-

-

¡Felices Navidades!

¡Felices Navidades!

miércoles, 12 de septiembre de 2012

Este jueves un micro relato: El día de San Talión



El día de San Talión, Brunilda llamó a Norberto. Él la invitó a su casa.

Norberto la miró, ojo con ojo. Ella le besó, labio con labio.
Pocas palabras, muchos hechos, consumaron la pasión de Norberto y Brunilda.

Lejos de allí, la madrastra de Cenicienta recibió una fregona con cubo con su nombre grabado en oro y una tarjeta que decía “recuerdos de tu hijastra”

Tendidos, uno junto a otra, colmada la pasión, Norberto, a milímetros de los labios de Brunilda, dijo: Lo haces tan bien como tu amiga Elsa. – En alusión a la relación extraconyugal que ella mantuvo cuando estaban juntos.

Brunilda, a milímetros de los labios de Norberto, dijo, con tono sugerente: Tengo que r al baño, espérame.

Mientras, en Elsinor, Hamlet obsequiaba a su madre una foto enmarcada, recuerdo de la última fiesta de cumpleaños de su padre

Y Norberto, dejó de saborear los placeres, el carnal y el de su venganza, dándose cuenta que Brunilda nunca volvería, como él no volvió tras enterarse de lo de ella con su amigo Pablo.

Brunilda lloraba su venganza, vagando por la calle sin destino. Norberto golpeaba la almohada, víctima de su propia venganza.

Al tiempo, Blancanieves entregaba cien espejos efusivamente elocuentes y probadamente sinceros a la envejecida reina. 



Otros relatos sobre la Ley del Talión entre los Puntos Suspensivos de Tere

21 comentarios:

Cecy dijo...

Y el Colorín colorado es un gris empañado (engañado). Se tejen tantas venganzas como historias hemos leído. Ahora bien, Blanca-nieves se lleva todos los enanos, no, no, los aplausos, por tener tantos espejos para la reina bruja. (Que suerte que tienen las preciosas de los cuentos que nunca envejecen.
jejeje

:)
Un abrazo Juan Carlos.

miralunas dijo...

100 espejos elocuentes y sinceros es un resumen perfecto.
en verdad, un placer sospechoso la venganza.
un gustazo, Juan Carlos

Juji dijo...

A mi no me engañas... Tú no te has ido de vacaciones, ¡Tú te has ido a hacer un curso intensivo de Escritores-de-lo mejor-de-lo mejor! Últimamente, estás que te sales y te lo digo con total y absoluta sinceridad ¡Cómo me ha gustado!
Cómo me gusta este tipo de texto...¡Uf! Gracias.
Muakssssssssssss

mariajesusparadela dijo...

Yo también creo que la venganza peor es la de los espejos.

Carmen Andújar dijo...

Todos los cuentos tienen una venganza escondida, que seguro la realizarán en una segunda parte que nunca habrá. Eso de los cien espejos está muy bien.
Un abrazo

Natàlia Tàrraco dijo...

Era una vez venganzas de cuento...todas muy bien tramadas, agudo Hamlet, y la Blanca de las Nieves con los siete enanos ¿qué? nunca se supo ni lo supo el azulado príncipe.
Y es que sería el cuento de nunca acabar, pero que viene muuuy a cuento y viene divertido y viene con sentido y digo como Jujita, no nos engañas perillán,!ogro! tu vienes muy inspirado cual príncipe encantado.
Besito contento y aplauso.

José Vte. dijo...

Una venganza marcada por un texto casi surrealista y cargada de personajes inmortales e inolvidables. Al final nadie queda contento, víctimas de su propia venganza, salvo nosotros, los lectores, que disfrutamos de éstas letras ágiles y divetidas.

Un abrazo

Anónimo dijo...

yo, don gustavo y de los moranes, digo:
la verdadera venganza que observo en este relato es llamarse NORBERTO O BRUNILDA...no me jodas, juan carlos, esa sí que es una putada...
medio beso.

ibso dijo...

jajajaja, me adhiero al comentario de Anonymous (Don Gustavo y de los moranes).
Muchas venganzas para tan poco texto.
Un saludo
ibso

Sindel dijo...

Un cúmulo de venganzas, de los que algunos no quedan satisfechos...
Un relato impecable, para leerlo más de una vez y disfrutarlo.
Un abrazo.

Teresa Oteo dijo...

Pero bueno, es GENIAL!vaya mezcla de venganzas ,a cual mejor,y por medio Norberto y Brunilda (por cierto, yo tuve un compañero en el cole que se llamaba Norberto y Brunilda es la bruja mascota que tengo en el cole).
Me ha encantado, qué divertido!
Siento no haber pasado antes a verte pero no he tenido tiempo.
Besos güeveros,amigo idem!

Pepe dijo...

Todo un amplio muestrario de venganzas el que nos ofreces hoy, Juan Carlos. Me quedo con el daño que tanto Norberto como Brunilda se infringen a sí mismos con su acción vengativa. La venganza siempre hace algo de daño a quien la practica.
Un fuerte abrazo.

Fabián Madrid dijo...

Mezcla de cuentos donde no llama excesivamente la atencion la venganza. Original. Un abrazo.

Matices dijo...

Una vuelta de tuerca a esos cuentos que siempre nos han acompañado, uysss, la venganza de los espejos tiene su miga...
Muy original!!
Besos

San dijo...

Que no nos cuenten más cuentos de finales a la medida, lo que es es, clarito lo relatas jajaja, y como el apostata anónimo menuda vengaza llamarlos Brunila y Norberto, tiene tela.
Besos Juan Carlos,las vacaciones te sentaron de maravilla.

Esilleviana dijo...

Al final la venganza los corrompió, echando a perder la pequeña felicidad que ambos disfrutaban. Devolver todo el daño y el dolor al otro no hace sentirse mejor a Blancanieves.

Un abrazo
:)

Ceci dijo...

El regalar espejos sinceros y elocuentes es lejos, la mejor venganza. Menos rebuscada, menos arriesgada, si hasta parece inocente.
Un placer pasar por tu casa Juan Carlos, que ya la habia visto toda renovada.
Beso

casss dijo...

Elocuente, ilustrativo, encantador e ingenioso. Estoy de acuerdo con Jujy: estuviste perfeccionando tus dotes de escritor. Ah... pillo!!! jajaj

Besos y abrazotes

RGAlmazán dijo...

No sé si la venganza se sirve en plato frío, como dicen, pero en este relato desde luego se sirve en una fuente fría o caliente.

Gastón Avale dijo...

Esta venganza es de plato caliente y fuerte. Y colorín colorado.... Cuántas historias en el medio entretejidas... Un beso... Divertido relato Para mi domingo.

*L* dijo...

Oye, ¿lo de los espejos es venganza o mala leche? :P

Con tanta venganza y tanta historia y tras leerlo, he pensado que mejor no cuento este micro a mis peques...

Besitosssssss, Juan Carlos.