-

-

¡Felices Navidades!

¡Felices Navidades!

miércoles, 16 de enero de 2013

EL ÁRBOL DEL AHORCADO




Según cuenta la leyenda, un jueves de cada enero aparecen los cuerpos de los colgados en varios árboles por distintos campos y bosques.
Ellos vienen a contar sus historias, sus alegrías y las tragedias mientras vivieron, y también los motivos de su aciago final
No hay razón para temerles. Ellos solo quieren ser escuchados.

La noche del miércoles de luna creciente de enero, el suelo escarchado del bosque de Katstromu habría crujido con cada paso. Pero no habría ninguno, es en la que aparecen los ahorcados.


A veces alguien decide investigar ese fenómeno. Y la curiosidad mata al gato. Indefectiblemente los investigadores desaparecen o son rescatados con la razón perdida.

Este 2013, un investigador prepara su viaje para la mañana del jueves.

Cena una sopa que reconforta del frío exterior mientras conversa en tono cada vez mas suave y cercano con la posadera, legando a olvidar ese ulular que llega de fuera y espera sea efecto del viento.

Antes de marchar, besa a la posadera, quien saborea ese beso como último.

Absolutamente solo, en una mañana de frío inclemente, se interna en el bosque, donde antes de ver a ningún ahorcado, escucha:

- Mirad, un visitante. ¿Qué buscas?

Siguiendo la voz, ve un cuerpo pendiente de la rama de un haya.

- Conoceros.

- Conocernos – dice la voz imitándole burlonamente y lanzando una risotada, que se transforma en un clamor que llena el bosque. Hay decenas de ahorcados. Superando su miedo, explica que ha venido para conocer la historia de cada uno.

Se hace un silencio, que rompe otra voz.

- Vine como tú, en enero de 1913. Hablé con ellos y decidí unirme a este grupo de buena gente.

Otra voz llama su atención. Procede de un cuerpo lleno de picaduras y sin ojos.

- Fui asaltante de caminos. Era guapo, pero los cabrones de los cuervos

me atacan y no puedo defenderme. Y era honrado hasta los recaudadores nos dejaros sin recursos para subsistir. Como conocía el bosque decidí recuperar para mi gente lo que nos robaban. Hasta que me atraparon y me colgaron.

Una voz femenina dice.

- Me enamoré de un extranjero a quien mi gente consideraba enemigo. El intentó dialogar y le ensartaron con una lanza. Me consideraron traidora al pueblo y me colgaron.

Sigue escuchando y empaliza con los colgados. Se sube a un haya, rodea su cuello con una cuerda atada a una rama fuerte y a punto de saltar escucha.

- ¡No! – Grita la posadera - ¡Te quiero!

Entonces se deshace de la maroma y baja del árbol para abrazarla.

Y varios cuerpos más, al calor del amor, deciden soltar sus amarras con el pasado en la fría mañana para unirse a ese abrazo.

NOTA: Kat stromu significa, como todos sabéis, árbol del ahorcado en eslovaco.



Otras visiones sobre esta leyenda las recoge Luis en su Letra Digital Uruguay.

29 comentarios:

El Demiurgo de hurlingham dijo...

Tal vez la maldición sea la de la posadera, no la de los investigadores que tal vez busquen el arbol, por propia voluntad. Tal vez la posadera está maldita, en castigo por no haber detenido al primero, por no haber evitado su muerte. Mientras tanto, vive, permaneciendo joven y atractiva para ser amada por los que van a morir.
Podria haber sido un relato de dos convocatorias atras.

emejota dijo...

Como siempre un placer de lectura, me han quedado ganas de saber más. Muy logrado, si señor. Bsss.

Tracy dijo...

¡Qué bonito!, triunfó el amor.

Leonor dijo...

Después de soltarme de mis amarras, llamada por la voz cálida de otros ahorcados, he llegado hasta tu árbol y me alegro de que tú también hayas oído el clamor de los demás.
Por supuesto sabía el significado de kat stromu ( jajajaja).

Un beso amigo juevero.

Leonor

Natàlia Tàrraco dijo...

Ayyy se me borró el comentario.

Decía amigo y compi que el amor lo puede todo, corta sogas, crea empatías, une corazones hasta después de la muerte, obra milagros como esta bella leyenda que nos cuentas. Besito contento.

censurasigloXXI dijo...

Desean ser escuchados? Entonces somos muchos los que vivimos ahorcados, muchos los que somos casi muertos en vida para nuestros políticos....

Amores que desatan sogas, preciosas leyendas. Un beso a todos.

mariajesusparadela dijo...

Pues, sí, parece que la posadera tiene algo que ver...

Atalanta dijo...

Pues esta claro, aquí la posadera tiene algo de ver; lo mas seguro es que este era buen mozo y ya se sabe...

Besos arbóreos

G a b y* dijo...

El beso de la posadera se me antoja un mal presagio...
En fin, el amor tiene un poder que a veces nos cuesta evaluar, pero al parecer puede, desde llevar a atar el nudo como a desatarlo...
En lo personal, por ahí no me atrevería a andar (miedito).
Besos!
Gaby*

Maria Liberona dijo...

Muy buena historia la verdad es que me atrapo ja

Maria Liberona dijo...

Muy buena historia la verdad es que me atrapo ja

Neogéminis dijo...

Si pudieran hablar, sin duda muchos nos dirían que se arrepienten de haberse arrancado la vida...siempre hay otras alternativas ante el desconsuelo y la desesperación!

un abrazo

Sindel dijo...

Un relato inquietante, porque el final me deja con algunas dudas. Será que triunfó el amor o será una trampa de la posadera?
Lo leí dos veces, me atrapó y me dejó pensando.
Un abrazo.

Marta C. dijo...

Hola, Juan Carlos. Solo paso a dejarte un beso. No puedo participar en los jueves, pero ello no me impide pasar a saludaros y desearos un feliz jueves a todos.

Pepe dijo...

Somos legión los que nos gustaría que se nos escuchara y sí, en cierta forma, estamos ahorcados y maniatados y silenciados y...etc. etc. etc.
Me ha gustado el hecho de que el amor evitara su ahorcamiento.
Un abrazo.

San dijo...

Si el amor desata y evita, amemossssssss.Bueno tambien gritemos a ver si nos escuchan. ¿que fue de la posadera?
Muy bueno Juan Carlos
Un abrazo (besitos para Cris)

Teresa Oteo dijo...

No era necesaria la aclaración, yo también domino el eslovaco, amigo güevero :)
Pues yo creo también que ahí hay algún tema extraño con la posadera porque me cuesta creer lo del poder del amor, aunque sería muy bonito.
Muchos besos para toda la familia!

Cecy dijo...

Que poderoso puede ser un "te quiero" en el momento justo y cambiar el rumbo de las cosas.
Lindo ese abrazo que los alivia.

Un beso.

Carmen Andújar dijo...

Si todos estos ahorcados nos contaran el por qué de su acción, nos harían pensar de verdad, hasta que punto llega la desesperación.
Un abrazo

Gaston Avale dijo...

que lindo relato... por suerte hay muchos con lindo final :D

un saludo amigo... me gustó mucho tu aporte para este jueves

Alfredo dijo...

Bueno, lo de la definición en eslovaco, ya lo sabía... ¿Y quién no?
Lo que desconocía es el poder y el atrevimiento de las posaderas... porque te refieres a las posaderas de las posadas, verdad?
Hay que ver lo que puede dar de sí un relato con imaginación.

Abrazos y disculpa mi ironía, pero tu relato me ha abierto un montón de mundos paralelos.

juliano el apostata dijo...

"Bueno, lo de la definición en eslovaco, ya lo sabía... ¿Y quién no?"
pensaba comenzar así, como alfredo, pero como estoy hecho un vago, le copio...
en cierta manera me ha recordado este tu relato a una peli...ahora, aunque la tengo en imágenes en mi cabezota, no me pidas el título, por que de eso no me acuerdo...pero resalto la decisión del singular, del que quiere saber a costa de los peligros que pueda encontrarse...resalto a los héroes...resalto a los héroes locos que van en contra de los vientos...resalto que la mayoría perecen...pero demonios, lo que no me esperaba era que el amor fuera tan potente¡¡¡
medio beso.

Lucia M.Escribano dijo...

Cuando creemos en el amor, parece más facil el milagro,
de que alguien se fije en nosotros y nos salve de un trerrible final.
Me gusto tu relato.
Besos querido amigo.

Encarni dijo...

Yo también estaba allí colgada y nadie me preguntó, pero cuando vi a la posadera, me pregunté: será un beso de Judas?? No sé, pero creo que no, porque no volvió, el amor pudo más :)

Un abrazo.

Valaf dijo...

Al final Arquímedes tenía razón, sólo que no atinó: "denme una palanca y moveré el mundo". Pero esa palanca no es más que el amor. Muy bueno.

Un saludo

LuisBernardo Rodriguez dijo...

Genial aporte, amplía y mejora la modesta leyenda. En cuanto al amor... desata y rompe sogas y hasta cadenas. Da libertad y logra finales felices, que más se le puede pedir. Un abrazo grande y gracias por la letura.

casss dijo...

Qué imaginación buen hombre!!! Y si a eso le sumamos el estar bien escrito, pues da que al final nos creemos tu historia, y el próximo enero nos vemos alli. Eso sí... llego a la hora en que las cuerdas se desatan y el amor lo puede todo!!!

un fuerte abrazo

Matices dijo...

Creo que es el primero que tiene un broche final de cuento... "y fueron felices y comieron perdices"... El caso es que se agradece que una va retrasada y le sube el ánimo para seguir.
Muy bueno este cambio de chip, ingenioso amigo
Besos

Toni dijo...

No te conformaste con un ahorcado, hubo que colgar a muchos para tu relato :( Menos mal que los salvaste a todos :D
Sin querer, hablas también de tu bondad.
Un abrazo!