-

-

¡Felices Navidades!

¡Felices Navidades!

jueves, 31 de mayo de 2012

Este jueves un relato: en la quietud de la noche

Esta noche, una canción de quitarse el sombrero para acompañar la narración:
Sir Elton John: Tonight.


En la quietud de la noche

La noche está quieta. El viento no, sopla tenue y continuamente, desde el interior hacia el mar. Mi cuerpo lo recibe de cara y con agrado. Y mueve ligeramente su cabello, dando dinamismo a su belleza.
Se huele humedad.
La negritud de la noche la mitiga una luna en cuarto, creciente o menguante, no lo sé, la luna es mentirosa, pero estoy tan a gusto que no me interesaba interpretarla. Basta sentirla. También vulneran la negritud diversas suaves luminarias, no más de las necesarias para ver la mesa, los platos … y especialmente, verla a ella.
¿Marco idílico?
Sí.
Un marco idílico en que cada uno degustamos nuestro lenguado Meunier, al ritmo suave de la música de violines que flota por la amplia terraza del restaurante.
Mi mirada, seguramente intensidad y fascinada ante su sonrisa, el brillo en los ojos, provoca que ella, como queriendo evadirse, dé un trago del vino rosado con acertada coquetería.
Demoramos catar el postre, dejándonos vivir en la magia del momento como la gaviota deja su vuelo al pairo de los vientos.
Nuestra conversación está repleta de coincidencias, de sensaciones compartidas. Como seres incompletos que han encontrado su complemento.
El tiempo del restaurante llega a su fin, acompaño su paso tocando su hombro, su talle; sintiendo como ella toca mi espalda, mi cintura y como, cuando bajo nuestros pasos cruje la gravilla del parking, me toma de la mano.
De vuelta a casa, nos cruzamos con un coche en que una parejita viaja en busca del placer que obtendrán sobre el acogedor frío de la arena, mientras el rugido del mar acalla los gemidos del placer que se concederán.
Dentro de la ciudad, un semáforo pauta nuestro camino y mi mano avanza hacia ella, que la retiene con la suya, para terminar ambas, unidas, sobre su muslo. La beso y siento la suavísima rugosidad de su lengua en la mía, y cómo ambas se enzarzan en un jugueteo deliciosamente simple, sencillamente perfecto. Y un pitido anuncia que es momento de continuar el viaje.
Vemos jóvenes que caminan en grupo, como horda que busca enemigos de los que carecen. Dispuestos a inventarlos.
Y un nuevo semáforo, otra luz roja que nos retiene y contemplamos en silencio intensas luces en bucle, unas azules, otras anaranjadas, que evidencian que la lotería de la noche no ha tenido compasión con alguien.
La luz verde da vía libre a nuestro proyecto. Continuamos hablando del pasado y pensando en el inmediato futuro.
Aparcado el coche, un chico que vomita en un alcorque sin árbol. Ella se le acerca y él miente que todo está bien, marchando con unos pasos (y una dignidad) que dan tumbos.
Entramos en casa, cerrando la puerta que nos aislarnos de esa noche, noche que igual que a nosotros nos ha sonreído, ha sembrado placeres y derrotas, calamidades y lecciones, ha afianzado lazos o ahondado en soledades.
Noche a la que nos abandonamos con tanta obediencia a las leyes de la naturaleza como lo es la caída al suelo de las prendas de las que nos vaamos desprendiendo.





Más visiones de la noche quieta (o inquieta) en el mundo deliciosamente jazzy de Neogéminis.

lunes, 28 de mayo de 2012

Nuevo disco de Love of lesbian

Entre que he perdido contacto con las novedades discográficas y que la industria tampoco ofrece mucho que valga la pena, llevo bastante tiempo sin disfrutar la salida de un disco.
La semana pasada tocó, se publicaba el nuevo disco o nuevos discos de Love of lesbian, un grupo que puede ser prejuzgado por su nombre, lo cual sería bastante injusto.
Gloria, mi hija mayor lo compró el día de su presentación, el pasado miércoles. Desde entonces lo vengo escuchando, hasta ahora con atención el primer disco, llamado La noche eterna.

Love of lesbian realizan una música elaborada, con una instrumentación compleja, muy cuidada, con frecuentes cambios dentro de cada tema. Que nadie espere temas repetitivos.
Su vocalista, Santi Balmes ¿mal cantante? Ha sido muy criticado. Yo veo un personalísimo y maravilloso intérprete que trasmite mucho sentimiento.
Las letras, a veces algo extrañas, son dignas de atención.

Muchas canciones de este grupo catalán tienen verdadero embrujo, cautivan. A modo de ejemplo, Incendios de nieve o Domingo astromántico.

Así que mi recomendación de que prestéis atención a este disco, a este grupo y como muestra un botón, una canción muy de su estilo: Oniria e Insomnia.

¡Ojalá lo disfrutéis!

miércoles, 23 de mayo de 2012

La maison du replicant




La convocatoria de este jueves nos lleva a hablar de replicantes y a buscar los relatos sobre la materia en esta página auténtica, acredito, la de siempre, la de Gus.





(La casa se sitúa a orillas del lago Leman, han llegado a ella tras cuarenta y cinco minutos de trayecto desde Ginebra en coches particulares. Les guiabaun todoterreno de la organización, con la que habían concertado la visita con tres meses de antelación. El grupo está formado por diez personas de diversa procedencia, cuatro estadounidenses, dos venezolanos, tres japoneses y un árabe. Encuentran una construcción moderna, en la que combina el estilo tradicional alpino con grandes cristaleras. Su frente perece tener unos treinta metros y se adivina mucho fondo. Les recibe un hombre elegante, maduro, pelo plateado peinado con esmero, traje azul marino camisa blanca y corbata de color rojo intenso).

Bienvenidos, amigos, a la Casa del Replicante. Una joven empresa que aquí, en este discreto rincón, ofrece la solución más adecuada a uno de los problemas seculares de quienes gozan de celebridad,

(El hombre con profesionalidad lleva al grupo al interior de la casa, hablando a la vez que confirma que todo el grupo mantiene la atención).

Ha sido tradicional que se cubrieran asistencias a actos con dobles, seres humanos que por tanto son proclives a la indiscreción, a la insubordinación, además de tener relaciones familiares y sociales gente que pudiera llegar a saber demasiado. Algo arriesgado y que ha dado lugar a actos que resultan reprobables.

Nuestra solución es mucho más satisfactoria, combinando genética y robótica hemos creado seres que pueden cumplir la función de doble. Les llamamos replicantes como homenaje a lo ideado por Philip K. Dick en su novela ¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas?,

Aquellos seres, eran modelo Nexus 6. Partiendo de aquel modelo, nuestros investigadores han ido perfeccionando nuestro producto, siendo lo que ahora ofrecemos el modelo Nexus 13.

A continuación podrán ver algunos de nuestros productos

(Llegan a una sala en cuya entrada aparece el rótulo “Sala de reciclaje” en la que ven a Gadafi y Steve Jobs jugando al billar, bajo la mirada de un Obama unos cuantos años más joven)

Verán que el parecido físico es absoluto, pero su perfil psicológico no queda atrás. Volcamos en la memoria de cada uno horas y horas de recuerdos, obtenidos de conversaciones con la personalidad replicada, y sus conocimientos se integran con los estudios que han realizado.

Por ejemplo, ¿Quién creen ustedes que tiene mayores conocimientos jurídicos, ¿Barack Obama o ese replicante que comenta las acciones de los jugadores de billar?

(Pausa para escuchar las risas de los asistentes)

Y, ¿les digo lo mejor? Ese replicante de Obama (entre nosotros, aún modelo Nexus 12) tuvo un éxito arrollador en un mitin en Memphis, ese Steve Jobs ha recibido tres nombramientos como doctor honoris causa y ese Gadafi ha pronunciado incontables discursos abrasivos en la televisión libia.

(Permite a los asistentes hablar con los personajes presentes en la sala, en la que aparecen Lady Gaga y Leo Messi en animada conversación. Consciente el guía de haber logrado el efecto deseado, concluye su discurso).

Señores, señoras, cualquiera puede tener su propio replicante, pos solo treinta mil euros la unidad y solo diez mil más cada copia adicional. Con garantía de dos años de perfecto funcionamiento. Ustedes tienen a su disposición la solución que les permitirá cumplir con sus compromisos y gozar de su intimidad.



miércoles, 16 de mayo de 2012

Este jueves, pacto con el diablo.


Mi querido amigo Gustavo, más que nunca en micro, recopila esta semana pactos con el diablo en este enlace.



Este relato es una recreación de la película El corazón del ángel, dirigida en 1987 por Alan Parker, con Mickey Rourke en el papel de Harry Angel y Robert de Niro en el de Louis Cyphre (pronunciado Lui-saifer).





Harry Angel me pidió que le acompañara, como asesor jurídico. Alan, común amigo, le había recomendado firmar un contrato para salir del lío en que se había metido.

 

Subimos en un oscuro y sucio montacargas que rechinaba para llegar al elegante despacho, con predominio del tono rojizos, donde Louis Cyphre, amable, confiable, nos ofreció un contrato que leí atentamente y al que di mi visto bueno.

No volví a saber de Harry, no respondía mis cartas. Recurrí a Alan, que tardó en responderme alegando extraños problemas de salud. Me contó que lo último que supo de Harry es que había ido a Nueva Orleans para investigar en el mundo de la magia negra y el vudú.

Perdonad, os dejo, otra vez esos terribles pinchazos. ¡Aaaay!

miércoles, 9 de mayo de 2012

Érase una vez ...


Había una vez, y sigue habiendo y seguirá, un blog llamado Ya que digo, en el que el mago José Vicente realizaba encantamientos a través de las palabras, que una semana, al ritmo de Quelsevol nit pot sortir el sol, nos convocó para escribir un cuento fantástico y aquí se encuentran los enlaces a cada uno.



Érase una vez un elegante caballero, dotado por la naturaleza para la seducción. Esbelta figura, pelo engominado y armadura tan radiante como su sonrisa, volvió al reino tras completar su educación en las universidades más exclusivas, considerándose destinado a liderar el mundo aplicando su doctrina neocon.

Érase una vez, la misma vez que antes, un príncipe azul. Literalmente azul. Acomplejadito el pobre dado el color de su piel. Un príncipe que quería la paz, el progreso de todos sus súbditos en un reino que respetara la policromía.

Érase también esa vez una bruja borracha que a menudo deambulaba lanzando hechizos sin ton ni son.



Y esa vez coincidieron todos en el castillo, cuando se velaba el cadáver del rey. Estrictamente su mitad inferior. La superior estaba en las tripas de un par de velocirraptores que, curiosamente, le pudieron tragar.

En el castillo se conoció la noticia del accidente del rey cuando cazaba dinosaurios en el Parque Jurásico con poca sorpresa, sabían que era un caso perdido.

El Consejo de Notables, con todos sus miembros debidamente uniformados, debatían sobre la conveniencia de permitir gobernar a un ser azul. Un ser azul que escuchaba los argumentos con resignación, mientras dibujaba un paisaje lleno de colores.

En ese trance irrumpió en la sala el elegante caballero, presentado por la cruel condesa Desespe como Pércival, comenzó a explicar a los Notables, con ayuda de presentaciones powerpoint, como podrían acondicionar el castillo y mejorar sus negocios eliminando gastos innecesarios como los de educación o sanidad.

Los Notables escuchaban con la boca abierta, asintiendo bobaliconamente en cada estudiada pausa del inesperado orador. El príncipe negaba repetidamente con la cabeza y tomó tímidamente la palabra, que Pércival le arrebató en seguida con su voz potente y segura, descalificándole con un ingenioso chascarrillo en alusión a su color que desató las risas de los Notables.

Llevaba un rato observando la escena una bella joven, que se presentó:

- Soy la princesa Gafotas, del reino vecino. He venido al funeral del Rey y no he podido dejar de escuchar lo que se está diciendo. El único sentido que tiene un gobierno es dar servicios a su pueblo …

Pércival la interrumpió con una risotada. El príncipe se enamoró perdidamente de ella. El flamante caballero continuó la risotada descalificando a la princesa por ser mujer, extranjera, ignorante y tener unas ideas anticuadas. Y segundos más tarde su espléndido cuerpo quedó reducido al de un sapo.

En medio de la consternación se escuchó:

- A mi nadie me llama anticuada ¡hics! ¡papanatash!

Y la bruja borracha se alejó, trazando perfectas eses. Y maldiciendo, como siempre.

Ni que decir tiene que el príncipe fue proclamado rey, que sustituyó en su Consejo a los Notables por Sabios, que el reino prosperó dando cultura y servicios adecuados a sus ciudadanos.

Y la bruja obtuvo una cátedra en la Universidad y pudo eliminar sus verrugas con cargo a la Seguridad Social. A la salida del hospital un mendigo la piropeó, y ella, emocionada, le transformó en Brad Pitt y se lo llevó a su casa. Dejó la bebida.

Y por supuesto, el Príncipe Azul se casó con la Princesa Gafotas y tuvieron un montón de hijos blanquiazules.
Y astígmatas.

Y blanquiazulín, blanquiazulado, este cuento ha terminado.

miércoles, 2 de mayo de 2012

Este jueves, un castillo sitiado.

Para este jueves Teresa nos propone escribir sbre un castillo medieval que recopilará entre sus puntos suspensivos.


En un reciente viaje a la sierra de Cazorla he visto castillos maravillosos, gracias a los consejos de San, y especialmente de Jose. Castillos andaluces como el de Segura de la Sierra, en el que situaré mi relato y que ayudan a comprender mejor esta bella declaración de amor de John Cale a Andalucía
:

Las fuerzas cristianas, tras su victoria en las Navas de Tolosa, ampliaban su dominio sobre la región con una facilidad indecente. Ante ellos nuevas ciudades, nuevos asentamientos, botines, poder. Y nuevos paisajes:

Cuando llegaban al reino de شَقُورة (Shaqūra, hoy Segura de la Sierra), los pobladores optaron bien por rendirse confiando en convivir con, o más probablemente bajo, la fuerza de los conquistadores o resistir. La huída sabían equivalía al suicidio.

La treintena que optaron por la resistencia se hicieron fuertes en el castillo, bajo el caudillaje del guerrero Sulayman.


Antes limpiaron de maleza las abruptas laderas y llenaron de víveres las bodegas, dispuestos a soportar un largo asedio.

Desde allí contemplaron como las tropas de la Orden de Santiago, hacían suya la ciudad, sufriendo impotentes los desmanes de los invasores.

Suero Rodríguez, comandante de las tropas invasoras leyó la estrategia de inmediato. El castillo resistiría cualquier ataque. Allí los centinelas estarían avizor y no solo ante cualquier ataque, sino incluso ante cualquier movimiento de alguno de sus hombres a campo descubierto sería alcanzado por las armas enemigas.
  
La orografía del terreno impedía instalar catapultas. Así que optó por mantener a sus hombres ocultos, impidiendo cualquier intento de comunicación del castillo con el exterior.


Sulayman, consumado ajedrecista, entendió también la estrategia asaltante y movía sus piezas con cautela. Suero no conocía el ajedrez, pero si el juego que proponía su oponente.

Los dos estrategas habían adquirido un nexo invisible. Ambos entendían la táctica del otro, era la que cada uno hubiera empleado de haber estado en el otro bando. Se tendían mutuamente trampas, provocaciones, en la que el otro nunca caía, pero admiraba el ingenio del rival.

Sulayman habría ofrecido tablas si hubiera podido. Los sitiados resistirían mientras el aljibe mantuviera reservas de agua, alimentándose de las aves que caían en las trampas que preparaban ya con maestría. Sabían que cualquier intento de salir del castillo significaba la muerte. Su espíritu se mantenía con la llamita de la esperanza en una contraofensiva de los suyos desde Granada. Una llama como la de una vela expuesta a un aire que la hace temblar, pero no la apaga.

Suero mantenía la paciencia. Los sitiadores continuaban esperando acontecimientos, resignados a permanecer ocultos, la visibilidad seguía significando la muerte.


Uno y otro sabían que sería el cielo quien definiría la contienda, sería dios, fuera el de los unos o el de los otros, quien inclinaría la balanza. Y cada uno sabía que el otro rezaba para que les favoreciera.




Alá mandaba lluvia, Dios la espaciaba. Sulayman administraba el agua con esmero, Suero calculaba cuanto durarían las reservas.



No fue la lluvia sino el frío lo que decidió. Si Alá envió nieve como reserva de agua, Dios intensificó el frio, el viento.

Los caballeros de la Orden de Santiago mantenían su estricta guardia y los sitiados quedaron sin medios para subsistir.
  
Suero percibía cada vez menos señales de vida. El día de San Vicente de 1214 decidió entrar en el Castillo.

Apartando cadáveres, casi todos aún con un hilo de vida, encontró a Sulayman agonizando. Le saludó con respeto, abrazó su sudorosa cabeza y, con sentimiento cristiano, hundió su daga en el corazón del musulmán, para que pudiera entrar al paraíso como el gran guerrero que fue.Sulayman expiró sonriendo. 



 
NOTA: Este relato es totalmente ficticio, Suero Rodríguez, la fecha de la toma de la población, el papel de la Orden de Santiago y la localización son reales.
La primera imagen está obtenida de internet. Las restantes las tomé en mi viaje a la zona el pasado marzo.