móvil.  Durante el segundo firmó otros dos autógrafos y despachó otro pesado. Al pedir el tercero guardó el móvil y comenzó a charlar con él. Tras el cuarto le insinuó cual era su habitación y se marchó. Era aproximadamente  la 1,45, Entonces solo quedaba en el bar una pareja muy acaramelada, la que encontró el cuerpo.

Los policías permitieron marchar al barman y, mientras bebían un café, vieron entrar al bar del hotel a una pareja que cargó su desayuno a la habitación 214.
La inspectora se acercó a ellos y les preguntó si habían escuchado algo esa noche.
Ambos lo negaron, argumentando estar en tratamiento de reposo, con fortísima dosis de somníferos.
Para sorpresa de su joven compañero, les arrestó.
En la Comisaría, ambos declararon por separado..
Él confesó que esa noche no había tomado los somníferos. Sabía que Queenie estaba sola en una habitación cercana y quería abordarla. Al oírla llegar, salió a su encuentro, ella gritó al verla y él, sin saber cómo callarla, la golpeó. Negaba, mentía, no saber nada de las puñaladas.
Ella había notado algo extraño en su marido, vio que había tirado su medicación al inodoro. Ella tampoco tomó su dosis. Fingía dormir hasta que le vio salir. Ella le siguió con un cuchillo para amenazarle y al ver aquel cuerpo inerte, descargó en Queenie dos puñaladas con la desesperación por su atractivo perdido .

- Los dos tenían los ojos enrojecidos, la mirada esquiva, estaban nerviosos … todo denotaba que mentían, no habían dormido en toda la noche. - Explicó la inspectora a su admirado compañero.

17 comentarios:

emejota dijo...

Muy tuyo, muy Juan Carlos, este también lo había reconocido, de haber participado en la quiniela. ¡Como se nota que hemos colaborado y que conozco bien tu estilo! Bsss.

Sindel dijo...

Otro más que no acerté!!! Pero que buen relato, me encantó!!! Lleno de intrígay suspenso.
Un abrazo enorme!!!

Leonor dijo...

No he acertado ni uno. Ahora los estoy leyendo de nuevo y sí que encuentro los estilos de sus autores. Pensé que el tuyo era el nº 6.
Un beso.

Leonor.

Tracy dijo...

Parece que este jueves os ha dado a todos por lo policíaco, parece que he sido la nota discordante.

Mar dijo...

Rediez, nada es lo que parece! ¡quien iba a decir que una parejita con somniferos y todo iba a ser la protagonista de tan desgraciado fin para Quennie!

bss.

Teresa Oteo dijo...

No te he acertado amigo güevero! te adjudiqué el 20!!
Me gusta el estilo.
Besos!!

Natàlia Tàrraco dijo...

La he leído Aurora Boreal, y por un pelo no te señalo, dudé, aiiiinnnns, compi. Te ha quedado impecable dentro de tu estilo que disfrutas con lo "negro" como yo.
Da igual no acertar, lo que hemos gozado.
Mira amigo, acababa de escribirte un mensajito Y SE ME BORRA, después va y me dá el "yuyu" artrítico que me quedé tiesa, la pupas soy. Besitooooo.

G a b y* dijo...

Ahora que ya está todo dilucidado, me pregunto: cómo no me dí cuenta?
El relato es estupendo. Una trama policial muy bien llevada. Francamente ha sido un placer leerlos a todos. Textos de muy buena calidad, pero además, lo entretenido de leer y pensar, y repensar, pararse en la duda y arriesgar (aunque nos equivoquemos).
Muy linda experiencia la compartida.
Besitos!
Gaby*

El Demiurgo de Hurlingham dijo...

Bien escrito e integrado con el parrafo. Acá las crueldad parece femenina.
Un investigador joven comenta lo perfecta la victima que era y la inspectora veterana desdeña eso.
Alguien ve a una mujer prometedoramente sola y una mujer celosa la asesina cruelmente. Haciendo imposible el sueño de más un admirador.

Juji dijo...

Lo sabía, jijijiji. De tu estilo y con gracia y salero, nos merendamos un cadáver y una pareja de no-asesinos (¡fue un mal entendido, ¡diantres!) con sumo placer.
Abrazotes enormes.

Cecy dijo...

Me llevo algunos libros anotados, y de veras, ahora que relaciono tu texto, me digo ¿porque no te adivine?, si tienes un estilo tan particular para escribir.
Me gusto mucho tu relato.

Ha sido divertido este juego.

Un beso Juan Carlos :)

Medea dijo...

¡¡Muy bueno Juan Carlos!!Me despisté aunque no fui muy lejos, te adjudique el de Natali que también era con arma blanca jajaja, en su caso con escalpelo.Me has hecho disfrutar de la novela negra pero ¡¡quiero máaaaasss!!
Ha sido complicado al igual que divertido, mucho nivel en todos.
A ti ha sido un placer volver a leerte ya sabiendo que eras tú y retocados detalles que hay que ir recortando para quedarse lo más en 300 palabras.Me ha gustado más si cabe esta versión. Un beso grandote amigo, también para Cris y los chicos

mariajesusparadela dijo...

No acerté ninguno, aunque, después de sabido, está clarísimo.

Pepe dijo...

No supe dar contigo, Juan Carlos. Te adjudiqué el nueve porque trataba de Vitorio Gassman y sé de tu afición al séptimo arte. Ya veo que estaba totalmente equivocado. Ha sido divertido ¿verdad?
Un abrazo.

Carmen Andújar dijo...

Pues no acerté, tú por lo que dices si. Para mi ha sido bastante dificil, algunos se han camuflado bien.
Un abrazo

Manuel dijo...

Buena perspicacia investigadora y bien conducido, jejejejjeje
Un abrazo

Toni dijo...

Si se hubieran tomado los somníferos...
Un relato policíaco con todos los ingredientes. Muy bueno, Juan Carlos. Un abrazo!