-

-

¡Felices Navidades!

¡Felices Navidades!

miércoles, 28 de marzo de 2012

Este jueves empiezan las fiestas del pueblo

Pues ésta semana Manuel nos invita a una fiesta. Gracias, amigo.
El programa de fiestas: aquí.
Y, tras los fuegos de artificio, mi visión:


Este jueves comienzan las fiestas del pueblo. No son mis fiestas. Yo no tengo pueblo.

Un cohete disparado desde el balcón del Ayuntamiento desatará la euforia. La charanga, simplificando melodías, liderará cual flautista mágico un desinhibido desfile por las calles céntricas. Desfile al que no me uniré, esa no es mi tropa.

En un acto que se desarrollará con una liturgia cuasi religiosa, rito que analizo como antropólogo, unas autoridades que no me representan colocarán una corona a una joven de la localidad para emoción de sus amigos y familiares, entre los que no me cuento.

La orquesta interpretará diferentes canciones que las viejas parejas bailarán, siempre con el mismo compás. Los bailarines argumentan - Nosotros llevamos el ritmo, es la orquesta, que es muy mala, la que lo pierde.
Y no bailaré, no son mis compases. Me quedaré observando como el cantante de voz engolada dedicará los versos más seductores de la canción a la que él considera reina de la plaza..

Me cruzo con borrachos de un licor que no me embriagará, cerrando esa noche de permisividad que no me libera.

Cuando despierte, el pueblo estará congregado en la puerta de la Iglesia. Vestidos con la ropa de los domingos de cuando los domingos eran el día de vestirse con elegancia, los hombres harán corrillos de distendida conversación en el exterior mientras en el interior, las mujeres se observan en no declarada pero permanente competencia.

En un momento dado saldrá una imagen cargada por cuatro hombres que se considerarán, solo por ello, buenos cristianos.

En las terrazas de los bares de la Plaza se agrupan parejas de parejas, ellas siempre sentadas, ellos continuamente levantados charlando con quien se les cruce. Es día de tregua para viejas rencillas. Momento para escuchar historias interesantes que solo hoy todos parecen dispuestos a narrar, como si la Santa les concediera el don de la elocuencia.

Pasean grupos con camisetas iguales, para así demostrar su identificación. Demuestran dos, una identificación con el pueblo y otra con su peña. Y les miro complacido, aunque ellos rebosen de identidades de las que yo carezco.

Concursos en los que no participo, un incansable animador de una tómbola de la que jamás me tocará un premio, una vaquilla que no torearé.

Y finalmente, el pueblo firma en el cielo el final de un relato, vivido en común, que incluye anécdotas, ilusiones más o menos cumplidas y muchos datos para la historia y la estadística local.

Y mi mente se irá con esas luces que fulguran y desaparecen en la noche, soñando encontrar, algún día, mi pueblo.

jueves, 22 de marzo de 2012

Este jueves, un déjà vu


Esta semana, además de mezclar arte, recopila "déjà vues" Carmen Andújar.




INDEFENSO ANTE EL DESTINO

Todo había salido a pedir de boca, como confirmaba esta prometedora invitación para subir a tomar una copa a su apartamento.

Una inexplicable inquietud distorsionaba el momento. Aquel salón que le resultaba familiar aunque era imposible, nunca antes había estado en ese barrio.


Le llamó la atención un libro de la estantería, letras blancas sobre lomo burdeos: “Indefenso ante el destino” Sintió que alguna vez había visto ese libro y, tal como ahora, su atención había cambiado para ver aproximarse grácilmente a esa mujer vestida solo con una camisa azul celeste, cerrada por un único botón a la altura del ombligo y unas braguitas en rosa pálido.


Y como él esperaba, ella desanudó su corbata, sintió como el sedoso tejido en torno a su cuello y un apretón, con el notó como si la luz se exaltara, para irse difuminando lentamente, hasta desaparecer.

miércoles, 14 de marzo de 2012

Este jueves ..... ¡¡¡AL CINE!!!



El encuentro semanal trata de cine, diferentes películas en la multisala del Mundo de Neo.
Para acompañar la lectura, una bonita canción que viene a cuento:



The end – fin – fine –  終了- fin (esta vez con acento francés). Caracteres que llenan la pantalla y marcan para Quino el principio del final de la película. Seguirá prendido y prendado a y de la pantalla el resto de la cinta mientras sufre la mutación. Hoy pasará de ser un genial detective en el brumoso Londres victoriano a ese profesor de ética que debe llegar pronto a casa para aprovechar las escasas horas de sueño que le quedan.

Porque a las 9,00 estará, como cada día y como un reloj suizo (o japonés), entrando en el Instituto para poner en práctica la técnica que aprendió para educar e inculcar valores a esa pandilla de adolescentes que a buen seguro se ríen de él.

Igual que a las 17,30 estará, como cada día y como un reloj japonés (o suizo), entrando en el multicine para primero encarnarse en piloto de carreras, luego en espía y finalmente en seductor . ¿O pirata?

Es igual, estará puntualmente allí, sobre esa silla de ruedas eléctrica que a veces conduce imaginando que es Han Solo a bordo del Halcón Milenario.

miércoles, 7 de marzo de 2012

Sor-pré-sa : Ficción. Sin ciencia.



        Esta semana remo en mano, no en galeras, sino por placer, surcamos el río al que nos lleva Any

        Antes del relato, una alegría y un vídeo

UNA ALEGRÍA

        Últimamente mi actividad bloguera se centra en los jueves y poco más. Entre ese “poco más” están las lecturas del blog “El sabor de las letras” de Juji. Muy recientemente, a consecuencia del fallecimiento de Lucio Dalla, nos hemos intercambiado correos y la he invitado a unirse a nuestro encuentro semanal.
      
Me encanta que haya aceptado.
Creo que sus textos y su estilo, del que solo diré que me parece inteligente, van a gustar en este mundo de los jueves.
Así que recomiendo pasar por allí y disfrutar del sabor de las letras de mi amiga Juji.




UN VÍDEO: Una sorpresa, de Esclarecidos:


FICCIÓN. SIN CIENCIA

El Comandante Jean-Baptiste se prepara para una noche espectacular. Zvlss, (Sylvie tal como la llamaban), la mecánico de la galaxia Mu Araenia de curvas vertiginosas, había accedido a cenar con él.

Haciendo valer su condición de comandante en jefe de la nave insignia de la flota espacial monegasca Comandante Jacques Cousteau, había conseguido mesa en un reservado del restaurante Chez-Andrómeda, el más exclusivo del espacio interestelar.

Se dirigían a la nave de recreo, ella entusiasmada ante la velada llena de lujo y exquisiteces, él, ante la noche de lujuria que tenía estratégicamente diseñada para disfrutar de las curvas y penetrar en el secreto de la exótica Sylvie.

Durante el aperitivo, cocktail de licor Cognackis mezclado con zumo de alcachofa plutoniana, habla sobre como su diminuto país se hizo líder en la exploración espacial consecuencia de la crisis de principios del siglo XXI.

De primero, crema de las diez galaxias, hecha con verduras de diferentes colores que no ocultaba, sino destacaba la concurrencia de los diez componentes de diversas procedencias y sabores. Colores mezclados que varían como caleidoscopio cada vez que se hunde la cuchara en la granulosa textura de la crema. Ello produciendo un agaradable sonido como de tecleo en diversos tonos. Entre tanto le habla de sus experiencias al mando de la nave, de su importancia en el organigrama espacial monegasco, combinados con halagos a la belleza y buen trabajo de ella.

Luego, carne de pez klingoniano cuyo sabor bien impregnado de salsa de queso vulkan, que se deshace suavemente en la lengua produciendo una sensación de plenitud y dejando una sensación de frescor de río montañoso en el aliento. Momento para hablar de problemas presentes, como cuando dominó la reacción del Capitán Croissant cuando apareció indignado por el desastre de la misión al planeta Xirimoye, en la que la nave que le precedía, la Sweet Caroline, se había hundido dado que el suelo no era firme, sino carnoso, como de una fruta blanda que les atrapó y del que la nave de Croissant salió por los pelos.

De vuelta a la nave de paseo, él habla de cuando fue comandante en jefe de la estación colonizadora del planeta de los hombres jirafa, esos hombres de piel reticulada y largos cuellos y extremidades. Relata con pasión el extraordinario paisaje y a modo de confidencia revela el modo en que controló las revueltas y negoció el gran acuerdo de interés conjunto que permite la convivencia en paz.

Ya hundidos en la comodidad del sofá de lujo, Zvlss y Jean-Baptiste brindan mirándose recíprocamente los ojos. Los ojos del comandante reflejando en su brillo la inminencia de la liberación de su lujuria. Los de ella reflejan el aturdimiento por los sabores, y por sentirse como una reina en tan exclusivos escenarios.

En la suntuosidad del sofá se extienden los verdes cabellos de la bella Mu Areniana relajada, mientras él comienza a manosear el rojo cuerpo. Entre piropos y promesas, alcanza la entrepierna:

- Vale ya de cosquillas. – dice ella riendo, para desconcierto de él.



Mientras tanto, en la nave Jacques Cousteau, el Capitán Croupier escuchaba estupefacto las carcajadas del biólogo interestelar Canotier.
- ¿Que ha salido con una Mu Areniana? genial, ja, ja. Pero si ellas carecen de deseo sexual … y de órganos sexuales.