-

-

¡Felices Navidades!

¡Felices Navidades!

miércoles, 24 de octubre de 2012

El camaleón disonante






Hay quienes nacen para vivir la unanimidad y hay a quien la homogeneidad le revienta. Éste último era su caso. 

Entre los suyos era obligado el mimetismo, que a él le resultaba imposible.

Él justificaba su diferencia, en color morado, mientras todos los demás lucían el de la verde pradera.

- Disentir no es pecado - decía trasmutándose al azul celeste mientras los demás adquirían el rojo pálido de los ladrillos de una valla.

- Muchacho, tu vida será corta si no te amoldas - sentenció un viejo, que volvía a verdear en sintonía con el césped. - La supervivencia del camaleón se basa en no destacar, en pasar inadvertido. - Apostilló.
                                                                      
El coro de asentimientos se vio abruptamente acallado por un estruendo terrible que de golpe cesó. Un humano se acercó:

- ¡Un camaleón amarillo! Menos mal que te he visto, podría haberte destrozado con la cortacésped.






(Foto tomada de la revista Eroski Consumer. Hecha, según indica la revista, por Juan Manuel Rubio en La Viñuela, comarca de La Axarquía, Málaga).



Más coloridos relatos en nuestro peródico, The Daily Planet's Blogger

31 comentarios:

Lois y Clark dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Lois y Clark dijo...

Bienvenido al color, el que sea!!!!

Gracias por participar, ahora en lo que no estamos de acuerdo es...

saludos x 2

Natàlia Tàrraco dijo...

Muy buena Juan Carlos. Menos mal que era distinto, eso lo salvó y querer serlo pesara a quien pesara. La diferencia, lo distinto, lo raro, suelen molestar, dan recelos y miedos,la oveja negra destaca en el manso rebaño de ovejas blancas.
Besitooooo a todo color y otro amarillo.

Cecy dijo...

Menos mal! Y que lindo es, además. Y si cambia a su antojo sin importar, esta mas que bien.
Tu aporte me ha sacado una sonrisa.

Abrazo en colores Juan Carlos.

Lola Polo dijo...

Una bonita historia con un final feliz y un camaleón con personalidad.

un abrazo

Lola

Toni dijo...

Jajajaa. Y menos mal, tambien, que el jardinero tenia su corazoncito.
Un abrazo!

Tracy dijo...

Siempre trae cuenta ser como realmente se es.
Me he alegrado de leerte.

Encarni dijo...

Menos mal, este camaleón quería ser diferente y eso le salvó la vida, porque pudo distinguirse entre la hierba. Bien hecho.

Un abrazo también diferente :)

Sindel dijo...

Lo distinto siempre molesta, me encanta que el camaleón no haya escuchado a nadie y siguiera eligiendo los colores que quería para cada momento.
Un relato tierno, con final feliz y que dice mucho en pocas palabras.
Un gusto leerte Juan Carlos.
Un abrazo enorme.

Neogéminis dijo...

jajaja me encantó!...no sólo resultó divertido, sino además me pareció muy irónica la moraleja:
"Muchacho, tu vida será corta si no te amoldas"
Genial!
=)

Juji dijo...

Jajajaja ¡viva la diversidad! Buenísimo, amigo.
Besitos y abrazos.

ibso dijo...

Diferente, vivo sorprendentemente y... solo. Tu relato me hizo sonreír y meditar. Felicidades y gracias.
Un abrazo

Carmen Andújar dijo...

En este caso, que bien le fue disentir, los compañeros seguramente no lo contaron. A veces es bueno ir en contra de la ola, porqué sino igual te ahogas.
Un abrazo

Rochies dijo...

amo la multiplicidad. porque variar no es desvariar. Y para el común de la gente es sinónimo de inmadurez, de un libre albedrío mal canalizado... Y somos tan complejos, y somos tantos en uno, que cómo podría emerger de nosotros un solo color...
Te invito a qué leas mi relato anterior. Que creo tiene mucho que ver. Un abrazo y complimenti.

juliano el apostata dijo...

si te digo la verdad, dulce juan y dulce carlos, esto de la escribanía de los jueves, desde mi punto de vista, consta del buen hacer y de el buen ingenio. por que podemos escribir bien y no decir nada debido a que el ingenio no existe. ahora, claro está, a veces, pocas, no te creas, alguno de nosotros compagina el hecho de una originalidad con el suceso de lo bien escrito...esto es lo que tú has hecho, maestro...
medio beso.

Fabián Madrid dijo...

Buen final, donde se ratifica que los humanos también hablamos. Buen trabajo y original.

Teresa Oteo dijo...

Amigo güevero, es tan aburrido ser todos iguales, pero eso de salirse del rebaño no siempre está bien visto.
Tu calameón(como dice mi hijo pequeño) tenía inquietudes y personalidad y eso es una maravilla.
Muchos besos de colores.

San dijo...

Viva la diferencia, eso le salvo. bien por él. Muy buen texto Juan Carlos
Un abrazo.

Cristina Piñar dijo...

Quería ser diferente y así lo fue, tanto, que esto le sirvió, incluso, para salvar la vida. ¡Olé ese camaleón amarillo! jeje. Un beso.

José Vte. dijo...

jajaja, buenísimo relato con su pizca de moraleja, amigo Juan Carlos. El ser diferente salvó al pobre camaleón, lo que no explica el cuento es si a sus camaradas se los llevó por delante el cortacesped asesino.

Un abrazo

Pepe dijo...

Hace un tiempo escribí una entrada elogiando la diferencia y diversidad como un valor añadido que enriquece a la comunidad entera. Tu camaleón se empeñó en ser diferente y eso le salvó la vida. A veces querido Juan Carlos, ocurre que o te amoldas o sucumbes como decía el anciano camaleón de tu precioso relato. No obstante, creo que uno siempre ha de ser consecuente con su pensamiento a pesar de los posibles riesgos que eso pueda conllevar.
Coincido con Gustavo has aunado la perfección en lo escrito a la originalidad de este.
Un abrazo.

Maria Liberona dijo...

Mira, mira que me has sorprendido eee que genial relato me ha encantado, pues al parecer el ser diferente tiene su encanto y te hace sobrevivir y más que eso realmente vivir !!!

maria jose Moreno dijo...

Un camaleon contestatario, el pobre, al final tuvo suerte. Nunca los he visto así. Muy bueno y original. Un beso

Gastón Avale dijo...

Jaja me hizo mucha gracia la historia. Pobre camaleón. Se salvó! Jeje un beso! Buen fin de semana.

Esilleviana dijo...

La moraleja es positiva: no siempre es necesario adaptarse al medio y a la mayoría para sobrevivir, siendo peculiar y singular también consigues salir adelante y morir en el intento.

Un abrazo :)

Mari Carmen Polo dijo...

Pues mira, a veces, ir contracorriente, tienes sus ventajas, jeje. Me ha encantado el relato, Juan Carlos. Me gustan mucho esos animalitos. Tuve la oportunidad de tener uno en las manos cuando era una cría de 11 años, y desde entonces me gustan esos bichejos.

Un abrazo.

Mar dijo...

Le funcionó al camaleón el no camuflarse, por una vez, su mejor arma fallò y paradógicamente le salvó la vida.

Muy bueno.

Bss.

Alfredo Cot dijo...

¡¡Viva la diferencia!! (y nunca mejor dicho, pues vive gracias a esa diferencia)
Corto y aleccionador...rebeldes hasta la vida.
Abrazos

rosa_desastre dijo...

No te rias... pero me ha parecido una fabula de Samaniego. O al menos yo le he sacado muchas lecciones a tus letras. ¡Me gusta la gente diferente! Me ha recordado a mi misma cuando me decian que era "rarita"
Un besazo

Any dijo...

Si, Vive la différence! como dice Alfredo. Aunque es tristemente cierto que los que se destacan y sacan los pies del plato muchas veces son ignorados o aplastados por la mayoría mediocre.
Me encantan estos bichitos, solo una vez vi uno en vivo y en directo y me lo hubiera traído a mi casa!
Un abrazo camaleónico

casss dijo...

Marcar la diferencia, no siempre es fácil para quien lo hace, pero viva por quien se anima. Un texto impecable. Hace tiempo que no te digo "Sr. Escritor"jajaj.

Cómo van las zanohorias por allí?

Por aquí, las vamos cuidando.

besos, amigo J.C.